Nacional > CONFLICTIVIDAD SINDICAL

Gremios de la salud amenazan con una huelga por tiempo indeterminado

Si la Rendición de Cuentas no revé el presupuesto para el sector, los sindicatos involucrados alertaron más medidas de impacto social

Tiempo de lectura: -'

14 de junio de 2018 a las 05:00

Mientras en Ginebra bautizaban al presidente Tabaré Vázquez como el héroe de la sanidad, en Uruguay el gobierno se preparaba para una guerra tras anunciar el presupuesto que enfureció a los gremios de la salud. Los $ 70.000.000 que informó el ministro de Economía, Danilo Astori, como adelanto de la Rendición de Cuentas para el sector, disparó una batería de reclamos que se agravó hasta culminar con un paro general y la posterior ocupación del Ministerio de Salud Pública (MSP) por parte de los funcionarios del sector, este miércoles.

La jornada finalizó con una nueva promesa por parte del gobierno: contemplar dos instancias de reunión, el jueves y el viernes, con los diferentes sindicatos involucrados. Pero los gremios de la salud advirtieron que si las negociaciones son desfavorables a aumentar el presupuesto, la medida siguiente será preparar una huelga general por tiempo indeterminado, entre otras iniciativas

Lea también: Funcionarios de Salud Pública desalojaron el ministerio tras reunión con Basso

La Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) marchó este miércoles por la avenida 18 de julio desde Plaza Independencia hasta el obelisco. Sobre el mediodía se movilizaron más de mil personas que, estratégicamente, decidieron no llegar a destino. Prefirieron detenerse en la puerta del MSP en lo que, al comienzo, aparentaba un reclamo de cara a la fachada del edificio. Pero, sin previo aviso, los manifestantes abrieron las puertas e ingresaron con la intención de ocupar el local.

Permanecieron allí casi cinco horas. Se instalaron en todas las plantas. Invadieron con banderas que rozaban los altos techos de la gran casa de salud. Colgaron pancartas en ventanas y puertas. Tocaban trompetas, platillos y tambores. Y gritaban: ¡Arriba los que luchan! ¡Huelga, huelga! Mientras cantaban: "Gobernante, gobernante, qué contento se te ve, vos cobrás más de cien palos y yo no llego a fin de mes".

El ministro de Salud, Jorge Basso, salió asombrado de su despacho y con diplomacia invitó a seis dirigentes a ingresar en él. Mantuvieron un encuentro que duró más de tres horas. El resultado fue una nueva promesa: dos reuniones para este jueves y viernes con la intención de generar instancias de negociación previas al cierre formal de la Rendición de Cuentas.

Lea también: Salud Pública se suma a la huelga del miércoles

El primer encuentro de los sindicatos será con el directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) con la participación de su presidente, Marcos Carámbula. La intención es conocer cuánto dinero maneja el organismo para inferir qué porcentaje de él podría utilizarse en las reivindicaciones sindicales.

"Queremos tener los números arriba de la mesa antes de que entre el proyecto de Presupuesto al Parlamento. Reclamamos una mejora en el presupuesto de ASSE, mejora del salario de los trabajadores y cortar con las tercerizaciones", dijo Martin Pereira, presidente de la FFSP, tras salir del despacho de Basso.

Según el dirigente, existen obras que se planificaron y nunca se ejecutaron y, por lo tanto, ese dinero está disponible. El reclamo de los trabajadores se puede contemplar con unos US$ 55 millones que, según Pereira, no representan un gran porcentaje del presupuesto de ASSE que asciende a US$ 1.150 millones.

La segunda reunión prometida será el viernes con representantes del Ministerio de Economía y Finanzas y el Ministerio de Trabajo. El dirigente recordó que el Ministerio de Defensa recibe el doble del presupuesto que le otorgarán a la salud, mientras que los trabajadores de este sector no reciben un aumento de sueldo real desde 2013.

Una fusión histórica

Los principales dirigentes del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), la Federación de Médicos del Interior (FEMI) y la FFSP celebraron un comité ejecutivo tras finalizar la ocupación del ministerio para valorar la jornada de paralización en todo el país.

"Celebro que a pesar de las diferencias hoy estemos unidos en esta pelea, porque todos vamos en el barco que atraviesa la misma tormenta. El presupuesto merece una profunda revisión urgente", dijo Gustavo Grecco, presidente del SMU.

Señaló que la principal exigencia es la "dignificación del trabajo", expresada a través de la equiparación salarial entre el sector público y el privado. Esa brecha genera, dijo, condiciones de trabajo desfavorables para funcionarios médicos y no médicos, lo que conlleva un empeoramiento de la calidad en la atención de los usuarios.

Por su parte, Gustavo Fernández, presidente de la FEMI, definió como vergonzoso el presupuesto presentado por el gobierno y agregó: "Es una limosna. Ahora haremos un grito desesperado para demostrarle al gobierno que la salud pública es importante".

"Que quede bien claro: vamos a seguir peleando juntos hasta el final por mejorar la salud pública", remarcó el dirigente del SMU insistiendo en que, si las negociaciones venideras no aumentan el presupuesto, entre todos harán efectivas medidas de mayor conflictividad, entre las que destacó una huelga del sector de la salud por tiempo indeterminado.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...