Economía y Empresas > PRODUCCIÓN

Fuerte caída de la actividad en el puerto de Nueva Palmira

Sequía en Uruguay y Argentina y menor llegada de mercadería en tránsito afectó a la terminal coloniense 

Tiempo de lectura: -'

11 de diciembre de 2018 a las 05:03

La menor producción de soja, tanto en Uruguay como en Argentina, repercutió en la actividad del puerto de Nueva Palmira. La terminal dejó a atrás períodos de dinamismo y se apresta a cerrar un año con números rojos.

Según datos de la Administración Nacional de Puertos (ANP), entre enero y noviembre de este año, el puerto coloniense recibió 2,2 millones de toneladas de mercadería, frente a 3,8 millones del mismo período de 2017, lo que marcó un descenso interanual de 40%.

Por su parte, los  ingresos de la terminal fueron por US$ 6,1 millones lo que mostró una caída de 25% en relación con los iguales meses del año anterior.

Los principales rubros exportados desde la terminal fueron la soja con el 59% del total y la cebada malteada con el 14%. Pese a que la soja fue el producto más movilizado, el impacto de la sequía que se registró durante el verano pasado se hizo sentir en la actividad del puerto.

La falta de lluvias tuvo su repercusión en la cosecha de la semilla. Según datos oficiales se produjo una caída de los rendimientos de 59% en relación al récord establecido el año pasado cuando se consiguió una cosecha de 3,3 millones de toneladas. A comienzos de año, los transportistas ya se preparaban para una mala zafra. La previsión era que el marcado descenso en la producción de soja generaría una merma en su actividad con el resultado de 50 mil viajes menos realizados en comparación a los que se habían efectuado un año atrás.

Los menores rendimientos se notaron claramente en las exportaciones del poroto a nivel general. Según información de Uruguay XXI, entre enero y noviembre las ventas externas fueron por US$ 526 millones con una baja de 55% en la relación interanual.

Y esa realidad también alcanzó a Nueva Palmira.

El gerente general de Corporación Navíos, una de las empresas privadas que opera en el puerto coloniense, Ruben Martínez coincidió con los datos de la ANP.  

“La actividad se vio perjudicada por la soja; eso hizo que se movieran muchos menos granos por Nueva Palmira, tanto en el muelle oficial como en el de Corporación Navíos”, dijo.

El empresario recordó que la sequía impactó tanto a Uruguay como a Argentina. El país vecino esperaba una cosecha de 57 millones de toneladas y terminó en 37 millones de toneladas. Ello provocó que la industria aceitera de ese país consumiera una parte de la oleaginosa paraguaya que habitualmente recorría la hidrovía en tránsito hasta Nueva Palmira para ser embarcada hasta su destino final de exportación. Por tanto, la seca provocó un doble efecto negativo que tuvo consecuencia en los números de la terminal coloniense.

El sector privado espera que el mal año no se repita aunque sabe que eso depende de factores climáticos. Para el comienzo de 2019 se estima una mejor producción de trigo que permitirá cerrar algunos negocios de exportación en los primeros meses. Y mientras ello ocurra aguardan por una recuperación de la soja para la próxima campaña. 

“Los productores dicen que hasta que no se termina la cosecha nadie puede pronosticar nada, aunque se prevé que no sea un año tan seco como el anterior”, señaló Martínez a El Observador.

“Es difícil que se repita esa afectación dos años seguidos, pero todos los negocios vinculados al agro tienen estos temas; hay muchos avances tecnológicos pero en algunos casos hay que estar mirando si llueve o no”, indicó el empresario.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...