Espectáculos y Cultura > PERSONAJE

Francella: de las risas a lo macabro

El actor argentino vuelve al drama con el filme "El clan", donde interpreta el rol más sombrío y elogiado de su carrera

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2015 a las 05:00

n día, Guillermo Francella decidió que ya no quería hacer solo comedia e intentaría probar otras cosas. Fue así que en paralelo a su famosa carrera como humorista comenzó a incursionar en el teatro musical y en el drama, tanto en cine como en televisión. Y también lo hizo con éxito.

Su papel en la película El secreto de sus ojos (2009), donde estaba irreconocible sin su característico bigote, además de canoso y con unos lentes gruesos, demostró que su talento actoral no solo le permitía hacer reír. Pocos meses después le estaba estrechando la mano a Pedro Almodóvar y Quentin Tarantino, quienes le entregaron al director Juan José Campanella el premio Oscar a Mejor película extranjera. Su grito "¡Vamos!", cuando el director español anunció la ganadora, se escucha con claridad en la transmisión oficial de la ceremonia.

Ahora, en la película El clan, interpreta al siniestro Arquímedes Puccio, un padre de familia argentino que en la década de 1980 llevó a cabo una serie de secuestros y asesinatos con la complicidad de su esposa e hijos.


“Lo que invita a ver esta casa del horror es el vínculo padre-hijo”
Guillermo Francella y Peter Lanzani interpretan a los miembros más importantes del clan. 20th century fox
Guillermo Francella y Peter Lanzani interpretan a los miembros más importantes del clan. 20th century fox

Se trata, por lejos, de su rol más serio y oscuro. Es un personaje gélido, calculador y desequilibrado, que dista bastante de sus períodos como Pepe Argento en Casados con hijos, o en los múltiples personajes que encarnó en los sketches de Poné a Francella.

En El clan
, que se estrena el próximo jueves en salas uruguayos, el actor vuelve a modificar su apariencia física, al punto de no reconocerse a sí mismo, según admitió. Además de estar afeitado, tiene el cabello completamente blanco, lo que le suma unos cuantos años más a los 60 que tiene actualmente. La mitad de su vida la dedicó a la actuación.

Inicios a las risas

El primer trabajo de Francella fue como periodista en la revista Gente, a la que entró por un favor de un amigo de su padre y de la que fue despedido a los 20 años. Tras algunos roles menores y trabajos en publicidad, se inició como comediante en ciclos como Historia de un trepador, de 1984. Si bien ha asegurado que nunca fue su intención dedicarse a ese género, el éxito obtenido lo llevó a establecerse como uno de los humoristas más populares de Argentina, con una fama que ha saltado fuera de fronteras.

Continuador de la estirpe de capocómicos argentinos liderada por Alberto Olmedo, Jorge Porcel y Javier Portales, Francella tuvo incluso una aparición como extra en la icónica Los caballeros de la cama redonda (1973) en sus primeros años como actor.



Su consolidación se dio a través de series televisivas como De carne somos, Brigada cola y La familia Benvenuto, que complementó con películas taquilleras como Un argentino en Nueva York.

El cambio de siglo le trajo el éxito televisivo con su propio programa, el mencionado Poné a Francella, en el que inmortalizó a personajes como Enrique el Antiguo e hizo suyas frases como: "Es una nena".



El cambio

"Siempre estuve en la búsqueda de contenidos diferentes. Se fue dando, no solo en cine, sino también en teatro y televisión: comedias de Mel Brooks, el cine mexicano, El secreto de sus ojos, Los Marziano, siempre buscando", le dijo Francella a El Observador en 2012, cuando ya había abierto sus horizontes actorales.



Con el "cine mexicano", hace refiere a la película sobre los negocios turbios del fútbol Rudo y Cursi (2008), que protagonizó junto a Gael García Bernal y Diego Luna, y que fuera el primer giro hacia el premiado drama argentino en donde Francella encarna a un hincha fanático de Racing de Avellaneda.



Francella se tomó en serio sus nuevas actividades y se preparó a conciencia. Así como en su juventud estudió teatro, para la obra musical El joven Frankenstein estudió canto y tap durante varios meses. Tras su trabajo en Rudo y Cursi se dedicó a estudiar inglés, quizá planificando un posible salto a Hollywood, que al menos hasta el momento no se ha concretado.

De todas formas, en su país natal y en la región ya se ha consolidado como un actor que puede hacer de todo, tanto a nivel popular como de la crítica, que tiende a elogiar sus roles dramáticos ante los humorísticos, aunque estos últimos sean más difíciles de hacer, según ha afirmado en varias oportunidades Francella. Pues al verlo actuar, la dificultad jamás se nota.

No le gustó

Cuando se dio a conocer el primer tráiler de la versión hollywoodense de El secreto de sus ojos, Francella comentó que le pareció "un embole todo, un híbrido total", y se mostró confuso por el enfoque de thriller que se le dio al filme. Igual considera que a Secret in their eyes, con Julia Roberts, Nicole Kidman y Chiwetel Ejiofor, le irá bien.

Comentarios