Cargando...

Agro > SEQUÍA

Incendios destruyen cultivos y maquinaria en varios campos de Soriano

Los agricultores batallan con otro enemigo que les trajo el déficit hídrico: varios incendios en chacras entre lunes y martes

Tiempo de lectura: -'

25 de noviembre de 2020 a las 05:03

A las adversidades productivas derivadas del déficit hídrico acumulado en distintas zonas del país, entre lunes y martes y en varias chacras de Soriano se sumó la ocurrencia de varios incendios en campos, con pérdidas de cultivos prontos para cosechar y otros recién instalados, pero también de maquinaria.

Esos incendios, algunos sobre un área chica, pero otros extendidos en decenas de hectáreas, suceden en un sitio del territorio nacional caracterizado por la alta calidad de los suelos y, por ende, por un uso agrícola muy intensivo.

“Lamentablemente está todo extremadamente seco, hay apenas un 30% de humedad en el ambiente y para peor hay mucho viento, es el combo ideal para que aparezcan incendios que pueden darse capaz por alguna negligencia, pero que se dan sobre todo por fatalidades”, explicó Jorge Andrés Rodríguez, presidente de la Asociación Rural de Soriano (ARS).

Roberto Verdera, gerente general de la cooperativa mercederia Calmer, añadió que “está todo tan seco” que alcanza con que un neumático pellizque una piedra, que la piedra pegue en el hierro caliente de una cosechadora o un tractor y que salte una chispa.

Rodríguez añadió que en los campos hay “un verdadero colchón de pasto seco acumulado”, por lo cual cualquier chispa es suficiente para desencadenar el fuego sin que haya tiempo de evitarlo, te diste vuelta y está todo prendido”.

Según informaciones de distintos productores, este lunes hubo un incendio en un campo lindero a la ruta 21, a 12 kms de Mercedes, que fue controlado, pero se reavivó este martes. Otros ocurrieron en los parajes El Renuevo, El Correntino y San Dios de Mercedes. Y se teme que hayan existido varios más.

Se han dado casos de incendios que han destruido herramientas, otros que ocurrieron en campos ya cosechados por lo que el daño es menor y hubo casos en el que había plantas con granos por recoger, algo habitual sobre fines de noviembre, cuando la cosecha de cultivos cerealeros, trigos y cebadas está en pleno desarrollo.

Alejandro González, uno de los productores afectados, contó que en donde trabaja, a la altura del km 343 de la ruta 21, soportó un incendio la semana pasada, cuando un tractor y una enfardadora de un vecino se prendieron fuego y el fuego se extendió a un campo en el que tenía trigo por cosechar. Posteriormente, este lunes y este martes, otro incendio se originó en una sembradora que se quemó y el fuego avanzó a un área de rastrojo donde en buena parte ya había instalado soja. El único costado positivo es que González posee seguro contra incendios.

"Ahora mismo (al cierre del martes) hay bomberos trabajando y los propios productores estamos usando tractores y excéntricas para ayudar a que no se extienda el fuego", informó González.

Verdera señaló que cuando están las condiciones de temperatura, humedad y viento actuales, suele suceder que haya incendios agrícolas, por lo cual es lo más habitual que los  productores dispongan de seguros, aunque no deja de ser un contratiempo, más allá de los riesgos que implica manejar un incendio.

Hay tractores y tolvas que valen decenas de miles de dólares, lo mismo pasa con vehículos y hay cosechadoras que tienen un costo de varios cientos de miles de dólares. En el caso de los cultivos, la referencia a considerar es que una hectárea puede dar en promedio este año cerca de 4.000 kilos de trigo o cebada y que la tonelada tiene hoy un precio superior a los US$ 200.

Rodríguez instó a los agricultores, especialmente a quienes están manejando cosechadoras, tractores y camiones en los campos, a estar muy atentos en todo momento, mirando permanentemente hacia cada costado de las cabinas.

En otro orden, cuando suceden incendios en ámbitos rurales, no es sencillo que la solución llegue desde las ciudades, donde suele estar la infraestructura más relevante en manos de los bomberos, pero igual se procura. Lo más habitual es que haya una búsqueda propia de la solución, normalmente con auxilio de los vecinos que acuden en solidaridad y para evitar que el incendio se extienda hacia sus predios, utilizándose reservas propias de agua e incluso a la maquinaria para construir cortafuegos y evitar la propagación.

Ayuda desde el aire

Nestor Santos, director de Progreso Aeroservicios e integrante de la Asociación Nacional de Empresas Privadas Aeroagrícolas (Anepa), comentó que apenas se recibe información de un incendio se disparan los contactos entre aeroaplicadores de modo de llegar con la asistencia a los productores que suelen contratar sus servicios.

Las unidades pueden, según el modelo, cargar de 600 a 1.500 litros de agua y distribuirla sobre los focos, pero también son útiles los pilotos para observar la adversidad desde el aire e informar.

La existencia de bases aéreas en todo el territorio es una gran ventaja, señaló Santos, por lo que se puede llegar con la ayuda rápidamente. Otro beneficio, dijo, son los cursos que se brindan sobre cómo proceder cuando hay incendios, y no solo con el foco puesto en la forestación, que es un sector altamente demandante de servicios aéreos.

Juan Chalkling, integrante de Anepa, este martes realizó salidas en las que en otro sector del litoral, en Paysandú, observó cuatro incendios originados la mayoría en áreas agrícolas, pero muy próximas a explotaciones forestales.

“Las condiciones son muy complicadas, hay 40°C de temperatura, hay rachas de viento del norte de hasta 50 km/h y eso incrementa los riesgos”, advirtió.

Esos incendios próximos a predios forestados estaban en desarrollo, con mucha gente trabajando para evitar la propagación y extinguirlos ya sobre el atardecer de este martes.

A la espera de las lluvias

En el sector productivo celebran que haya pronósticos de lluvias para este miércoles, precipitaciones que son muy esperadas no solo para ponerle un freno a los incendios, sobre todo para poder contar con un nivel de humedad al menos mínimo en el suelo y reanudar las labores de siembra de soja y para que los maíces ya instalados se desarrollen de buen modo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...