Economía y Empresas > ESTRéS

Elon Musk, al borde del colapso físico y mental

El dueño de Tesla asegura que este ha sido el peor año de su carrera empresarial

Tiempo de lectura: -'

19 de agosto de 2018 a las 11:51

Este ha sido el año "más difícil y doloroso" para el empresario Elon Musk, el dueño de la fábrica de automóviles eléctricos Tesla y la empresa de transporte aeroespacial SpaceX considerado uno de los visionarios de estos tiempos que buscan transformar el mundo a través de la tecnología. Así lo señaló en una emotiva entrevista a The New York Times, que fue el corolario de semanas de conducta errática que muestran que la presión está haciendo mella en el "genio" de Silicon Valley.

En la entrevista Musk, de 47 años, asegura que el cansancio -tras trabajar 120 horas a la semana y no haberse tomado más de una semana libre desde 2011- es la explicación a su comportamiento. "Ha habido veces que no he salido de la fábrica (de Tesla) durante cuatro días. Eso ha sido a costa de no ver a mis hijos ni a mis amigos", apuntó.

"Lo peor ya ha pasado desde el punto de vista operativo de Tesla (...) Pero desde el punto de vista personal, lo peor está por venir", avizora.

El 7 de agosto, el empresario anunció inesperadamente por Twitter su intención de retirar Tesla de la bolsa cuando alcanzara los US$ 420 por acción y que tenía "financiación asegurada". Musk aseguró estar en conversaciones con el fondo soberano de Arabia Saudita y otros inversores para financiar la salida de Bolsa del fabricante de vehículos eléctricos.


Los sorpresivos comentarios esparcieron la semana pasada la especulación de que necesitaría pedir grandes préstamos. Salir del mercado de acciones, le permitiría a la empresa operar sin los requisitos que exigen los reportes financieros y otras presiones que tiene una firma que cotiza en bolsa.

Musk explicó que se refería a un fondo soberano de Arabia Saudí, con inversiones de US$ 250.000 millones y un 5% de Tesla, con el que había negociado a finales de junio, pero fuentes dijeron a The New York Times que no había un compromiso firme.

La Comisión del Mercado de Valores de EEUU (SEC, en sus siglas en inglés) cuestionó la veracidad de los tuits de Musk y como consecuencia varios "short-sellers", vendedores a corto, demandaron al multimillonario y la empresa por el anuncio.

De acuerdo con la entrevista, la SEC le ha enviado citaciones y a miembros de la junta directiva de la fabricante de automóviles y las partes se están preparando para reunirse con la autoridad regulatoria la semana que viene.

Lea también Elon Musk, jefe de Tesla, un visionario caprichoso que divide a Wall Street

En estas circunstancias, Musk se explayó admitió que el trabajo le está haciendo mella y que los vendedores a corto son los culpables de su estrés, porque están "impulsando desesperadamente una narrativa que podría resultar en la destrucción de Tesla".

El empresario reconoció que sus responsabilidades le están afectando en lo personal y que su familia y amigos están "preocupados" por su salud física.

No obstante, tras la polvareda levantada por los tuits sobre la posible salida de la bolsa, ávido usuario de esa red social, aseguró no estar arrepentido y, si bien concedió que nadie había revisado previamente el mensaje, destacó que su objetivo era ser transparente.

Respecto al precio por acción que eligió, y que provocó desconcierto porque el 420 se suele utilizar para referirse a la marihuana en EEUU, desgranó que quería ofrecer una prima del 20 % sobre la cotización de la firma, que habría sido US$ 419, pero lo redondeó porque le daba un "mejor karma".

"No era sobre la marihuana, para ser claros. La marihuana no ayuda a ser productivo. Hay una razón para la palabra "stoned" (colocado, en inglés, que se traduciría literalmente como "empedrado"). Simplemente te quedas ahí sentado como una piedra con la marihuana", explicó.

Pese a ello, el diario cita fuentes de la junta directiva que dicen saber de su uso ocasional de drogas recreacionales y estar preocupados por su consumo de Ambien (una marca de somníferos), que para Musk"a veces es una elección entre no dormir o Ambien".

Respecto a la búsqueda de un "número 2" que alivie su carga de trabajo, puesto para el que se barajó a la segunda ejecutiva de Facebook, Sheryl Sandberg, fuentes dijeron al diario que esa tarea se ha intensificado a raíz de sus hábitos "tuiteros", mientras que el empresario niega que sea algo que esté en "activo".

El multimillonario dijo no tener previsto dejar las riendas de Tesla a nadie para que ocupe sus puestos de presidente y consejero delegado, pero declaró que si hay alguien que "puede hacer mejor el trabajo", se las podría dar "ahora mismo".

Musk se ha casado y divorciado tres veces (dos de ellas con la actriz Talulah Riley), y tiene cinco hijos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...