Espectáculos y Cultura > Estreno

Historias de verano: el homenaje uruguayo a los amores que despiertan a la orilla del mar

La película de Gabriela Guillermo e Irina Raffo, se estrena este jueves y es el comienzo de una tetralogía que pretende, entre otras cosas, servir de homenaje para el cineasta francés Éric Rohmer

Una imagen de la película que reproduce a Las bañistas, de Petrona Viera

Tiempo de lectura: -'

10 de febrero de 2021 a las 05:15

Después de dar clases en la Escuela de Cine de Playa Hermosa, la realizadora Gabriela Guillermo paseaba por los alrededores del balneario y sacaba fotos del lugar. Las colgaba en Facebook. Lo hacía por placer. Por sentirse parte de un ecosistema que le mostraba el cambio, que le regalaba sus retratos. Irina Raffo, fotógrafa, realizadora y antigua alumna de Guillermo, era una de las personas que veía esas fotos. A Raffo le recordaban a las imágenes del cine del francés Éric Rohmer. Veía en ellas algo más.

Un día Raffo le escribe a Guillermo, justamente, un mensaje sobre esta similitud. De ese mensaje saltan –o vuelven– a hablar de cine, a conectar pasiones, a discutir sobre Godard y, entre todo eso, sale una idea: la de hacer una película. Se preparan. Piensan. Crean su propia productora. La hacen.

Historias de verano es esa obra final. O, en realidad, inicial: la película, que se estrena este jueves en Cinemateca y Sala B del Auditorio Nelly Goitiño, es la primera entrega de una tetralogía que pretende homenajear al mencionado Rohmer y a su saga de las estaciones, uno de los clásicos de la cinematografía francesa. Guillermo y Raffo cuentan que tienen otras dos películas de la saga en preproducción y que la "primavera" está en etapa de desarrollo, pero por ahora, igual, toda su atención está con el verano. Es la estación que estamos transitamos, que nuclea las historias de amor de los personajes y a la que le dedican su primera producción en conjunto.

Historias de verano es un homenaje a Rohmer, un director que le sacó mucho jugo a esa estación en el cine, aunque no fue el único. ¿Por qué creen que el verano es tan rico cinematográficamente?

Gabriela Guillermo: Primero te tiene que gustar el verano para pensar eso (risas). Pero es cierto, a mí me encanta y he filmado varias películas en verano. Creo que hay algo en la luz, en los paisajes, en la playa. Todo eso en Rohmer está. Él lo muestra en Pauline en la playa, La rodilla de Clara, El rayo verde, todas esas películas maravillosas. Creo que el verano te despliega una cantidad de sensaciones que van más allá de lo visual, que son incluso hasta táctiles. Los pies en el mar transparente, por ejemplo. O los pies descalzos en el pasto, como en La coleccionista, otra película de verano. Una de las ventajas de esta época es que no necesitás mucha luz artificial, por eso también le gustaba tanto a Rohmer, que era un gran respetuoso de la realidad. En verano tenés mucha luz durante muchas horas y podés filmar de manera abundante.

Irina Raffo: El verano abre posibilidades. Tu vida cotidiana para y hay que empezar a tomar decisiones. Los personajes de estas películas salen de la zona de confort y empiezan a elegir: si se van de la ciudad o no, si quieren conocer a alguien o no. Eso pasa también porque el verano tiene otros tiempos. Son los tiempos de la contemplación, del volver sobre uno mismo, del despertar afectivo y sexual. Hay una serie de necesidades que durante el año están contenidas y apretadas, decisiones que están frenadas, y en el verano todo eso se despliega. Es como que todo el mundo está mucho más conmovido interiormente. Se despiertan sensaciones, se percibe un detenimiento. Hay otra libertad.

GG: Y desde el punto de vista de la producción cinematográfica, para nosotras que somos realizadoras de presupuestos ínfimos, está la posibilidad de que los técnicos y los actores no estén tan ocupados y puedan destinar su tiempo a hacer cosas por amor al arte, como esta película.

IR: Es el momento ideal para filmar como si estuvieras jugando.

Historias de verano, de Gabriela Guillermo e Irina Raffo

Ya que hablamos de tomar decisiones: ¿Cómo decidieron que se transformara en una tetralogía, con todo lo que implica hacer cuatro películas?

GG: Surge de estar abiertas a lo que nos pasa en la vida e ir así a los rodajes. Terminamos de filmar Historias de verano y quedamos tan contentas que no quisimos parar. Yo hace mucho tiempo quería hacer una película con mi maestro, el cineasta francés André S. Labarthe, y le planteé a Irina la posibilidad de filmarla en París y que el personaje sea él, porque también queremos que las estaciones se asocien a las edades de los protagonistas. André es de los nuestros, ve al cine como el arte del milagro, y por eso nos entusiasmamos e hicimos Historia de Invierno con él. Tuvimos apoyo del ICAU, ganamos el fondo de desarrollo, pero no esperamos a ganar más fondos: nos fuimos a Francia con lo que teníamos. E hicimos bien: yo me seguí carteando con él toda la vida y sabía que estaba muy viejito y enfermo. A los quince días que terminamos de filmar la película murió. Al final quedó una película de invierno y amor, pero de otro tipo: el de la discípula y el maestro. Con Historia de otoño, por su parte, también nos pasó que la realidad nos aportaba a la ficción, porque teníamos una amiga que se estaba por mudar del lugar donde había estado viviendo por muchos años. Aprovechamos y encontramos la base de nuestra historia ahí, porque en otoño todo muda.

Las historias de esta película son historias que los propios actores contaron antes de filmar. ¿Cómo fue trabajar la película a partir de esa idea?

GG: En el casting le pedíamos a los actores que nos contaran alguna historia de verano que hubiesen vivido. No fuimos con la idea de que eso iba a ser la película, porque siempre partimos desde la mirada ingenua, pero al final nos contaron historias maravillosas que nos atraparon. Hubo mucha entrega de parte de ellos al trabajarlas, y resultó en que son historias muy inspiradoras. Nos han dicho que es muy fácil identificarse con algunas.

IR: Hay algo lindo en ese proceso de esperar a que los actores te cuenten, a que se abran, hay una sorpresa. A todos nos gusta escuchar historias y por eso disfrutamos mucho la instancia. Aparecieron cosas que jamás se nos habrían ocurrido, que no se nos pasarían por la cabeza. La realidad al final se impone de una manera maravillosa. Es como un regalo poder ponerlo en una pantalla.

El homenaje a Rohmer, además de en espíritu, también parece ser estético. ¿Cómo trabajaron desde lo visual para darle contexto a estas historias?

IR: Ahí entran las referencias cinematográficas. Nos gusta mucho Robert Bresson y él trabaja mucho en la sobriedad del plano, en la concentración de la cámara en una parte del cuerpo o un pequeño gesto. En una mano que se mueve y pasa una pinocha por la piel, por ejemplo. Es como detenerse o poner la lupa en cosas que se nos escapan en medio del vértigo de la cotidianeidad. El cine te da la posibilidad de detenerte en esos pequeños detalles que iluminan la realidad, y esos mismos detalles terminan contando mucho más que diez planos seguidos de una acción filmada con un plano más abierto. El cine es un lenguaje ideal para jugar con lo sensorial, para tener una mano moviéndose con cierta cadencia en una pantalla gigante. Por eso creemos que son películas para ver en sala. La experiencia de verla en el cine es otra cosa. No es lo mismo ver un atardecer entre el ruido visual de la casa, que casi a tamaño real.

Ya que estamos con los atardeceres y Rohmer, ¿llegaron a ver el rayo verde alguna vez? (NdR: el francés tiene una película titulada, justamente, El rayo verde

GG: Si seguís las indicaciones de esa película y las condiciones son óptimas, lo ves. De hecho, una vez que lo aprendiste a ver lo vez varias veces más. Con Irina y otra amiga lo llegamos a ver juntas.

IR: Estábamos las tres en la playa Ramírez gritando de emoción y la gente nos miraba. Además duró un montón. Fue un largo rayo verde.

GG: Siempre tenemos la esperanza de ver uno.

Petrona Viera en Historias de verano

Es un buen paralelismo: cada verano trae y juega con la esperanza.

IR: Totalmente. Volviendo a lo visual, habría que mencionar también la influencia de Petrona Viera, porque al momento de filmar la película mi pareja me regaló un libro de Raquel Pereda que se llama El planismo y Petrona Viera. Si bien Petrona no pintó en ese lugar geográfico exacto, y su pintura de mar y atardeceres fueron sobre Costa Azul o Malvín, encontramos una locación idéntica a una pintura suya que se llama Las bañistas. Era un conjunto de rocas en una bahía casi a la misma escala y no lo podíamos creer. Es como si lo hubiéramos hecho en un set de Hollywood o algo así. 

¿Qué otros grandes veranos del cine guardan en su memoria?

GG: Se me ocurre decirte, y porque la volví a ver hace poco, Muerte en Venecia. Tiene que ver con la película que todavía no filmamos, que es Historia de Primavera, porque tenemos la intención de filmarla en Venecia. Pero recién estamos escribiendo el guion. 

IR:  A mí se me viene a la mente Ana y los otros, de Celina Murga, que tiene paisajes más de río o de ciudad del litoral. Después otra película de verano que sucede en una ciudad, tiene escenas en pequeños ríos y que se llama La virgen de Agosto, de Jonás Trueba.

GG: Esa la vimos juntas en el último Festival de Cinemateca.

IR: Es la hermana española de Historias de verano. También recuerdo mucho Lucía y el sexo, con muchas escenas de mar, de playa, una película muy sensorial. 

GG: Yo siento que me influye mucho Marguerite Duras y su literatura, porque ella escribe mucho sobre el verano y las playas. Es una gran influencia. ¿Pero te digo la verdad? Al final si pienso en cine y verano siempre aparece Rohmer. Es el maestro. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...