Opinión > ANÁLISIS/ CLAUDIO ROMANOFF

Injusto para la Justicia

Error de los políticos carga a los jueces con la decisión sobre procesados por lavado

Tiempo de lectura: -'

31 de marzo de 2018 a las 05:00

La Justicia es el poder más poderoso del Estado. Es el único que puede privar de libertad a una persona. Pero además de encargarse de castigar el delito y dilucidar disputas civiles, hace rato que carga con problemas propios y ajenos. El Poder Ejecutivo y el Parlamento pusieron ahora sobre las espaldas del Poder Judicial un fardo más pesado que uno redondo de 450 kilos.

Los jueces, al igual que fiscales y Policías, están bajo de los reflectores debido a los desajustes de un nuevo código de proceso penal que, como resultado de su aplicación, bajo notablemente el número de procesamientos. En medio de un pico de violencia por horrendos ajustes de cuentas y femicidios, la Justicia recién se recupera de los conflictos de una ley votada en el período pasado que, inadvertidamente, enganchó los salarios de funcionarios y jerarcas judiciales al de los ministros de gobierno.

Ahora es una palabrita la que armó un gran lío. En la recientemente aprobada ley antilavado, se derogaron los delitos vinculados al lavado de activos y se crearon los mismos delitos con el mismo texto. Pero derogación significa la extinción de los delitos anteriores a la nueva ley, según el argumento del abogado defensor Andrés Ojeda, quien hizo estallar la bomba en el informativo de VTV. Para el jurista, luego acompañado en su argumentación por el Constitucionalista Martín Risso y alguno más que se va sumando, esa derogación no tiene solución. A su entender, cualquier interpretación es igual que intentar resucitar a un muerto. Y el efecto de la interpretación Ojeda es tremendo: caen los procesamientos, la posibilidad de extradición y las incautaciones para los procesados por delitos de lavado de activos.

El abogado Gustavo Salle, apeló una sentencia de procesamiento de uno de sus clientes bajo la misma argumentación pero la jueza y la fiscal del caso, Beatriz Larrieu y Luis Pacheco respectivamente, opinaron que lo que vale es la intención de los legisladores, más que el sentido literal de la palabra derogación.


Desde el Parlamento que antes se había comido el aumento a los judiciales y aparentemente también el derógase que se comió el Poder Ejecutivo y los consultores académicos, ahora surge la idea de una ley interpretativa. Ojeda, orgulloso en su papel de abogado defensor, dice que no hay caso, ni solución. Para él, un desconocimiento de la derogación abre el paso a recursos en la OEA para obligar el cumplimiento de la ley.

En tren de ocultar o minimizar el error y tratar de corregir una situación absurda, algunos legisladores manifestaron que poner el foco en el derógase significa una apelación a la chicana y al vericueto jurídico para liberar procesados. Pero miren lo que dice el ministro y ex presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak: "Es pacíficamente aceptado que la derogación de cualquier figura delictiva tiene efectos retroactivos".

¿Hay que liberar a los procesados y devolver los bienes o apelar a la intención de los gobernantes, legisladores, técnicos y académicos que le erraron con el derógase para evitar un efecto tan grave como insólito? ¿Qué dirán las organizaciones mundiales que luchan contra el lavado de activos si por una palabrita todos quedan libres? ¿Y si no se cumple a rajatabla, intervendrá la OEA para cuestionar la aplicación de la ley?

Además de los casos que involucran a políticos, la Justicia tiene en sus manos una decisión muy difícil, pasible de ser mirada desde sus consecuencias o desde la fría letra de la ley: derógase.
Eso sí, parece muy injusto que el poder político le cargue a la Justicia el fardo de lidiar con sus errores.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...