Básquetbol > LA JUGADORA EN LLAMAS

Florencia Niski, un soplo de frescura para el básquetbol uruguayo

Con apenas 16 años y un talento explosivo, fue la gran figura de la Liga Femenina que ganó Bohemios

Tiempo de lectura: -'

19 de octubre de 2018 a las 05:02

Jugó al fútbol metiendo pierna fuerte entre los varones. Probó con el tenis y le agarró enseguida la mano hasta que se aburrió. Se quedó con el básquetbol y no pudo elegir mejor. Veloz, mágica, picante y desfachatada, Florencia Niski, de tan solo 16 años, guió a Bohemios a ganar la Liga Uruguaya Femenina y ahora se plantea desafíos más grandes para seguir creciendo.  

Va al Liceo Número 10 de Malvín, vive en el Parque Batlle y se crió en Bohemios corriendo atrás de pelotas de todo tipo y color. 

Sus padres, Leonardo y Marcela, son profesores de Educación Física y le regalaron genes y cultura deportiva. 

Su hermano Guillermo, de 21 años, pasó por las inferiores de Nacional y Liverpool y ahora juega en Rocha, en la Segunda B Nacional. 

“De chica hacía handball, fútbol en Mirador Rosado, básquetbol y tenis. Era buena para el fútbol, jugaba en el medio e iba al choque con los varones”, dice a Referí Niski que para el mundo basquetbolístico es Flopi. 

“En Plaza 3 hice tenis y de ahí me fui a Nacional; tenía hasta preparador físico personal, pero dejé a los ocho años, tenía habilidad para jugar pero me aburrí”, cuenta con una sonrisa que pone al descubierto sus brackets y toda su frescura adolescente.  

“El básquetbol fue el deporte que más me atrapó. Empecé a los siete años y no me importaba nada que tuviera que jugar contra varones, iba para adelante”, recuerda. 

“Al principio no pensaba en ser jugadora de básquetbol como ahora; creo que el fútbol me dio la intensidad, ya era rápida y los aspectos técnicos basquetbolísticos se van mejorando con la práctica”, explica. 

Pablo Protto y Santiago Gómez fueron sus primeros entrenadores y cuando se le consulta quiénes la marcaron en su formación no quiere dejar a nadie afuera: “Carlos Vázquez y Pablo (Protto) que formaron a las juveniles de Bohemios, Nicolás Altaleff, Marcelo Capalbo que siempre está dispuesto a ayudarte cuando querés mejorar algo, Diego Frugoni, Pedro Xavier que lo tuve en mi último año en infantiles y Enrique Berhouet, el técnico con el que salimos campeonas”. 

“Es increíble el fuego que tiene para entrenar”, dice por su parte el entrenador de las selecciones femeninas de Uruguay Alejandro “Gallego” Álvarez. 

“En diciembre la pusimos a entrenar con la sub 23 con Marcelo Bessio (preparador físico de la selección mayor de varones) y después empezó a hacer un trabajo físico especial con Tabaré Papariello que fue clave en su crecimiento”, agrega el entrenador. 

“Voy a un gimnasio aparte con él y mejoré mucho el físico. Sé que aún me queda mucho por progresar en esa faceta”, dice Flopi que también destaca a todos los preparadores físicos que tuvo, incluido el actual, Sebastián Borroni: “Gracias a todos ellos pude desarrolar el potencial que tenía”. 

"Voy al liceo, no tengo bajas, hago inglés y entreno hasta las 10 de la noche: cuanto más utilizás tu tiempo más cosas hacés; con más tiempo libre se hace menos", Florencia Niski, 16 años

Ese potencial se vistió rapidamente de celeste: “En 2015 fui a mi primer Sudamericano, en Buenos Aires, un U14, con 13 años. Ese mismo año jugué el U17 de Asunción dando tres años de ventaja. En el U15 de 2016, en Ibarra, hicimos historia porque ganamos por primera vez dos partidos en un torneo”. 

Ese mismo año jugó el U17 de Sucre y para junio del año que viene la espera esa misma categoría pero ya sin dar ventaja de edad.  

“Es una camada linda, que llegará con dos años de trabajo en selección: Camila Kisrchenbaum, Carolina Fernández, Maite Pereira, Josefina Zeballos, Emilia Larre Borges, Carolina Curbelo y Flopi. Es el mérito del trabajo de los clubes que ya se vio reflejado este año en el nivel que tuvieron las finales de la Liga Femenina”, dice Álvarez. 

Ahí Bohemios le ganó de atrás 2-1 a Malvín cortando un reinado playero que duró 15 años. 

Todo empezó cuando el club decidió competir en mayores con las juveniles formadas en la casa. Carlos Vázquez les sumó jugadoras de experiencia: Fernanda Midaglia, Rossana Dagnino, Juliana Dibarboure, Karina Acosta y Florencia Benítez  

“Con la diferencia de edad no estábamos tan seguras cuando se armó el plantel, pero se formó tremendo equipo, nosotras aprendiendo de las grandes, de su experiencia, y ellas de nuestra actitud y nuestras ganas”, dice Flopi. 

El problema que surgió fue que apenas se terminó de armar el equipo, Vázquez se fue a Perú, tentado por una buena propuesta y el equipo cayó en manos de Enrique Berhouet: “Las chicas quedamos impactadas, no conocíamos a Quique, pero por suerte se acopló muy bien y nos dio esta alegría de poder ser campeonas”. 

“La llegada de Camila Suárez (argentina) nos dio más volumen de velocidad, poder bloquear, salir y agarrar el rebote enseguida, antes estábamos más estacionadas. Nos dio más contraataque contra jugadoras más grandes, un poco más lentas, para poder así aprovechar mi velocidad y la de Josefina (Vargas)”, explica con un visible grado de apasionamiento. 

Esa velocidad y ese juego explosivo fue demasiado para la experiencia y la categoría de un plantel como Malvín donde milita una de las jugadoras que más admira Flopi: Florencia Somma: “Sabe todo del juego”. Pero también admira a su compañera Fernanda Midaglia y a su DT en la selección 3x3 Victoria Pereyra, jugadora de Hebraica Macabi: “Son mis espejos a seguir”. 

Vive y respira básquetbol. Admira a Bruno Fitipaldo por encima de todos. Después viene el argentino Facundo Campazzo. También le gusta el juego de Jayson Granger, Leandro García Morales y Facundo Terra: “Sigo a esos varones como referentes porque copiándoles es una manera de mejorar”. 

En los ratos libres que le deja el liceo, inglés y entrenar, mira la NBA y es fanática de Stephen Curry y sus Warriors, más ahora que Manu Ginóbili se fue de los Spurs. 

“El año que viene me gustaría ir a jugarme a otra liga; sé que es un paso que tengo que dar para crecer”, admite la nueva crack del básquetbol uruguayo.  Frase

Visión DT

“Es una escolta natural, le encanta correr y soltarse. Debe desarrollarse también como base porque no va a pasar del 1,75 m (mide 1,64 m) y el nivel internacional le exige dominar ambos puestos”, Alejandro Álvarez, su entrenador en las selecciones formativas.  

“Es una jugadora de mucha proyección y futuro, a todos los que amamos este deporte nos da gusto verla jugar: es dinámica, explosiva y tiene una cantidad de atributos con mucho para seguir creciendo y madurando porque está en edad de formación. Como proyecto de selección estoy orgullosa de tenerla y en poder aportar mi granito de arena para que continúe la senda del crecimiento personal y deportivo”, dice Victoria Pereyra, su entrenadora en la selección de 3x3 juvenil.

Las cifras

16,6 puntos promedió en las finales ante Malvín. En la última metió 23 y fue la goleadora del partido.  
5 recuperos promedió en los playoffs de la Liga Femenina con 14,5 puntos, 4,17 asistencias y 3,17 en rebotes.  
3º puesto logró el año pasado en los Odesur juveniles (sub 18) de Santiago en la modalidad 3x3, siendo esa la primera medalla (bronce) de la historia del básquetbol femenino uruguayo. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...