Nacional > PARLAMENTO

Frente Amplio cerró filas y oposición criticó “contradicción” del gobierno en Venezuela

El canciller Rodolfo Nin Novoa defendió la gestión ante el Parlamento

Tiempo de lectura: -'

13 de febrero de 2019 a las 05:00

El secretario general del Partido Comunista, Juan Castillo, tomaba apuntes y escuchaba con atención en uno de los extremos del hemiciclo el debate entre el canciller Rodolfo Nin Novoa y el senador colorado Pedro Bordaberry por las gestiones del gobierno frente a la crisis venezolana.

Pese a que podía ingresar a sala –es suplente de Constanza Moreira–, Castillo prefirió mantenerse en silencio y ver cómo sus compañeros del Frente Amplio respaldaban y se encolumnaban detrás del Poder Ejecutivo, dando un mensaje de unidad y guardándose las diferencias para la interna del oficialismo. El PCU y el PVP fueron dos de los sectores que criticaron al gobierno por firmar la declaración del Grupo de Contacto Internacional que pidió la realización de elecciones “libres, transparentes y creíbles” en Venezuela y señalaron que preferían la línea del Mecanismo de Montevideo, que promueve un diálogo sin condiciones.

La “contradicción” de adherirse a estos dos grupos fue el argumento principal utilizado por Bordaberry y la oposición. Para caracterizarlo, el senador colorado citó El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, una novela de Robert Louis Stevenson en la que el personaje principal tiene dos identidades con características opuestas. “Un día aparece Hyde y al otro día Jekyll”, resumió y dijo que la cancillería hablaba en algunos momentos “para la barra interna del FA” y en otros “enserio para el mundo”.

Las cuatro horas en que Nin Novoa compareció ante la Comisión Permanente estuvieron marcadas por la “pasión” en un debate que fue seguido desde la bancada por el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda.

El canciller dijo que en Venezuela había una “crisis democrática”, que existía una “crisis humanitaria” y “presos políticos” pero señaló que Nicolás Maduro era un gobernante elegido por 6 millones de personas, el 33% del padrón electoral, una cifra superior a la que fue electo Donald Trump (29%), Angela Merkel (27%) y Pedro Sánchez (15%), lo cual le daba legitimidad.

Nin Novoa volvió a repetir que Uruguay reconoce “estados y no gobiernos” y dijo que esta postura estaba basada en la doctrina del jurista Eduardo Jiménez de Aréchaga. “Uruguay ha advertido el peligro de una solución en que el ganador se quede con todo. Buscará salida negociada, nunca con violencia ni intervención extranjera, que muchos ven bien incluso el autoproclamado”, agregó.

El canciller criticó a Juan Guaidó –designado por la Asamblea Nacional como presidente encargado– y dijo que no tenía “control efectivo del territorio”. “Su gobierno en condiciones actuales solo puede validarse por la vía de la fuerza como un levantamiento militar o una intervención extranjera”, señaló y calificó como prácticamente “irresponsable” reconocerlo como presidente

Nin se quitó los lentes y enfiló los dardos hacia la oposición venezolana. Dijo que también tenía “responsabilidad” en lo que estaba ocurriendo y que habían ido a “Washington a consultar” si era conveniente asistir a espacios de diálogo y “les dijeron que no. ¿Cuál es el interés americano? El petróleo venezolano, como lo fue en Irak. La ayuda humanitaria no se puede convertir en la excusa de una invasión”, dijo ante la mirada del vicecanciller Ariel Bergamino y el director de Asuntos Políticos, Raúl Pollak. “No andamos zigzagueando. No es que Uruguay ande cambiando. Las situaciones son y uno responde ante esas posibilidades. ¿Cómo hacemos para conciliar posiciones en un país que dice tener dos presidentes? Tenemos los objetivos claros. Uruguay está en la línea correcta”, agregó.

En el final de su intervención, Nin criticó a su antecesor Luis Almagro, actualmente secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) por haberse “excedido en sus capacidades” y tener una postura que es “un grave problema para una salida pacífica”.

Luego del intercambio entre Bordaberry y Nin Novoa, se abrió el debate al resto de los integrantes. El diputado nacionalista Pablo Abdala dijo que había una “contradicción” del gobierno y que las “definiciones confusas por no decir promiscuas que están exhibiendo dan vergüenza de los uruguayos”.

En tanto, la legisladora Bettiana Díaz del MPP señaló que Venezuela era el “enclave” de una disputa por la “hegemonía mundial”. “Respaldamos al presidente, al canciller y al Ministerio de Relaciones Extereiores, que han sido pieza fundamental en este camino a la solución de la crisis que vive un país hermano de América Latina”.

A su turno, Graciela Bianchi del Partido Nacional dijo que Maduro no resistía una “pericia psiquiátrica” y que los “frenteamplistas de a pie no entienden lo que está haciendo el gobierno con Venezuela. Y nunca lo van a entender”.

Por último, la senadora Constanza Moreira reconoció las gestiones de la cancillería y negó que las elecciones que terminaron con un nuevo gobierno de Maduro fueran fraudulentas. “El sistema electoral venezolano funciona muy bien, tiene voto electrónico” agregó y dijo que en el Frente Amplio no había “fisuras” aunque reconoció diferencias entre el Mecanismo de Montevideo y el Grupo de Contacto Internacional. “La oposición me da tristeza. Sobre democracia que nadie le venga a enseñar a Uruguay”, sentenció.

Lilián Alfaro es “de las mejores cónsules” que Uruguay tuvo en Argentina

El canciller también explicó las acciones, investigaciones y resoluciones adoptadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores respecto de la actuación de la cónsul de Uruguay en Buenos Aires, Lilian Alfaro, acusada de militar a favor del Frente Amplio.

Nin Novoa dijo que era una funcionaria “excepcional” y de las “mejores cónsules que ha tenido Uruguay en la Argentina”.  

“Es la encargada de la oficina consular con mayor actividad en el mundo. Residen 213.000 personas, se hacen más de 20.000 trámites anuales. Dice Bordaberry que Alfaro organiza movilizaciones para traer a votar. Ella lo hacía cuando era una dirigente del FA como todos los partidos tienen. 9.000 personas vinieron a votar en la última elección. ¿Les parece que fue determinante?”

Bordaberry presentó una moción –que será discutida el viernes– para que el Parlamento firme una declaración en la que se rechaza la intervención militar, se pide la realización de elecciones libres, la liberación de presos políticos y el ingreso de ayuda humanitaria de la ONU.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...