The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

Gracias, presidente

Donald Trump se encamina a consolidarse como una figura política con notoria popularida por la condición folclórica que lo caracteriza

Tiempo de lectura: -'

10 de agosto de 2017 a las 04:55

Con su labor tocando un histórico fondo de negatividad en las encuestas, Donald Trump se encamina a consolidarse como una de esas figuras políticas que alcanzan notoria popularidad, no por sus habilidades intelectuales y decisiones acertadas, sino por la condición folclórica que lo caracteriza y que, acercándolo más a la ficción, lo aleja de la realidad.

Se ha convertido, tal vez sin buscarlo, en una especie de personaje de la industria del espectáculo, por más que su poder le permita iniciar una guerra contra quien sea y convertir al mundo en un escenario con características bélicas desconocidas hasta la fecha.

Por sobre todo, en lo relativo al entretenimiento, Trump es hoy comodín de los comediantes y de los programas de humor. Tan es así, que hay un conductor de televisión que le debe todo su éxito actual. Stephen Colbert llegó a la cadena CBS en 2015 para sustituir al legendario David Letterman, quien estuvo al aire por tres décadas conduciendo The Late Show.

Sin embargo, los primeros tiempos de Colbert fueron malos, pues los ratings no lo acompañaban y sus productores no podían encontrar la vuelta para levantarlos. Se habló incluso de que iba a durar poco al frente del histórico programa. Pero la política lo vino a salvar.

Desde el triunfo de Trump, Colbert y sus guionistas se han dedicado en un cien por ciento a hacer chistes sobre el presidente republicano y su entorno. La imaginación y la chispa de los libretistas es notable y puede confirmarse noche tras noche, pues desde noviembre del año pasado han convertido al programa en el gran show anti Trump de la televisión.

La insistencia y la inspiración han dado sus frutos. Tras ser por mucho tiempo –desde que lo conducía Letterman- segundo y tercero en los ratings, The Late Show es hoy el programa más popular en su horario y acaba de lograr algo que parecía increíble: superó por más de un millón de televidentes al que había sido por años el número uno indiscutido, The Tonight Show, conducido por Jimmy Fallon, y que puede verse en Uruguay.

Si bien la popularidad de Trump está por el piso, la de The Late Show alcanzó cúspides inesperadas, gracias al presidente que está colaborando para renovar el humor televisivo.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...