Cargando...
La cara de Alejandro Cappuccio en el Saroldi lo dice todo; existe una gran preocupación acerca de su futuro en Nacional

Fútbol > EL ANÁLISIS

En el imperio de lo efímero, el futuro de Cappuccio en Nacional se complicó mucho

La comisión directiva tricolor se reunirá el próximo lunes y allí decidirá si continúa o no Alejandro Cappuccio al frente del equipo; por ahora, no tienen un plan B

Tiempo de lectura: -'

21 de agosto de 2021 a las 19:07

Las voces de unos pocos hinchas de Nacional que esperaban a los jugadores fuera del Parque Saroldi, se hicieron escuchar como nunca desde que Alejandro Cappuccio se hizo cargo de la dirección técnica del equipo.

A paso raudo y veloz, sin hablar con nadie, el entrenador tricolor enfiló hacia el ómnibus que los transportaría hacia Los Céspedes para que tanto él como el plantel pudieran bañarse.

El mazazo de la derrota sufrida ante River Plate por 2-0 este sábado en el Parque Saroldi, pegó muy duro. Detrás suyo, en la tribuna y observando todo sin perder detalle del partido, se encontraba el presidente José Decurnex rodeado de otros directivos albos.

José Decurnex y los dirigentes albos vieron el partido en el Saroldi detrás de Cappuccio

“¡Andate, Cappuccio!”, se escuchó clarito. Era la primera vez que ocurría. También, se reitera, era un grupo pequeño de hinchas que gritaban en contra suyo.

Son, sin dudas, sus horas más difíciles desde que se hizo cargo de Nacional que este lunes se va unos días de vacaciones hasta el 30 de agosto.

Pero este mismo lunes también, hay una nueva reunión de la comisión directiva.

Y hay muchas cosas que pesan en su contra: no pudo ganar el Torneo Apertura -como sí lo había conseguido en el Uruguayo pasado con Rentistas ganándole una final justamente a Nacional-, quedó eliminado en la fase de grupos de la Copa Libertadores en una de las llaves menos complicadas que compartió con Argentinos Juniors, Universidad Católica de Chile y Atlético Nacional de Medellín, y lo más doloroso para el hincha y el dirigente, también quedó fuera de la Copa Sudamericana a manos de Peñarol, tanto que el haber ganado el clásico revancha en el décimo minuto de adición -el primero ganado por los tricolores allí- no sirvió de nada. Lo peor lo había mostrado en el clásico de ida cuando realizó variantes que no se entendieron en el equipo que mostró muy poca actitud y perdió 2-1 en el Gran Parque Central en un resultado bastante mentiroso para lo que fueron las acciones del encuentro.

Además, una de las principales contras que tiene Cappuccio es, que a diferencia del enorme trabajo que hizo en Rentistas con mucho menos presupuesto, a Nacional no le encontró la vuelta, con él, hasta ahora, es un equipo que no tiene identidad ni estilo de juego.

Los gestos en contra de lo que pitaba el árbitro Diego Riveiro se vieron a cada momento en el Saroldi

Un párrafo aparte es esa palabrita que está de moda desde hace algunos años: actitud. La misma que faltó en el clásico de la Copa en el Gran Parque Central, faltó contra River luego de un primer tiempo en el que sí se vieron algunas ideas de sus dirigidos quienes dominaron.

Hace solo seis días, tras vencer 1-0 como locales a Liverpool, el presidente José Decurnex dijo a la salida: “Sigan creyendo en este plantel, en este cuerpo técnico. Creo que hoy se demostró claramente que hay un equipo que está para pelear el campeonato”.

Acto seguido, le dio su apoyo al cuerpo técnico que había sido cuestionado tras la derrota por 2-0 contra Cerrito.

“Es un campeonato muy largo y Nacional tiene que seguir sumando porque esto se define a fin de año”, insistió Decurnex.

Cabe recordar que tras la derrota contra Cerrito, dirigentes de Nacional admitieron a Referí que la evaluación del cuerpo técnico se haría al término del Torneo Apertura.

Más allá de esto y como informó Referí, a Cappuccio lo valoran desde otro punto de vista y ponen todo en la balanza. Por ejemplo, haber ganado la Supercopa Uruguaya, la forma en que trabaja en Los Céspedes y cómo prepara los encuentros, que solo pidió a Gonzalo Vega como refuerzo en un momento económico complicado de la institución, y, no menos importante es el perfil de técnico que quiere Decurnex, a quien le quedan seis meses de mandato.

Y otro punto que no es para nada menor. Si quieren cesar a Cappuccio, los dirigentes tienen que contar con un sustituto y esta vez, no hay uno que aparezca en el horizonte cercano.

Claro que todo también dependía de cómo le fuera este sábado ante River Plate. Y no le fue bien.

Alejandro Cappuccio se fue sin hablar del Saroldi tras la derrota ante River Plate en la última fecha del Torneo Apertura

En Nacional saben que el club está en carrera hacia el tricampeonato uruguayo. Esa es su obsesión y quedan 15 partidos del Clausura para llegar a la definición.

Si bien no quieren enloquecerse -mucho menos con un presupuesto mensual de solo US$ 500.000-, el tema de la posibilidad de la salida de Cappuccio volverá a sobrevolar la mesa de la directiva tricolor este lunes.

Según indicó una fuente del club a Referí este sábado luego de la derrota ante River, el apoyo del presidente y de la llamada “mesa chica” de Nacional puede ser la que defina su continuidad. En líneas generales, el resto de los directivos piensa en un cambio, aunque, como se escribió, hasta este sábado no tienen un plan B, no hay un nombre sustituto.

El dirigente Alejandro Orellano fue el único que habló en conferencia de prensa luego del partido ante River. Consultado por el futuro de Cappuccio, indicó: "Hay que esperar ya que queda un tiempo por delante. Son momentos para tener precaución y reflexionar. Cuando ocurren este tipo de resultados, a favor o en contra, hay que analizar con tranquilidad los pasos a dar".

Y añadió: "Este resultado nos condiciona el inicio del Clausura. Esta semana habrá reunión de directiva, recibiremos los informes y en ese ámbito se analizará. No corresponde ahora hacer ningún tipo de adelanto".

¿Y los jugadores?

Cappuccio es responsable por no encontrar en Nacional el estilo que sí consiguió en Rentistas. Por cambiar varias veces de formación titular e incluso, de sistema de juego.

Pero los que juegan son los futbolistas. Y ante River, luego del penal que Salvador Ichazo le contuvo muy bien a Gonzalo Bergessio, Nacional desapareció de la cancha.

Había dominado los primeros 30 minutos jugando bien por derecha con Alfonzo Trezza y Brian Ocampo, pero se desinfló.

Alfonso Trezza jugó un buen primer tiempo ante River; luego, como todo el equipo, bajó su rendimiento

El golazo del campeonato que hizo Matías Arezo de tiro libre desde 35 metros cuando se terminaba el primer tiempo, fue el golpe letal. Ya el segundo gol de River fue una anécdota.

Nacional no pateó al arco en todo el segundo tiempo y varios futbolistas defeccionaron. Solo se vio algo de Emiliano Martínez y muy poco más.

El futuro de Cappuccio está complicado. La imagen que dejó su equipo y él mismo en el Saroldi, no lo ayudan.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...