17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
10 de junio 2022 - 5:04hs

La ola de tiroteos con gran cantidad de muertos registrada en los Estados Unidos en los últimos días podría generar un “efecto imitación” que desemboque en nuevas matanzas, advirtió el propio gobierno norteamericano. La advertencia está contenida en una “alerta terrorista” lanzado por el Departamento de Seguridad Nacional, un organismo creado tras el ataque a las Torres Gemelas el 2001

Se trata de la segunda alerta de este tipo sobre peligros domésticos que lanza el departamento ya que habitualmente se refieren a amenazas extranjeras, sobre todo de grupos yihadistas, con la sola excepción hasta ahora del ataque al Capitolio en 2021.

Según el informe, grupos violentos de celebraron en internet el tiroteo ocurrido el 24 de mayo en una escuela de Uvalde, Texas, en la que murieron 19 niños y dos maestras, y llamaron a cometer ataques similares.

Más noticias

La masacre "fue elogiada en foros de Internet conocidos por promover el extremismo nacional violento y las teorías de la conspiración por parte de individuos que alentaron a replicarla", alertó el Departamento de Seguridad Nacional, en un comunicado consignado por la agencia AFP.

Otros grupos "afirmaron que se trataba de un montaje organizado por el Gobierno para aprobar medidas de control de armas", advirtió la alerta de la seguridad.

Los tiroteos masivos con gran repercusión mediática en Estados Unidos activan el "efecto imitación", sostuvo el organismo.

Según el Departamento de Seguridad Nacional, así se gestó el ataque racista del 14 de mayo en Búfalo, Estado de Nueva York, en el que 10 afroamericanos fueron asesinados a tiros en un supermercado.

El autor, un joven supremacista blanco, dijo que se había "inspirado" en el ataque a dos mezquitas en Nueva Zelanda en 2019, escribió el departamento.

Para el organismo estatal, la oleada de atentados mortales indica que los Estados Unidos se enfrenta a una amenaza interna "compleja y dinámica", y que ésta podría ser "aún más dinámica", dijo.

The Gun Violence Archive, un grupo de investigación que monitorea y lleva un registro de estos hechos,  advirtió en su perfil de Twitter que en los cinco primeros meses de 2022 ya se produjeron 231 tiroteos masivos en Estados Unidos.

En ese período, según los datos que GVA exhibe online, las muertes por armas de fuego sumaron 8.031 y los heridos 15.119.

La matanza de estudiantes de Uvalde ocurrió sólo diez días después que un supremacista blanco armado con dos fusiles de guerra y una camarita que transmitía en directo asesinó a 10 personas afroamericanas en un supermercado den Buffalo, Nueva York. 

Sólo el pasado fin de semana hubo dos nuevos tiroteos con 3 muertos cada uno en las ciudades de Filadelfia, en Pensilvania y Chattanooga, en Tennesee.

La mecánica de las masacres fue la misma: desconocidos armados con rifles de guerra dispararon contra multitudes, en una calle y en un club nocturno, sin aparente razón y sin detenidos.

Sólo en el fin de semana del Memorial Day (día de los caídos que se celebró el 30 de mayo) nueve personas murieron y otras 63 resultaron heridas en 14 tiroteos masivos que tuvieron lugar en 11 estados, según GVA.

La organización fue fundada en 2013 para recopilar datos y estudiar el fenómeno de la violencia con armas en Estados Unidos, donde se estima que en 2020 ya había 393 millones de armas en circulación, más que los 330 millones de habitantes.

El archivo define como un tiroteo masivo a un incidente en el que cuatro o más personas fueron baleadas o muertas, excluyendo al tirador.

De acuerdo a sus cómputos, en el año 2020, cuando se inició la pandemia, la cifra de tiroteos fue de 611, casi 200 más que los 417 del 2019.

Pero en 2021, cuando la vacunación permitió una mayor circulación, los tiroteos masivos aumentaron a 693.

De acuerdo a los mismos registros, la cifra total de tiroteos en escuelas en lo que va del año ya suman 27.

La ola de tiroteos y muertos ha agudizado la polémica en Estados Unidos en torno a la posesión sin restricciones de armas de fuego, respaldada por la Segunda Enmienda.                                            

El presidente Joe Biden, pidió el jueves al Congreso que encuentre una forma de prohibir la venta a particulares de fusiles de asalto o al menos elevar de 18 a 21 años la edad para comprarlas.

Pero en un discurso ante la Asociación Nacional del Rifle, que reúne a unos 70 mil partidarios de la portación de armas, el ex mandatario Donald Trump se manifestó contra toda restricción.

Ante ese auditorio consideró conveniente que los propios maestros puedan estar armados para su defensa y la de los alumnos, según argumentó.

Miles de manifestantes vestidos de color naranja ocuparon el viernes pasado el puente de Brooklyn, en Nueva York, durante una marcha convocada en demanda de acciones para controlar el acceso a las armas y poner freno a tiroteos masivos.

Las protestas, las declaraciones de personalidades y la postura del mismo presidente Biden acerca de la necesidad de ejercer algún tipo de control sobre la venta de armas se concretaron ayer en la aprobación, por la Cámara de Representantes, de una ley que eleva a 21 años la edad mínima para comprar armas automáticas y prohíbe la venta de cargadores con mayor capacidad de quince balas. Aunque se espera que la ley no pase el escrutinio del Senado, resulta alentador que se haya logrado dar un paso institucional hacia la meta de controlar la venta, posesión y circulación indiscriminada de armas de fuego.

Temas:

Estados Unidos víctimas del tiroteo libre portación de armas

Seguí leyendo

Te Puede Interesar