Espectáculos y Cultura > NUEVA SERIE

Homecoming, el gran debut de Julia Roberts en un protagónico televisivo

La última producción de Amazon Prime Video es un thriller psicológico que se basa en un podcast de ficción

Tiempo de lectura: -'

25 de diciembre de 2018 a las 05:00

Suena el tema principal de Vestida para matar (Brian De Palma, 1980). Créditos de inicio sobre placa negra. La primera imagen es una piña. La cámara se aleja y vemos un pez naranja que nada rápidamente por delante de la palmera. Otro pez se cruza. Homecoming. El título escrito grande que abarca toda la pantalla indica que empezó la nueva serie dirigida por Sam Esmail (Mr. Robot).

Misterio. Todo está teñido de misterio. Y así se mantendrá hasta el final planteando muchas preguntas a un espectador que tendrá que estar atento a cada detalle.

El plano se abre y revela una pecera. El paneo sigue hacia un escritorio. Allí está ella Heidi Bergman. Sonriente, ansiosa, nerviosa. Acomoda la lapicera. Está lista.

Llaman a la puerta. Él es Walter Cruz. Ese es su primer encuentro. Todo es cordial, calmo y armonioso. Comienza una charla amena, trivial. Para los dos es el comienzo de una nueva etapa.

Heidi es una terapeuta que da sus primeros pasos como profesional en el Centro de Apoyo Transicional Homecoming, el programa social del gobierno que acoge a soldados de guerra y les brinda atención psicológica con el fin de tratar los trastornos de estrés postraumático. De esa manera buscan, y prometen, que su transición a la vida civil sea más natural.

Walter es uno de los soldados que, por voluntad propia, se sumó al programa.

De la sesión la narración pasa a las afueras del centro. Continua la música calma. Aparece un pelícano, que luego será protagonista de una escena crucial. Y en medio de tanta tranquilidad y reposo irrumpe un sonido discordante, molesto.

El aspect radio (la proporción de la pantalla) cambia. La imagen ahora es vertical y se ubica en una modesta cafetería en un puerto. Aparece Heidi, con otro peinado; es una de las camareras.

Un empleado del Departamento de Defensa la sorprende. Llega para cuestionarla por una investigación debida a una queja sobre el programa. Heidi confusa y nerviosa afirma no recordar mucho. Pero la visita la deja inquieta y pensativa.

¿Heidi ahora es moza?, ¿o lo era antes?, ¿qué pasó con el Centro?, ¿dónde está Walter Cruz?

Muchas preguntas. Dos líneas temporales. Las pistas se va mostrando poco a poco, cada tiempo ayuda, entonces, a destramar misterios. En este thriller conspirativo el pasado cuenta cómo se desarrollaba el programa, el futuro va descubriendo los verdaderos objetivos. En los 10 capítulos, de apenas 30 minutos, se revelará la verdadera misión de Heidi y cuál es el propósito de Homecoming.

Un gran salto, del podcast a la serie televisiva

Era dorada –o no– la televisión de hoy brinda oportunidades para desarrollar papeles más interesantes y apuesta a formatos más originales y jugados. Después de que tantas estrellas de la industria del cine saltaran a la pantalla chica (Amy Adams en Sharp Objects; Nicole Kidman y Reese Witherspoon en Big Little Lies; Penélope Cruz en American Crime Story), faltaba que la sonrisa de Hollywood diera ese paso. De todos modos no hay que olvidar que Julia Roberts ha tenido algunas participaciones en la pantalla pequeña como la recordada aparición en Friends y su rol en la tv movie The Normal Heart, Pero Heidi Bergman es su debut protagónico. Y para no ser menos también se puso detrás de cámara como productora ejecutiva.

¿Qué fue lo que la hizo aceptar el proyecto? El hombre detrás de cámara. “Sam supo qué decirme sobre el proyecto y acepté. Conectamos desde el principio de este proyecto; pensamos en cómo desarrollarlo, el estilo y tenemos gustos similares en cuanto a películas. Nos gusta mucho el concepto y estilo de producción de los '70, y el estilo de suspenso fue lo que me llamó la atención”, dijo Roberts en una entrevista a CNN en Español.

Las expectativas eran altas para el debut de la actriz. No solo es la primera serie que protagoniza Roberts, además es la segunda propuesta de Sam Esmail y es el primer podcast –la realización homónima de  Eli Horowitz y Micah Bloomberg (Gimlet Media)– que se adapta a un formato audiovisual. 

¿El éxito? El sello de Esmail se dibuja en cada detalle; en la fotografía, la música, los créditos. Y Roberts, claro. 

Esmail pone toda la carne al asador. Se vibra paranoia inquietante gracias a los juegos de los zooms, los paneos, los planos secuencia, los encuadres simétricos y la pantalla partida. Los grandes planos están a merced de la intriga que se gesta desde el inicio.

Le agrega grandes créditos que cubren toda la pantalla y elige cuidadosamente la música (composiciones clásicas, bandas sonoras de películas de suspenso muy populares) para terminar de crear una atmósfera claustrofóbica. Ese mismo sentimiento de encierro es el que viven los soldados en el centro y Heidi en el futuro, cuando es notificada por la investigación y comprende que sus memoria tiene algunos agujeros.

Los amantes del cine de la década de 1970 verán grandes referencias a los thrillers de esa época y muchas referencias estéticas al padre del cine de suspenso: Alfred Hitchcock.

Homecoming es, entonces, la justa y perfecta mezcla del cine clásico con el moderno. Desde el comienzo demuestra que es una producción distinta para estos tiempos de tantas series. Otro de los fuertes de Homecoming es su variado elenco. Además de Julia Roberts, en este papel más oscuro, la producción no escatimó en grandes actores que se roban escenas. Se destacan el siempre bien parado Bobby Cannavale, en el papel de Colin Belfast, su jefe directo; Sissi Spacek, que interpreta a su madre; el joven Stephan James como Walter Cruz, (que protagonizará If Beale Street Could Talk, la nueva película de Barry Jenkins) y Shea Whigham como Thomas Carrasco, el investigador.

Cada uno de ellos aporta algo distinto: paranoia, inocencia, crueldad, perseverancia. Todos construyen estos personajes con mucha naturalidad y esto se refleja en los diálogos que son una parte primordial del relato. A su vez, se le presta mucha atención a los silencios y los sonidos que ayudan a construir esta ambiente abrumador que inquieta tanto al espectador.  

El formato es todo

Esmail ambienta la serie en dos líneas de tiempo diferentes: 2018 y 2022. Gracias al formato de pantalla el espectador se podrá dar cuenta en qué año se sitúa la acción. Para el 2018 eligió el formato estándar actual que es 16:9, la imagen ocupa toda la pantalla. Mientras que para retratar el año 2022 prefirió encuadrar en un formato vertical. Sin embargo, nada se pierde en la imagen. Está todo simétricamente pensado, lo que le aporta una magia particular y la adicción de querer ver otro capítulo y otro y otro más.

Misteriosa, paranoica, hitchcockiana. Tensa. Así es Homecoming, el nuevo thriller psicológico que demuestra que no importa que todas las historias estén contadas, sino cómo se narran.

 Guiños para curiosos
- Julia Roberts y Dermot Mulroney, aquí pareja romántica, vuelven a compartir pantalla. Los actores protagonizaron la famosa comedia La boda de mi mejor amigo en 1997.
- El pelícano que se utilizó para una escena de dos minutos tuvo un costo de 25.000 dólares.
- La canción Carrie –compuesta para la película homónima de suspenso– se escucha en el capítulo 4, Redwood. Curiosamente Sissy Spacek, madre de Heidi, es la protagonista de Carrie.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...