25 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
24 de marzo 2023 - 18:47hs

Después de más de un año de complejas negociaciones –que en ocasiones parecieron estancarse de manera definitiva–, finalmente el Reino Unido (RU) y la Unión Europea (UE) alcanzaron un acuerdo que se firmará formalmente este viernes, llamado “marco de Windsor”, para facilitar el comercio post Brexit entre Irlanda del Norte y el Reino Unido.

El acuerdo da a la Asamblea de Stormont (el nombre popular de la Asamblea de Irlanda del Norte) más voz sobre las reglas comerciales de la UE y en general fue bien recibido por la mayoría de los partidos norirlandeses.

El mecanismo aprobado, llamado “freno Stormont”, tiene como objetivo permitir que los miembros de la Asamblea manifiesten sus preocupaciones sobre los cambios o la introducción de nueva legislación de la UE que pueda afectar a la región, dando al gobierno del Reino Unido la opción de vetarlos.

Más noticias

Por su parte, el Partido Unionista Democrático (DUP), un firme defensor del Brexit, sigue sin estar convencido y se niega a volver a compartir el poder con el Sinn Fein, boicoteando el funcionamiento de la Asamblea establecida por los acuerdos de Viernes Santo en 1998.

El secretario para Irlanda del Norte, Chris Heaton-Harris, dijo que el DUP, el segundo más grande de Irlanda del Norte después del Sinn Fein, tiene que aceptar la importancia de la abrumadora votación parlamentaria del miércoles en apoyo del nuevo acuerdo Brexit.

Ya se encuentra en Londres el negociador por la UE, Maros Sefcovic, quien se reunió con el secretario de Asuntos Exteriores, James Cleverly, para formalizar el acuerdo.

Al comenzar la reunión, el secretario Cleverly dijo que había un "espíritu de positividad" en las relaciones entre el Reino Unido y la UE.

"Lo que logramos fue algo que protegió el mercado único de la Unión Europea y protegió el mercado interno del Reino Unido, pero lo más importante, quizás, es que protegió los elementos del Acuerdo de Viernes Santo de Belfast", dijo.

Sefcovic afirmó que las personas y las empresas en Irlanda del Norte ahora podrían beneficiarse de la "certeza y la previsibilidad" gracias al marco Windsor.

Este jueves, Heaton-Harris fue terminante en sus declaraciones a la prensa, diciendo que el acuerdo “estaba cerrado y que no se renegociaría".

El día anterior, los parlamentarios habían votado mayoritariamente, por 515 a 29, para apoyar el acuerdo alcanzado por el primer ministro Rishi Sunak el mes pasado.

El acuerdo abrirá la puerta a conversaciones en otras áreas de cooperación que habían sido bloqueadas, incluidos los servicios financieros y el acceso de Gran Bretaña al programa de investigación Horizon de la UE.

Sólo el DUP y algunos parlamentarios conservadores –entre ellos, Boris Johnson y Liz Truss– votaron en contra del acuerdo y dijeron que el gobierno del Reino Unido tenía que hacer cambios, aunque no estaba claro cuáles serían y qué camino adoptará el DUP con respecto a la implementación del acuerdo.

El líder del DUP, Sir Jeffrey Donaldson, dijo que es poco probable que la nueva política lleve a su partido a un acuerdo para compartir el poder con el Sinn Fein en la Asamblea de Irlanda del Norte.

Pero, pese a su postura antiaacuerdista, en una declaración previa a la reunión con la UE, Jeffrey Donaldson dijo que “el Reino Unidos y la Unión Europea habían cambiado fundamentalmente el viejo protocolo, arreglando los problemas prácticos y asegurando un camino para un futuro próspero y estable para Irlanda del Norte”.

Heaton-Harris dijo que tendría que establecer el presupuesto de Irlanda del Norte para el próximo año dentro de las próximas semanas si el ejecutivo, que debe ser nombrado por la paralizada Asamblea, no se pone en marcha pronto.

Agregó que las finanzas públicas de Irlanda del Norte "definitivamente no estaban en buen estado".

La vicepresidenta del Sinn Fein, Michelle O'Neill, instó al DUP a detener su boicot a Stormont para que los ministros ejecutivos pudieran tomar el control del presupuesto.

Los ministros tenían que estar en el cargo para presentar el caso ante el Tesoro para obtener fondos adicionales para Irlanda del Norte antes de un presupuesto que, según O'Neill, estaba destinado a causar "daños catastróficos a los servicios públicos".

El diputado del Partido Alianza, Stephen Farry, dijo que Irlanda del Norte estaba "desangrándose", con acumulación de problemas y servicios públicos en crisis real, lo que reforzó el ímpetu del DUP para unirse a otros partidos para garantizar que Irlanda del Norte tuviera una "gobernanza adecuada".

Robbie Butler, miembro de la asamblea unionista del Ulster, dijo que el nivel de recortes presupuestarios puso a Irlanda del Norte al borde del precipicio e instó al DUP a pensar en el público por delante de sus problemas con el Marco de Windsor.

El líder del Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP), Colum Eastwood, dijo que el DUP tiene que aceptar que no puede obtener todo lo que quiere del nuevo acuerdo post Brexit.

(Con información de agencias)

Seguí leyendo

Te Puede Interesar