Economía y Empresas > CONSUMO

Inflación se moderó pero todavía no incorporó suba reciente del dólar

Las perspectivas de los agentes ubican la suba de precios por arriba del 8% para fines de año

Tiempo de lectura: -'

06 de septiembre de 2018 a las 05:04

La inflación se moderó levemente en agosto e interrumpió una racha de tres meses consecutivos de escalada que la alejaron del rango meta, aunque todavía no incorpora la fuerte suba del dólar de los últimos días. La negociación salarial de importantes sectores de actividad se da en un momento en el que los analistas prevén que la inflación se mantenga por encima del rango meta al menos por los próximos 24 meses y las autoridades intentan frenar el efecto de la crisis argentina sobre el mercado cambiario local.

Los datos difundidos este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que los precios al consumo subieron 0,7% durante el último mes y la inflación interanual se ubicó en 8,3%. De esa manera, el indicador se redujo una décima de punto respecto al dato de los 12 meses cerrados en julio.

 

Se trata del cuarto mes consecutivo en el cual la inflación se encuentra por fuera del rango objetivo trazado por las autoridades, de entre 3% y 7% anual. En abril de este año, el ritmo de aumento de los precios era de 6,5% interanual.

El dato coincide con lo previsto por el grueso de los analistas privados. La Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador en su edición de agosto anticipaba una inflación interanual de 8,3% en el mes en curso, de acuerdo a la mediana de las respuestas recogidas.

El dólar y la inflación

El dólar subió de manera significativa a lo largo del mes de agosto. Al cierre de julio se transaba a $ 30,5 y el 31 de agosto se intercambió a $ 32,3 en el promedio de las operaciones interbancarias.

Sin embargo, cuando se considera el promedio mensual de las operaciones a lo largo del mes, la variación cambiaria no fue significativa: el aumento fue de apenas 0,6%. Esto se debió a que el grueso de la devaluación de la moneda uruguaya se diera en la última semana del mes.

Es por eso que el dato de inflación de agosto no incorpora por completo el salto del tipo de cambio a raíz de la crisis argentina.

 

En el promedio de agosto el dólar se encontraba 9,2% por encima de igual mes del año pasado, con un ritmo de aumento similar al que mostraba en julio (8,7%). Pero ese escenario es difícil que se mantenga de aquí en más. Si el tipo de cambio mantuviera en el promedio de setiembre su cotización actual ($ 32,8), estaría 13,2% por encima de igual mes del año pasado, con un impacto significativo sobre la inflación.

Esa es una de las razones por las cuales los analistas privados anticipan que el ritmo de aumento de los precios se mantendrá por encima del 8% hasta el cierre del año. La mediana de expertos que contestaron el sondeo de agosto, anticipan para fin de año una inflación de 8,4%.

Esa proyección viene en aumento en los últimos meses, de la mano de una previsión cada vez mayor de tipo de cambio para fin de año. Cuando en abril, la mediana de los expertos preveían un dólar a $ 30 al cierre de 2018, la inflación esperada era de 7%. En el sondeo de agosto, la previsión cambiaria era de $ 33.

Es posible que las previsiones de inflación sigan corrigiéndose al alza en la medida en que el sondeo entre expertos realizado en agosto –entre el 28 y el 31 de ese mes– recoge solo una parte de la corrida cambiaria argentina y su efecto en Uruguay.

Detrás de la inflación

En los 12 meses finalizados en agosto, los productos de la canasta de consumo afectados por el tipo de cambio no son los que más están subiendo de precio. Estos bienes y servicios se denominan transables. Son aquellos que compiten con mercadería importada o que al exportarse, fijan sus precios en el mercado internacional.

El componente transable de la canasta de consumo se encareció a una tasa de 6,9% interanual, por debajo del 8,3% de la canasta en su conjunto.

Tampoco los bienes no transables –aquellos que se producen en Uruguay y se consumen en el mercado local sin competencia con productos extranjeros– están impulsando la suba de precios. De hecho, suben a una tasa estable en los últimos meses de 7,6% interanual.

La gran diferencia está en los alimentos sin procesar –frutas, verduras y carnes– y en los servicios públicos. Desde abril, el primero de esos componentes pasó de subir a una tasa interanual de 8% a 14,6% en la última medición, y los precios administrados pasaron de subir 5,7% a 7,8%.

 

Comentarios