Personajes > ENFERMEDAD

Emilia Clarke de Game of Thrones contó que estuvo a punto de morir durante su trabajo

La actriz inglesa que encarna a Daenerys Targaryen publicó un texto en el que relata que dos aneurismas la dejaron al borde de la muerte

Tiempo de lectura: -'

22 de marzo de 2019 a las 10:20

La actriz Emilia Clarke acababa de dar uno de los pasos más importantes de su carrera. Era 2011, y un año antes había sido la elegida para interpretar a la princesa desterrada Daenerys Targaryen en una serie nueva del canal HBO, su primer papel de alto perfil. La serie, basada en una saga literaria de fantasía, se llamaba Game of Thrones. Y de forma inesperada se convirtió en un fenómeno masivo y popular. Clarke, que por entonces tenía 24 años, estaba a las puertas de la fama. Pero en medio de todo eso, estuvo también a punto de morir. 

En un texto que la actriz inglesa publicó este jueves 21 en la revista The New Yorker, cuenta por primera vez que sufrió dos aneurismas, el primero entre el rodaje y el estreno de la primera temporada de Game of Thrones, y el segundo antes del estreno de la tercera. Todo empezó en febrero de 2011, dos meses antes del estreno de la serie que marcaría época en la televisión y en la cultura popular. "A pesar de toda la excitación inminente de la campaña publicitaria y del estreno, apenas me sentía como un espíritu conquistador. Estaba aterrada. Aterrada por la atención, por un negocio que apenas entendía, aterrada por cumplir con la fe que los creadores de Game of Thones habían puesto en mí. Me sentía expuesta de todas las formas posibles. En el primer episodio aparecía desnuda, y ya desde las primeras entrevistas me preguntaban: 'Interpretas a una mujer muy fuerte, y sin embargo te sacas la ropa, ¿por qué?'", recordó. 

Clarke empezó a trabajar con un entrenador personal para eliminar el estrés a través del ejercicio, hasta que una mañana en el gimnasio empezó a sentir un potente dolor de cabeza y una fatiga intensa. Cuando no pudo soportarlo más frenó la serie de ejercicios, se fue al vestuario y allí se descompensó. "Por unos momentos, traté de sacarme a la fuerza el dolor y las náuseas. Me decía a mí misma: 'no te paralices'. Movía mis dedos de las manos y los pies para asegurarme. Para mantener la memoria activa, trataba de recordar, entre otras cosas, líneas del guion de Game of Thrones", contó la actriz en su columna. 

La actriz fue llevada a un hospital londinense, donde finalmente una tomografía reveló el problema: una hemorragia en el espacio que rodea el cerebro producida por un aneurisma, es decir, la ruptura de una arteria, que podía matarla. De hecho, uno de cada tres pacientes en esa situación mueren. 

"La operación para sellar el aneurisma duró tres horas. Cuando desperté, el dolor era insportable. No tenía idea de dónde estaba. Mi campo visual estaba reducido. Tenía un tubo en la garganta, me habían vendado y sentía náuseas", relató. Clarke no recordaba ni siquiera su nombre cuando se lo preguntaban para realizar ejercicios cognitivos. El trauma cerebral le había producido afasia, y la actriz colapsó. "En mi peor momento, quería que me desconectaran. Les pedí a los médicos que me dejaran morir. Mi trabajo –lo que soñaba para mi vida– se centraba en el lenguaje, en la comunicación. Sin eso, estaba perdida".

Pero finalmente se recuperó. Todo parecía volver a la normalidad, con la promesa de la filmación de la segunda temporada de la serie ya agendada. Aunque los médicos le advirtieron: había otro aneurisma del otro lado de su cerebro, que podía reventar en cualquier momento. Morfina, cansancio, dolor y miedo fueron los condimentos de los meses siguientes. Durante el rodaje de la segunda entrega, recordó Clarke, "no sabía lo que estaba haciendo Daenerys".

En 2013 se operó del segundo aneurisma, pero el procedimiento salió mal, y tuvo que ser operada nuevamente, esta vez con un procedimiento que implicó la apertura del cráneo, que tuvo partes reemplazadas con titanio. "Parecía que venía de una guerra peor que cualquiera de las que atravesó Daenerys", dijo Clarke. 

"En los años posteriores a esa segunda operación me he curado hasta niveles mucho más allá de lo que podía imaginar. Estoy al 100%", concluyó la actriz que, luego de su experiencia, decidió iniciar acciones de beneficencia para ayudar en las recuperaciones de infartos y lesiones cerebrales. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...