Cargando...
La clásica postal de cada gira... decenas de productores en uno de los campos anfitriones.

Agro > GIRAS GANADERAS

Hereford mostró su potencia en tres campos de Cerro Largo

Estancias Gaucho, Los Nietos y Mazangano, todas en Cerro Largo, recibieron a productores de todo el país para mostrarles cómo utilizan al Hereford y los resultados en esos sistemas productivos

Tiempo de lectura: -'

24 de junio de 2022 a las 12:30

Con la organización de la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay (SCHU), el jueves 16 y el viernes 17 de junio tres establecimientos en Cerro Largo recibieron a productores de todo el país para mostrarles cómo utilizan la raza y los resultados obtenidos en esos sistemas productivos.

Fue una edición especial de la Gira Hereford, titulada “criando futuro”, pues pudo hacerse tras dos años de ausencia en el calendario –por la pandemia de covid–.

“La gira mueve mucha gente, nos permite un intercambio muy valioso con los dueños de casa y entre todos los productores que participan y esta fue una gira que nos dejó muy contentos, con muchos aprendizajes”, expresó a modo de balance el presidente de la SCHU, Fernando Alfonso.

“Vimos al Hereford inserto en distintos sistemas, en la producción real, vimos a la raza pisando los campos naturales, en los corrales, en pasturas… todo eso estimula para seguir invirtiendo en mejorar a nuestros animales y a la ganadería del país”, agregó.

Sobre el ánimo que percibió en los productores, dijo: “Es muy bueno, así como hemos pasado por ciclos adversos ahora estamos en uno bueno y vemos al productor aprovechando para invertir, como siempre cuando el negocio da, buscando mejorar los índices productivos para estar mejor preparado para cuando los momentos no sean buenos. Se invierte en infraestructura, en pasturas, en genética… también se tiene en cuenta el tema de los costos, porque hemos visto a los fertilizantes yéndose a las nubes. Lo que volvió a demostrarse es que si al agro le va bien, le va bien al gomero del pueblo, le va bien a todos, porque el agro derrama y tracciona”.

Estancia Gaucho.

Estancia Gaucho

La firma se comienza a instalar en Uruguay en 1994, con las primeras compras de campo. En 2012 se inicia un proyecto de intensificación de la producción, en ganado de cría, inspirado en las premisas de André Voisin en referencia al pastoreo racional.

La empresa explora un sistema productivo intensivo, sustentable ecológica y económicamente apelando a la semillazón natural, actividad biológica del suelo y prácticas de manejo que permitan soportar altas cargas e incrementar la producción de terneros, tanto en la empresa como a nivel país.

Produce en ganadería con ciclo completo, agricultura de secano y arroz (con industrialización, hasta el producto arroz blanco). Posee marca propia, “La Pradera”, para carnes (línea Angus, línea alimentada a pasto y línea orgánica) y arroz. Dentro de la línea orgánica y extrapolado al resto de la producción, hay una fuerte apuesta al compostaje y tratamientos homeopáticos.

La regional norte de la estancia, objeto de la gira, se enfoca en la ganadería de cría y parcialmente en recría para faena, teniendo como productos del sistema terneros y terneras, vacas de invernada y vaquillonas recriadas para ingreso a corral.

La raza predominante es Angus, sin embargo dos años atrás se realizó inseminación de parte del rodeo comercial con Hereford con el afán de explorar el vigor híbrido de la cruza bajo el modelo criss-cross, donde la vaquillona es cruzada con la raza opuesta a su parental. Se logró incrementar el tamaño de los terneros en referencia a los puros, teniendo en cuenta que el origen de las madres es de una línea de pequeño porte, alta eficiencia alimenticia y muy buenas características maternales, que se desean mantener.

La totalidad del proceso productivo es controlado por un software desarrollado en la empresa, “Caravana”, el cual viabiliza implementar todo lo mencionado en grandes extensiones, 25.200 hectáreas y 49.550 cabezas aproximadamente en promedio anual.

Juan José Dos Santos, de Estancia Gaucho, comentó que “es muy importante que haya venido la Hereford, nos unimos a esta gira para que el Uruguay conozca nuestro modelo de producción y tratar de dejar un mensaje del incremento de producción por el pastoreo racional”.

“La incorporación de la raza Hereford nos dio algunas ventajas en lo que fue la recría, acá únicamente hacemos cría y recría, no hacemos terminación a corral, no vi desventajas en la cría, en los aspectos maternales de un biotipo Angus muy maternal que tenemos sí vi ventajas respecto a la porción que incluimos de Hereford en lo que fue la recría, tuvimos una ventaja teórica que explica un F1 entre un 10 y un 15% de mejoramiento”, explicó.

Estancia Los Nietos.

Estancia Los Nietos

La gestión en Los Nietos comenzó por 1920. Es una explotación familiar que desde hace 50 años opera la familia Arrospide San Martín. Desde 2002 paso a ser administrada por Joaquín Arrospide. Desde sus inicios crían Hereford y Polled Hereford.

El establecimiento explota 2.700 has. Desde sus orígenes era un sistema de producción de ciclo incompleto, con foco en la cría. Hasta 2018 se vendían novillos de dos años y vacas de invernada. Desde hace cuatro años se hace ciclo completo, culminando con la invernada de novillos de 3,5 años de edad y vacas gordas.

Se pone el foco en la selección de vacas, considerando características como profundidad, que sean largas, rústicas y con una adecuada conformación ósea.

Durante el ejercicio hay una extracción del 20% del rodeo general con embarques de novillos de 3 años y medio de 490 a 500 kgs y vacas de invernada de 480 kgs. Las vaquillonas se entoran a los 2 años con un peso aproximado de 300 kgs. La que falla se retira a la invernada. El destete se hace generalmente a fines de abril con un peso promedio de los terneros de 170 kgs.

En los registros de los últimos cinco años se entoraron 847 vacas, con 79,5 % de preñez promedio.

Sobre el manejo de las piezas de cría, luego de la parición se complementan los pastoreos sobre áreas mejoradas con raciones balanceadas. Los novillos se suplementan por carencia de fósforo en el suelo. Se agregan sales minerales al 9 % de concentración.

En reproductores, se tiene un plantel puro por cruza, del cual se obtienen algunos toros para uso del establecimiento. Se compran toros de pedigree, basándose en datos de EPD’s. Las características al seleccionar reproductores son: bajo peso al nacer; alta ganancia de peso; AOB; y circunferencia escrotal.

Joaquín Arrospide, de Los Nietos, remarcó: “Fue un honor, sinceramente, haber recibido a tantos productores. Vino gente hasta de Argentina, me sorprendió”. Agregó que “es una enorme alegría y un gran orgullo que la Hereford me haya considerado, cuando me llamaron no podía creer que lo que uno hace les interese”.

Sobre la raza, contó que “hace 50 años que estoy acá, la estancia arrancó en 1920 con el abuelo y había Hereford, acá siempre se trabajó con Hereford”.

Recordó un comentario que le hizo “Yiyo” Bomomi, en la Sociedad Agropecuaria, hace muchos años: “Yo tenía 25 años y me recomendó apostar al vigor híbrido dentro de mi mismo Hereford, utilizando astado y mocho, le comenté a mi padre, arrancamos eso y nos ha ido muy bien”.

Eso, complementó, “te permite un salto dentro de la raza, y mire que acá hay poca comida, se hace una racionada cuando terneros y después es el campo natural y manejos en ese campo”.

El de Los Nietos “es un ganado comercial, un rodeo de cría, se entoran 850 vacas, hemos logrado sacar el novillo a término y la vaca también. También hay lanares Ideal y se venden carneros. Acá trabaja la familia, mis dos hijos, mi señora y un par de chiquilines que nos ayudan y somos muy felices en el campo y con el Hereford”.

Finalmente, dijo que siempre se ha movido para sus decisiones “con mucho sentido común y un secreto: nací entre las vacas, estoy terminando mi existencia y sigo entre las vacas”.

Estancia Mazangano.

Estancia Mazangano

Los orígenes del establecimiento se remontan a fines del siglo XVIII, cuando Bernardo Suárez del Rondello recibe de la corona española un pedazo de tierra comprendida entre el Rio Negro, el Arroyo Fraile Muerto, el cerro largo y la cañada de Aceguá. Parte de esas tierras las recibe su hijo, Joaquín Suárez. A éste las hubo Placido Martins, hasta que sobre 1930 don Gonzalo Arrarte Corbo se instala en Cerro Largo y Rivera. Uno de sus hijos, Don Gonzalo Arrarte Delmond, sigue con el desarrollo de los campos en el noreste hasta 2002, donde tras su fallecimiento una de sus hijas, Martha Arrarte Haro, recibe el mando del establecimiento que es gerenciado por la familia Hampe Arrarte.

La explotación abarca un área de 5.200 hectáreas. Es un sistema de producción de ciclo incompleto, con foco en la recría. El principal objetivo es aportarles a los terneros la mayor cantidad de kilos posibles en el primer invierno.

En 2003 el plantel de toros y vientres que poseía Don Gonzalo se divide entre sus dos hijas. Desde esa fecha hasta 2017 la cabaña proveía al rodeo comercial de toros y se realizaba alguna venta de toros a productores de la zona.

El plantel de madres se forma por 100 vientres PI. Se comercializan unos 20 toros por zafra y el resto se utiliza en el rodeo general. Tanto los toros como las hembras se preparan a verdeo durante su primer y segundo invierno, con aporte de ración estratégica.

Sebastián Hampe, de Mazangano, destacó que se vivió una jornada espectacular y agradeció “a la Sociedad de Criadores de Hereford y a todos los productores, no los conté pero eran más de 100, hubo una gran convocatoria y nos acompañó el día”.

“Mostramos el trabajo que venimos haciendo en los últimos años”, dijo, tras lo cual aludió a “un cambio de timón” procesado hace unos años: “Pusimos a la hembra en la punta de la pirámide, como prioridad. Mostramos un trabajo de rompecabezas, con un primer invierno en verdeos, luego una recría en campo natural en las costas del Río Negro y un segundo invierno algo más complicado, porque hago mucho loteo evaluando condición corporal, peso y las voy ayudando a algunas con algún verdeo para que lleguen en un 100% la generación de vaquillonas de 2 años a la inseminación en octubre, y llegan con un estado excelente, con 400 kilos, incluso la discusión fue sobre si ese peso era excesivo. La película con la hembra sigue después del primer parto, sigue toda la vida. Cuando llegaban con menos estado aparecía el talón de Aquiles, la preñez de la vaquillona de segunda cría, con ternero al pie, en un año de verano complicado era 30%, pero en este último ejercicio de esa categoría preñamos 80 a un 85%, sin ningún manejo asociado, sin tablillas, sin destete precoz, solo cuidándola bien en los dos primeros inviernos”.

“Esta apuesta se hizo hace seis o siete años y cuando el engranaje empieza a funcionar es divino, vas en coche, hay alta producción, hay vacas con un perfil de preñez, un perfil de cría, superior, simplemente por esa dedicación en sus primeros inviernos que es de manual, pero que hay gente que todavía no lo hace. Procuramos mostrar cómo lo hacemos y que la gente se lleve esos deberes, cuidar a la ternera y a la vaquillona te termina pagando”, reflexionó.

En otro módulo se vio la cabaña. Mazangano, con más de 100 años en la cría del Hereford, llega el quinto año con remates conjuntos con Ganadera Inquieta (San José) “cuidando ese linaje de la familia Arrarte, desde don Gonzalo Arrarte Corbo hasta el día de hoy, poniéndole nosotros lo que consideramos que necesita el Hereford adaptado a estas condiciones pastoriles”.

Luego se mostró un módulo de machos, “terneros recriados en verdeos, acá se los lleva hasta el primer invierno, después se comercializan algunos para cuota y otros para recría, con un peso promedio de 400 kilos los de cuota y 340 los de recría”.

Por último, consideró: “A la familia le encanta abrir las porteras, se le saca mucho jugo a encontrarte con productores de otras realidades, desde los que vienen del basalto en Salto con su realidad hasta gente que vino desde Soriano con otros índices de productividad”.

Toros, una de las categorías analizadas bien de cerca.

Como en los bosques, el maíz y la soja

“En otras actividades no se discute la apuesta a la genética, en la forestación se están plantando clones de los mejores árboles, en maíz y en soja se multiplican los mejores híbridos todos los años y en la ganadería tenemos que convencer a más gente sobre el valor del uso de la genética, de los datos objetivos, hay que llegar a que más criadores comerciales usen eso y lo aprovechen”, enfatizó Fernando Alfonso.

 

Se vio al Hereford en distintos sistemas productivos, en Cerro Largo.

Genética, sanidad, nutrición y gestión

“Fue muy interesante ver en Estancia Gaucho ese sistema con base en el pastoreo rotativo, con agua en la parcela, en una empresa tan grande con un propietario extranjero que ha invertido mucho en Uruguay”, comentó, Fernando Alfonso, en el marco de sus reflexiones sobre lo que se observó en cada estancia visitada durante la gira.

En ese primer establecimiento, “fue valioso ver el trabajo de toros Hereford en el rodeo Aberdeen Angus, en cruzamientos, usan también Hereford para inseminar todos los años a las vaquillonas de 14 meses con resultados contundentes, una diferencia de 14% en el peso del ternero careta y 5% de preñez extra en las vaquillonas careta, sin sacrificar peso al nacer ni calidad de carne; la firma comercializa 15.000 animales de corral cada años con marca propia, tiene muy medido el tema calidad de carne. Fue impactante lo que vimos, con resultados contundentes y muy bien explicado todo”, dijo.

En Los Nietos, agregó, “vimos otra forma de la raza inserta en el mundo real, en un sistema con base en el campo natural, bien familiar, explicando de forma muy sencilla su manejo y la potencia de la raza en un sistema de cría comercial. Hablamos de resultados muy satisfactorios, terneros al destete con 180 kilos, 30 a 40 kilos más de la media nacional y al precio de hoy son US$ 120 más por ternero, y 80% de preñez sostenida, simplemente utilizando a la raza de forma correcta, seleccionando bien a los animales, comprando toros, buena genética, todo lo cual potencia mucho los sistemas de cría incluso en campo natural y eso es fundamental para toda la ganadería”.

En Mazangano, finalmente, “en otra empresa de gran porte nos recibió otra familia muy tradicional en la zona, con más de 100 años con la raza, muy pujantes, están acelerando los procesos aumentando sus índices de productividad y la eficiencia, en la recría de las hembras, con novillos saliendo a los 14 meses con 350 kilos, con las vacas gordas arriba de los 500 kilos, con manejo de campo natural y algo de verdeo en invierno, con algo que es fundamental, la suma de buena genética, buena sanidad, buena nutrición y buena gestión, eso les permite lograr resultados excelentes”.

La elevada participación de productores, incluso de zonas alejadas, fue uno de los destaques.

Hereford con ropa de trabajo

Sebastián Hampe, de Mazangano, dijo que “no hay un Hereford uruguayo como se generaliza, hay un Hereford por región, hasta por departamento y siempre se defiende con las herramientas o el ambiente que se le genera, en algunos casos con mejor comida porque están más cerca de la agricultura y en otros te castiga la forestación como acá, te lleva a suelos marginales; acá se vio el Hereford con ropa de trabajo, haciendo lo que tiene que hacer y haciéndolo bien.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...