23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,65
30 de enero 2023 - 5:03hs

La isla Hunga Tonga-Hunga Ha’apai se formó en 2015, luego de la violenta erupción de un volcán submarino en el Reino de Tonga, en el Pacífico Sur. Menos de siete años después, exactamente el 15 de enero de 2022, el volcán arrasó toda la isla en la mayor explosión volcánica del siglo XXI. Esos escasos siete años de vida impidieron llevar adelante estudios sobra la biología y la ecología de los primeros colonizadores microbianos de la isla volcánica de reciente formación.

Sin embargo, un equipo de investigadores estadounidenses, bajo la dirección del Instituto Cooperativo para la Investigación en Ciencias Ambientales (CIRES, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Colorado hallaron una comunidad de microbios que metabolizan azufre y gases atmosféricos al estudiar el ecosistema de la zona en la cual nació y murió la isla.

"Este tipo de erupciones volcánicas ocurren en todo el mundo, pero no suelen producir islas. Tuvimos una oportunidad increíblemente única", dijo Nick Dragone, miembro de CIRES y autor principal del estudio.

Más noticias

Hasta el momento, no había estudios exhaustivos de los microorganismos en este tipo de sistema insular en una etapa tan temprana antes. "Estudiar los microbios que colonizan las islas por primera vez permite vislumbrar la etapa más temprana del desarrollo del ecosistema, incluso antes de que lleguen las plantas y los animales", señaló el coautor de la investigación Noah Fierer.

La comunidad de microbios hallada cuenta con ciertas similitudes con las de los respiraderos marinos profundos o las fuentes termales de Yellowstone y otros sistemas volcánicos. Pero la sorpresa para los científicos fue importante. "No era lo que esperábamos ver –señaló Dragone–. Pensamos que veríamos organismos como los que se encuentran cuando un glaciar retrocede, o cianobacterias, especies de colonizadores tempranos más típicas. En cambio, encontramos un grupo único de bacterias que metabolizan el azufre y los gases atmosféricos".

El autor principal del estudio publicado recientemente en la revista mBio agregó: "Una de las razones por las que creemos que vemos estos microbios únicos es por las propiedades asociadas con las erupciones volcánicas. Había mucho azufre y gas de sulfuro de hidrógeno, con lo que probablemente se alimentaron los grupos microbianos que encontramos. Nuestra mejor conjetura es que los microbios provinieron de ese tipo de fuentes".

Dragone, a pesar de la decepción por la rápida desaparición de la isla, señaló que "gracias al descubrimiento, ahora tenemos muchas predicciones sobre lo que sucederá cuando se formen islas. Si algo así se volviera a formar, podríamos ir con lo ya sabido y recopilar más datos. Tendríamos un plan de juego sobre cómo estudiarlo".

Temas:

formas de vida isla Hunga Tonga-Hunga Ha’apai volcán submarino

Seguí leyendo

Te Puede Interesar