Economía y Empresas > Batalla legal

Exdueño de Tienda Inglesa involucrado en al menos siete causas judiciales

Las denuncias en la familia Henderson fueron consecuencia de hechos ocurridos en enero

Tiempo de lectura: -'

26 de abril de 2018 a las 18:30

Hay al menos siete causas judiciales que involucran al exdueño de Tienda Inglesa, Robin Henderson, y a su familia, informó este jueves el semanario Búsqueda.

Las últimas denuncias fueron consecuencia de varios sucesos ocurridos en la noche del 3 de enero. Y ambas fueron realizadas por Henderson; una hacia su pareja y otra contra su amante, como consecuencia de una medianoche que incluyó golpes, una letra de cambio por US$ 1 millón y hasta un arma de fuego. Según supo Búsqueda tras acceder a los expedientes judiciales, en la medianoche del 3 de enero, la pareja del empresario, Pamela Sverco, llegó a la casa donde convivían desde 2013 y lo vio en la cama con otra mujer. Henderson la denunció por haberlos apuntado con el arma que tenían de exhibición tras encontrarlos juntos. Sin embargo, Sverco aseguró a la Policía que el mismo Henderson la había llamado para pedirle ayuda y que solo intentaba defenderlo de una "loca que buscaba aprovecharse".

Tras esta denuncia, la Justicia le prohibió a Sverco acercarse al empresario más de 500 metros. La segunda denuncia se relaciona con la letra de cambio de US$ 1 millón. Según Búsqueda, la amante de Henderson dijo que este le había regalado el dinero. Pero Henderson la acusó por querer robarle el millón.

En otra escena aparece la familia de Henderson. Sus hijos nunca aprobaron la relación de su padre con Sverco, a quien acusan de haberlo manipulado para reconocer a su hijo en julio de 2015. Una supuesta prueba de ello es la denuncia que Henderson radicó en enero de 2016 en el Juzgado de 20º turno, acusando a Sverco de "abuso de inferioridad psicológica", suscrita por uno de sus hijos, Robert Lee y presentada por el abogado de Henderson, Diego Durand. Más tarde, según supo Búsqueda, el empresario pidió que la denuncia se reiterara y aseguró, en una declaración de marzo de ese año, que había sido una maniobra orquestada por sus hijos. Añadió en aquel momento que Sverco era su novia desde hacía cinco años y que tenía planes de casarse con ella. En la misma causa, Sverco dijo que las acusaciones de Henderson son "calumnias" y que el problema es la "plata y el poder".

Henderson, según su familia, se encuentra apartado de sus más allegados desde hace meses y todo ello es consecuencia de su relación con Sverco, que lo llevó a una vida de "excesos y descontrol". Sus amigos no lo ubican por teléfono y a sus hijos los tiene bloqueados en el celular. Sus hijos intentaron comprobar a la Justicia que su padre presenta un "deterioro en la salud" y una imposibilidad de valerse por sí mismo; presentaron estudios médicos y enumeraron varios episodios. En julio de 2017, sin embargo, un examen del instituto Técnico Forense en el marco de un juicio penal concluyó que Henderson no estaba incapacitado.

De acreedor a deudor

Según el artículo publicado este jueves en Búsqueda, cuando Henderson vendió Tienda Inglesa en setiembre de 2016, la relación con su familia ya estaba deteriorada. Antes de la venta, el empresario había firmado un acuerdo con la familia para darle la parte de los bienes muebles que correspondían a quien era su esposa, que los cedió a sus hijos. Este implicó crear un fideicomiso de US$ 45 millones del cual Henderson cobraría los intereses hasta el día de su muerte y los herederos serían beneficiarios finales.

El exdueño de la cadena de supermercados y sus hijos ordenaron al comprador al concretar la venta que parte de ese dinero lo depositara en la cuenta del fideicomiso. Debían haber depositado primero US$ 13,5 millones y luego US$ 7,5 millones. Sin embargo, la segunda cuota, que estaba prevista para el 28 de marzo, nunca se pagó. Los abogados de los hijos de Henderson descubrieron que Henderson había renunciado, el 20 de marzo, a cobrar las deudas al firmar un acuerdo complementario con los nuevos dueños del supermercado, por el cual accedía a hacerse cargo de "daños indemnizables" por una cifra millonaria y que una consultora identificó luego de la venta.

Es así que Henderson pasó, luego de seis meses de concretada la venta, de ser acreedor de US$ 17 millones a deberle US$ 43,5 a la empresa de la que fue dueño.

Sus hijos aseguran que las relaciones de Henderson Sverco y otras mujeres deterioraron su salud física y mental, y al mismo tiempo lo denunciaron tras incumplir con los pagos al fideicomiso y solicitaron que, a través de un arbitraje –mecanismo previsto en el contrato firmado– la Justicia civil lo obligue a cumplir.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...