Cargando...
Alejandro Cappuccio lleva 23 partidos dirigidos en Nacional

Fútbol > EN CARRERA TRAS EL TRI

¿Por qué Cappuccio tiene el crédito que le quitaron a Domínguez, Munúa y Giordano?

Nacional está a 16 partidos de su tricampeonato, necesita reducir el plantel y le da confianza al entrenador

Tiempo de lectura: -'

20 de agosto de 2021 a las 05:02

La primera presidencia de José Decurnex en Nacional será recordada por el bicampeonato, sus aciertos en la conducción económica y por los cambios de técnicos, una tendencia que en esta temporada 2021 tuvo un giro inesperado en comparación con los cinco técnicos que pasaron antes que Alejandro Cappuccio.

Bajo cuestionamiento por el Apertura perdido (el torneo termina el fin de semana, pero Plaza Colonia se consagró campeón por adelantado), la eliminación en la fase de grupo de la Libertadores, la eliminación de la Sudamericana a manos de Peñarol y la rotación constante del equipo titular en busca de una formación que no encontró, pusieron al entrenador tricolor en una incómoda situación. Sin embargo, el presidente pidió paciencia y brindó confianza hacia quien conduce al equipo.

“Qué sigan creyendo en este plantel, en este cuerpo técnico, creo que hoy se demostró claramente que hay un equipo que está para pelear el campeonato”, dijo el presidente después del partido del fin de semana ante Liverpool.

Salvo que este sábado ante River a la hora 15:00 en el Saroldi, el equipo sufra un revés que impacte en el ánimo del plantel, Cappuccio seguirá siendo el entrenador de los tricolores. En Nacional están convencidos que es lo mejor.

¿Cuál es la diferencia entre Cappuccio y el resto?

El argentino Domínguez, con quien estaban conformes por la forma en que trabajaba en el campo, llegó un punto en que fue insostenible para los dirigentes en los primeros meses de gestión de Decurnex, y con Peñarol en carrera por el tricampeonato. Último en el Apertura después de cinco partidos jugados obligó al presidente a tomar la decisión de sustituirlo.

Decurnex e Iván Alonso le dan la bienvenida a Eduardo Domínguez

Álvaro Gutiérrez, quien dio vuelta la campaña de Domínguez y guio a Nacional a cortar el tricampeonato de Peñarol, se fue del club porque dijo que necesitaba una pausa. Manifestó que no estaba en condiciones de volver a vivir nuevamente el estrés del cierre de la temporada 2019. Si hubiera querido continuaba en el club. Se fue por la puerta grande, pero luego ya no volvería a ser considerado por la directiva.

Decurnex le da la bienvenida a Munúa

Gustavo Munúa llegó con un contrato a dos años, pero no convenció a los dirigentes. Las dos finales perdidas en seis meses (Supercopa y Apertura), los cuestionamientos por la forma en que dirigió la final del Apertura ante Rentistas (los dirigentes, sin ruborizarse, les pedían cambios a los gritos desde la tribuna) y el escaso espacio que dio a los juveniles, apuraron su salida.

Jorge Giordano llegó en forma interina, ganó el Intermedio y lo confirmaron en el cargo. El escándalo en la concentración de diciembre y el final del vínculo de 10 futbolistas en plena temporada 2020 le quitaron la paz al plantel. Finalmente, el 0-4 ante Liverpool en el Parque Central a dos partidos de las finales del Uruguayo, generó dudas en los dirigentes, que decidieron dar un golpe de timón y le encargaron el plantel al técnico de Tercera, Martín Ligüera.

Jorge Giordano ganó en el Intermedio 2020

A Cappuccio lo valoran desde otro lugar: 1) ganó la Supercopa; 2) está segundo en el Apertura; 3) la forma en que trabaja en el campo y cómo prepara los partidos; 4) dirigió 23 encuentros en cuatro meses en el club y con la doble competencia tuvo poco tiempo para trabajar en campo; 5) aceptó dirigir el plantel que le armaron y solo pidió a Gonzalo Vega; 6) es el perfil de entrenador que quiere el presidente, quien inicia los últimos seis meses de su primer mandato.

Además, Nacional está parado en un lugar diferente al de Domínguez, el argentino tenía que cortar el tricampeonato y estaba lejos en la tabla, Cappuccio tiene que ganarlo y está en carrera.

Munúa perdió dos finales y no promovió juveniles, Cappuccio ganó la Supercopa y está segundo en la Anual, y cierra este Apertura con los jugadores de la casa que fueron los que ganaron el Uruguayo 2020 y que son los que los dirigentes quieren ver en el campo.

A Giordano se le empezó a caer el equipo en la recta final del campeonato, Cappuccio dio buenas señales, según los dirigentes, el sábado ante Liverpool, el mismo rival que condenó a Giordano.

Álvaro Gutiérrez, campeón del Uruguayo 2019 con Nacional

Finalmente, para cada técnico que se fue Decurnex tuvo a mano una alternativa: Gutiérrez para Domínguez, Munúa (en el inicio de un nuevo ciclo) para Gutiérrez, Giordano (dejó la gerencia deportiva) para Munúa y Martín Ligüera (dejó transitoriamente el plantel de Tercera) para Giordano.

Martín Ligüera, de Tercera a un interinato en Primera

En este 2021, el presidente terminó de quemar todo lo que tenía a su alrededor para el cargo de técnico de Nacional y su única opción es Cappuccio o apostar por otro entrenador, que no será ninguno de los que en los últimos tiempos estuvo cerca del club porque dos técnicos de la casa como Gutiérrez y Munúa están fuera de consideración; Taramasco, el actual gerente deportivo no tiene el perfil para entrenador de Primera (como tuvo con Giordano, que quería dirigir al primer equipo) y el técnico de Tercera (Ligüera) no quiere volver a tomar el plantel principal.

Los asuntos que debe resolver Cappuccio

El entrenador tiene que encontrar rápida solución a algunos asuntos que queman. Nacional está a 16 partidos del tricampeonato o de quedar otra vez en el bicampeonato, como ya le ocurrió en 2012 y 2006.

Para el cierre de la temporada le quedó un plantel muy largo, con 31 futbolistas en un grupo de jugadores que armaron oportunamente para blindarse ante los posibles riesgos de contagios de covid-19 como ocurrió en abril y mayo -cuando quedaron a resguardo-, y para afrontar la doble competencia.

Ahora, ese numeroso plantel que en un momento cubrió las necesidades, es muy extenso.

Los 31 futbolistas con contrato con vigencia como mínimo hasta diciembre, son cinco goleros, Sergio Rochet, Guillermo Centurión, Martín Rodríguez, Mathías Bernatene e Ignacio Suárez, y 26 jugadores de cancha: Renzo Orihuela, Mathías Laborda, Guzmán Corujo, Nicolás Marichal, Rafael García, Camilo Cándido, Christian Almeida, Armando Méndez, Ángelo Gabrielli, Emiliano Martínez, Joaquín Trasante, Facundo Píriz, Gabriel Neves, Felipe Carballo, Maxi Cantera, Andrés D’Alessandro, Manuel Monzeglio, Gonzalo Vega, Pablo García, Brian Ocampo, Alfonso Trezza, Leandro Fernández, Thiago Vecino, Guillermo May, Santiago Ramírez, Gonzalo Bergessio.

Cappuccio y Laborda

Con este plantel, Nacional no tiene margen para contratar por el elevado número de futbolistas. Además, su presupuesto mensual lo planchó en US$ 500.000 y los dirigentes no pueden excederse del gasto proyectado para la temporada.

Buscan reducir el plantel para que Cappuccio tenga un cierre de temporada más aliviado, con menos futbolistas disconformes y mayor competencia en una nómina más reducida.

Las alternativas que manejan son transferir, pero se encuentran con que el mercado internacional se desaceleró. Solo quedan dos semanas de la ventana del mercado de transferencias y no tienen ofertas.

Una opción que manejan es liberar espacios con los juveniles que no tienen participación como Santiago Ramírez y Manuel Monzeglio, y conseguir que Thiago Vecino acepte salir seis meses para despegar en otro club

Allí habría bajado su nómina de 26 jugadores de campo a 23, pero todavía le quedan nombres de peso, que quieren minutos de fútbol y jóvenes del club, que le dieron el bicampeonato que buscan su espacio para dar el salto al exterior.

Es en ese lugar donde los dirigentes esperan ver el manejo de grupo de Cappuccio y su capacidad para administrar el plantel.

El sábado ante Liverpool, Nacional jugó con nueve de los 11 que vencieron a Rentistas en las finales del Uruguayo 2020, en abril. En la penúltima fecha del Apertura 2021 actuaron Rochet, Méndez, Corujo, Marichal, Cándido, Trasante, Martínez, Carballo, Ocampo, Trezza y Bergessio. Solo faltaron Laborda, que no está en un buen momento futbolístico y hoy es titular Méndez, y Agustín Oliveros que emigró a México y su lugar lo ocupa Cándido.

Ese es el equipo que quiere Nacional para pelear el tricampeonato.

La actitud de esa oncena, formada en su mayoría por jugadores del club y la forma en que se expresó en el campo transmitió a los dirigentes una tranquilidad que no habían logrado hasta el momento.

Eso le dio crédito al entrenador, quien sobre esa misma base trabaja para el partido de este sábado ante River en el Saroldi, en el cierre del Apertura.

Ahora bien, Cappuccio tiene que lidiar con Gabrielli, Píriz, Cantera, D’Alessandro, Vega y Leandro Fernández, que el club trajo como refuerzos, además de Neves y Pablo García, que quedaron afuera del último equipo. Tiene que lidiar y mantenerlos motivados para pelear un lugar.

Ese es el primer acertijo que debe resolver el entrenador. El segundo, dar señales que podrá conquistar el tricampeonato.

Cappuccio tiene la ventaja que Decurnex se quedó sin ases en la manga para la dirección técnica, porque los gastó todos en su dos primeros años de gestión.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...