Fútbol > NACIONAL

"¿Vas a morir con los ojos abiertos?", el grito de los dirigentes a Munúa

La plana mayor de la dirigencia de Nacional vivió la final ante Rentistas con un profundo desencanto por la forma en la que dirigió y vivió el partido Gustavo Munúa: este jueves se reunirán para evaluar la situación

Tiempo de lectura: -'

14 de octubre de 2020 a las 23:45

"¡Por favor Gustavo! ¿Vas a morir con los ojos abiertos?". El grito, mezcla de incredulidad y desilusión, partió de la garganta del dirigente de Nacional Pablo Durán. El Centenario vacío fue una caja de resonancia que le permitió a Referí palpar cómo vivió la plana mayor de la dirigencia tricolor la final que su equipo perdió 1 a 0 en alargue contra Rentistas por la final del Torneo Apertura 2020. 

Durán, biblioratos en mano, se sumó al sector del palco que ocupó la dirigencia de Nacional en el entretiempo, tras llegar del interior por razones laborales.

"No transmite nada, no empuja como en el partido anterior", decía golpeando la palma de sus manos contra su rodilla derecha mirando una fila hacia atrás donde estaba ubicado el presidente José Decurnex, quien llegó 10 minutos antes de comenzar el partido. 

"Meté un cambio, por favor", le suplicaba Antonio Palma. Y allá, en el campo, impertérrito, Gustavo Munúa. Dando alguna indicación puntual. Frío. Como entregado. A las  resultas del partido, pero también a lo que puede ser el desenlace fatal de su segundo ciclo como entrenador del club. 

"No entendió nada, no entendió nada", llegó a decir Decurnex cuando el trámite del partido se había hecho tan empinado que Nacional no daba sensación alguna de poder llegar al empate. Rentistas había tomado ventaja a los 57 segundos del alargue, con golazo de Gonzalo Vega, y luego robusteció su postura defensiva con un Alexis Rolín dominante, como pívot estadounidense en el básquetbol uruguayo. 

"Encaralo a Rolín, por favor", gritó uno de los hombres que acompañaba a los dirigentes. "Pensar que se acalambró en un clásico", recordó otro con sorna mientras el ex Nacional no paraba de sacar todo por arriba y por abajo. 

Otro vio salir como una flecha al ataque al zaguero Maximiliano Falcón. "Ese era nuestro", dijo uno. Pero otro le retrucó: "Cuando estaba en Tercera era un gordito". Ironías del destino, Falcón es ahora el mejor zaguero del fútbol uruguayo. 

Al entrenador le cuestionaron sistemáticamente que demoró los cambios, pero sobre todo que no transmitió nada. Como que no le hizo entender al equipo que lo que estaba en juego era una final. 

Apenas terminó el partido Decurnex picó por la punta y se fue sin hacer declaraciones. Pero ya es una decisión tomada que este jueves la directiva se reunirá para evaluar lo que dejó el primer semestre del año y también para decidir si Munúa continúa o no en su cargo. 

Los dirigentes también se mostraron muy decepcionados por varios rendimientos individuales del equipo. 

Cuando Mathías Suárez fue amonestado al minuto 15' muchos ya intuyeron lo que podía pasar. "Siempre igual el Zorrito", gritó el vicepresidente Alejandro Balbi. A los 75' el ex Defensor Sporting se fue expulsado. Contra Deportivo Maldonado, el entrenador lo sacó en el entretiempo porque también había sido amonestado. Esta vez se jugó a dejarlo en cancha. Se equivocó feo, sobre todo porque el ingreso de Robert Ergas por ese sector cambió el partido. 

Pero así como le endilgaron a Suárez su propensión a la tarjeta, los dirigentes se mostraron muy inseguros cada vez que Paulo Vinicius salió tocando del fondo, criticaron el apresuramiento en cada intervención en ataque de Alfonso Trezza e incluso les llamó la atención el flojo partido de Gonzalo Bergessio: "Hace tres partidos que bajó mucho", reconoció Decurnex.  

También criticaron a Claudio Yacob cuando llegó tarde a un cierre por derecha ya en el alargue: "Entró hace 15 minutos y ya no da más". 

El único que se salvó fue Ayrton Cougo: "Fue el mejor jugador de Nacional", exclamó el presidente. 

El que sí no se salvó fue el juez Daniel Rodríguez. No faltaron el "ladrón", "nos cocinaste", "agarraste de pinta a Bergessio", "tuviste dualidad de criterios" ni el "nos robaste". "Ya mismo voy a mandar un mensaje", dijo el presidente. 

Le criticaron que no expulsó a Mathías Abero por reiteración de faltas estando amonestado (de hecho Alejandro Cappuccio lo sustituyó minutos después). "Ese cambio anotátelo vos", le gritó Amoza. 

Pero sobre, el final, cuando ya ni se le podía protestar al árbitro porque el equipo no generaba absolutamente nada como para empatarlo -y sufría con el hombre de menos- solo quedó decepción. Con la final perdida, con el rendimiento del equipo. Y sobre todo con Munúa, que quedó con las horas contadas. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...