Nacional > marihuana

Firmas de cannabis medicinal dejan proyectos por problemas con bancos

Los inversores se retiraron porque los bancos no aceptan cuentas; iban a producir medicamentos en el polo tecnológico de Pando

Tiempo de lectura: -'

24 de agosto de 2017 a las 05:00

Mientras que el gobierno busca alternativas para que las farmacias puedan seguir vendiendo marihuana sin tener cuentas en los bancos, apareció otra industria afectada: la del cannabis medicinal.

Todos los proyectos del Parque Tecnológico de Pando que estaban relacionados con la marihuana medicinal dejaron de funcionar, lo que significa que las tres empresas involucradas cancelaron sus proyectos. "La situación del país –la problemática con los bancos– hizo que quedaran sin efecto. Algunos se fueron del país y otros quedaron sin efecto", aseguró a El Observador el gerente general del Parque Científico y Tecnológico de Pando, John Saegaert.

Consideró que si esos problemas se subsanan "hay una oportunidad para el país" en la generación de productos medicinales e investigación que pueden "colaborar a la salud humana y animal".
La empresa brasileña que iba a instalar un laboratorio en el Parque Científico y Tecnológico de Pando para la plantación y producción de medicamentos basados en cannabis debió cancelar el proyecto exclusivamente debido a no poder operar con bancos, confirmó a El Observador João Paulo Rocha, emprendedor de ME4 Medical Cannabis. La negativa de las instituciones privadas y del BROU a aceptar cuentas de negocios relacionados con la venta de marihuana ante el riesgo de quedar aislados del sistema financiero internacional plantea un panorama complicado para el desarrollo de esa industria, que no puede prescindir de negocios con el exterior.


El laboratorio brasileño que pretendía instalarse iba a vender sus productos en Uruguay, pero el negocio mayor estaba en la exportación a otros países de la región. Ante la imposibilidad de abrir cuentas en los bancos, luego de que el BROU les informara que iba a cerrar la que ya tenían operativa, se quedaron sin solución.

"La pérdida para nosotros fue de US$ 1,5 millones, pero para Uruguay es incalculable, porque otros fabricantes grandes, otros laboratorios, podrían instalarse y abrir un nuevo rubro muy importante para Uruguay en el área farmacéutica. Eso perdimos", sostuvo Rocha.

La ley de regulación y control del cannabis –aprobada en 2013 durante el gobierno de José Mujica– y un decreto de 2015 permiten la producción de marihuana para uso medicinal. Eso atrajo a emprendedores extranjeros que miraron a Uruguay como una oportunidad para desarrollar herramientas terapéuticas, que hasta el momento, tanto en Uruguay como en la región, deben ser importadas desde países como Estados Unidos, a precios elevados. Por ejemplo, un frasco de 100 mililitros de aceite cannábico medicinal cuesta US$ 250.

En el mundo, cada vez más empresas apuestan al negocio de la marihuana medicinal. A diferencia de la venta a través de farmacias –que en un mes vendieron 70 kilogramos y es exclusivo para clientes uruguayos registrados–, la terapéutica es más rentable, ya que trasciende las fronteras de los países al poder exportar los productos a todo el mundo. Esto es difícil de resolverse –o imposible– sin cuentas en los bancos que reciban el dinero.

"Fue rechazada una operación de US$ 500 mil destinados a la empresa, e hizo que todos los inversores quedaran con miedo y se fueran por falta de seguridad para invertir acá. Algunas se fueron a otros países, como Colombia", sostuvo Rocha. El Banco República les había rechazado un giro de US$ 500 mil, según informó en mayo el programa Todo pasa, de Océano FM. Sin embargo, Rocha informó ayer a El Observador que el Banco República notificó a la empresa que cerrará su cuenta por "trabajar con cannabis". Por otro lado, Rocha aseguró que representantes de fondos internacionales, que pretendían invertir en Uruguay, "se fueron porque vieron que no iban a poder seguir con el problema de los bancos".

Las instituciones de plaza, tanto algunos privados que manejaban cuentas de farmacias como el propio BROU, informaron que no trabajarán con cuentas de empresas vinculadas al negocio de la marihuana. A pesar de que en Uruguay la comercialización de marihuana en las farmacias es legal, los bancos interactúan con otros instalados en países en donde la actividad es restringida, o incluso perseguida por ser considerada una droga ilegal, como en Estados Unidos.

Si bien en ese país existen 368 instituciones de depósito que trabajan con negocios relacionados con la marihuana, solo representan el 3% del total del país, y se trata de instituciones pequeñas que no operan en el ámbito internacional.

Comienzan a bajarse de la venta

Según un relevamiento realizado por El Observador, de las 16 farmacias que iniciaron la venta de marihuana el pasado 19 de julio, cuatro dejarán de vender si les cierren sus cuentas bancarias, dos señalaron que analizarían qué hacer, dos más adelantaron que seguirían vendiendo a pesar de todo y siete prefirieron no responder.

Farmacias sin respuesta del gobierno

El gobierno le había prometido al Centro de Farmacias que entre el lunes y el martes le presentaría una alternativa para que pueda seguir vendiendo cannabis. Sin embargo, hasta ayer no había recibido comunicación alguna ni recibía respuesta a los mensajes del abogado Pablo Durán.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...