The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

Himno, pan y circo

La NFL y Donald Trump intercambian insultos y comentarios, como si lenguaje fuera un jugador más al que todos quieren maltratar

Tiempo de lectura: -'

27 de septiembre de 2017 a las 04:55

La National Football League (NFL), liga que agrupa a los equipos de fútbol americano, es en verdad una elite de multimillonarios blancos que se entretienen pagándoles fortunas a deportistas que arriesgan su salud por un buen botín de dólares, lo que les permite a muchos de ellos hacer fortuna ya con el primer contrato de su carrera.

Las ganancias de la NFL son monstruosas. Se estima que para este año superarán los US$ 14 mil millones, de los cuales US$ 1.5 mil millones provienen de las compañías auspiciadoras. Ninguna otra liga deportiva profesional en el mundo genera tantos dividendos en tan poco tiempo (la temporada es corta).

Puesto que en Estados Unidos hay quienes tienen una forma extraña de ejercer la libertad de expresión, en los partidos de fútbol americano se puso de moda que los jugadores se arrodillen durante la ejecución del himno nacional, en señal de condena del mal tratado pasado y presente que sufren las minorías.

Quien puso de moda esta forma de protesta esColin Kaepernick, ex quarterback de los San Francisco 49ers., que lo hacía para denunciar los abusos de las fuerzas policiales. Kaepernick hoy está desempleado, pues ningún club ha querido contratarlo por temor a perder sponsors y audiencia televisiva.

Sin embargo, la controversia ahora se ha extendido a toda la liga, pues prácticamente todos los jugadores han imitado a Kaepernick, tomando al himno nacional como excusa para ejercer la libertad de expresión, lo cual ha despertado la indignación de millones.

Es el comienzo de una historia que irá para largo. A quienes no respetan la ejecución del himno, Donald Trump los llamó el viernes pasado "hijos de puta", y desde entonces el tema pasó de menor a mayor, pues los propietarios, que por encima de todo cuidan más su bolsillo que cualquier otra cosa, salieron a apoyar a los jugadores 'rebeldes", no vaya a ser que estos entren en litigio con su jefe y bajen el rendimiento.

La NFL se caracteriza por mucho, pero no precisamente por ser un referente ético, por lo que ahora tenemos a dos voces muy dudosas, la liga y el presidente del país, intercambiando insultos y comentarios, como si lenguaje fuera un jugador más al que todos quieren maltratar.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...