Nacional > Decreto

Instalarán sistema para entintar billetes de cajeros explotados

También se buscará inutilizar el dinero que sea robado de las remesas

Tiempo de lectura: -'

18 de enero de 2018 a las 05:00

La ronda de consultas en el gobierno llegó a su fin y el Poder Ejecutivo ya tiene pronto un decreto que buscará terminar con la práctica delictiva aplicada desde fines de octubre del año pasado y que consiste en la explosión de los cajeros automáticos mediante la utilización de gas para el robo del dinero que almacenan en su interior.

El decreto, que firmó este miércoles el ministro interino del Interior, Jorge Vázquez, exhortará a las empresas a instalar un sistema de seguridad para todos sus puntos de extracción monetaria que consistirá en la "destrucción", a través del entintado, de los billetes una vez que sea detectada la detonación, informó el secretario de Estado a El Observador. "La tecnología ya está en el país y el Banco Central está dispuesto a reponer los billetes destruidos", dijo Vázquez. La inversión, agregó, correrá por parte de los bancos.

Desde que esa modalidad sorprendió a la Policía en noviembre, registrándose hasta cinco asaltos en una sola semana, representantes de los ministerios de Economía y Finanzas, del Interior, además del BCU y de la banca privada, comenzaron a reunirse periódicamente para evaluar la viabilidad de instalar en Uruguay una tecnología que ha dado éxito en España y en Paraguay, entre otros países. "Ni bien nos enteramos del problema comenzamos a buscar información", contó Vázquez.

En el caso paraguayo esta solución resultó infalible: desde que los cajeros cuentan con este sistema a comienzos de 2015, los robos se redujeron a cero. Y cuando todavía sucedían, las autoridades alertaban a la sociedad de que no utilizaran el dinero manchado con tinta, ya que no tenía valor alguno.


El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, ya se había referido a esta posibilidad en noviembre cuando la definió como la más efectiva para combatir un delito sobre el cual no se tenía ningún conocimiento.
La técnica que siempre habían usado los delincuentes para estos robos era mucho más primaria: una linga que, conectada a un vehículo, arrancaba la caja fuerte de los cajeros.
El gobierno no solo se atenderá la situación los cajeros automáticos, indicó Vázquez, sino que en el decreto la reglamentación abarcará también a "las remesas" que se transportan entre las instituciones bancarias y los puntos de extracción. En este caso, los sacos con dinero tendrán un depósito de tinta que se activará frente a movimientos bruscos.
"La idea es que este sistema se implemente en forma simultánea en ambas áreas", aseguró.
Antes de que el gobierno tomara esta determinación, Banred adoptó sus propias medidas de seguridad. Es así que resolvió el cierre en las noches de 20 de sus puntos de extracción considerados más "críticos", sopesando la cantidad de dinero que se retiraba allí y la frecuencia con la que eran vandalizados.
Como los asaltos continuaron, instaló en 100 de sus cajeros un sistema de detección del gas que alertaba a la policía pero no fue exitoso: el cajero de Malvín asaltado este domingo con gas y encendido a distancia por una batería de auto, contaba con esa defensa.

Comentarios