El comportamiento en la vida cotidiana > Vida cotidiana

Encuentros

Cuánta sabiduría observamos y cómo nos alienta siempre a los mayores, a enseñar sin enseñar

Tiempo de lectura: -'

13 de marzo de 2020 a las 05:03

Mis abuelos salteños se casaron un 17 de julio. En los anaqueles de mi biblioteca conservo  muchas fotografías y notas. Cuando se cumplió el centenario de la boda, varios de sus descendientes tuvimos ocasión de reencontrarnos junto a la antigua casa familiar. Nuestro  homenaje fue sencillo pero una banda con sus instrumentos, se ubicó en la esquina de Viera y 19 de abril. Desde una escuela cercana, llegó una delegación de niños.  Fue toda una fiesta como las que todavía hacemos cuando el corazón se agranda. Junto a la puerta de entrada a la casona pusimos una sencilla placa para no olvidar el centenario de nuestros abuelos. Desde el Municipio nos llegó un mensaje de alegría. Instintivamente nos asomamos al balcón de la esquina y nos “hicimos”  - nos sacamos un foto-. Todo fue alegría y hasta la tarde invernal nos invadió con un sol espléndido.

Como se había programado, fuimos después a visitar la casa o el reino de Marosa di Giorgio. Se organizó un cortejo alegre de autos en dirección a las cercanas quintas salteñas. Casi sin darnos cuenta, íbamos a participar en un homenaje sencillo a la gran poetisa  En el coche en el cual yo iba, alguien, no recuerdo quién, comenzó a recordar palabras de Marosa. “Miren”, nos dijo: “Este es el mundo de Marosa”. Aquí, añadió, “está el verdor de las acelgas” y más allá el sitio de los nidos de pájaros....Todos los que habíamos llegado al mundo de Marosa, descendimos de los autos. Se dejó una sencilla placa sobre una pared. Casi al unísono se formó el cortejo y  descendimos al centro salteño. Fuimos al Hotel Concordia. No olvido sus patios y galerías. Nos encontramos con grupos de niñas y niños. Unos, pincel en mano, respondían a las indicaciones de un profesor. También otros trabajaban sobe madera... No fue necesario recordar el paso por allí de Carlos Gardel. Charlando cálidamente, comprobamos que caía la tarde. Habíamos recordado el centenario de nuestros abuelos, “el mundo” de Marosa y el sitio salteño donde pernoctó Carlos Gardel.

La observación de la vida cotidiana forma parte de la historia. Unas veces y sin jactancia, podemos recordar a Rodó en “Mirando jugar a un niño”. Cuánta sabiduría observamos y cómo nos alienta siempre a los mayores, a enseñar sin enseñar.   

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...