Economía y Empresas > INICIATIVA POLÉMICA

Inundar 10 mil hectáreas en Bonete generará ahorro por US$ 205 millones, según UTE

La indemnización a los productores afectados costará unos US$ 46 millones; técnicos del ente justificaron inversión para tener mayor respaldo de agua antes que importar petróleo

Tiempo de lectura: -'

04 de diciembre de 2018 a las 17:30

Con el objetivo de evacuar dudas sobre la decisión que tomó UTE de elevar la cota del lago de Rincón del Bonete de 80 a 81 metros, tres jerarcas del ente energético informaron este martes a la prensa sobre los detalles técnicos y legales del proyecto. Hubo algunos chisporroteos con productores y ambientalistas, pero no pasó a mayores.

De la conferencia participaron el jefe de jurídica del ente José Alem, el gerente del área de Generación, Daniel Larrosa, y el gerente de la división Planificación, Jorge Cabrera.

Alem indicó que contar con una mayor disponibilidad de almacenamiento en la primera presa que tiene UTE sobre el Río Negro -aguas abajo están Baygorria y Palmar- le permitirá el ante generar un ahorro promedio de unos US$ 205 millones en un plazo de 20 años. Esta proyección tiene un piso de US$ 175 millones y no contempla las probables ganancias potenciales que podría generar una mayor volumen de exportación de energía a los países de la región. “Es un cálculo conservador”, aseguró Cabrera.

Larrosa, en tanto, comentó que esta ampliación del lago no implica que UTE vaya a elevar su potencia de generación eléctrica en este lago que actualmente es de 152 MegaWattios (MW). Por ese motivo y por no cambiar el “combustible” (por el agua), es que no se requiere tramitar un nuevo permiso ambiental ante la Dinama.

Para elevar la cota máxima de este embalse en 1 metro será necesario inundar unas 10 mil hectáreas. Los predios involucrados son 750 padrones ubicados a ambos márgenes del Río Negro en los departamentos de Durazno y Tacuarembó. El promedio de afectación por propietario es del 6%, con un mínimo del 0,4% y un techo del 19%.

El jefe de jurídica recordó que ente tiene la potestad por una ley de 1934 de elevar hasta 6 metros la cota de Rincón del Bonete (hasta los 86 metros), pero que ahora se había considerado que no era necesario ampliar la mismo. Admitió que el proceso de expropiación de esas 10 mil ha afecta el derecho a la propiedad de algunas personas, pero que prima el interés general como su justificación jurídica.

En un principio, Alem manejó un costo estimado de las expropiaciones por unos US$ 40 millones, pero luego amplió esa cifra a un techo de US$ 46 millones contemplando otros costos el nuevo fraccionamiento de los predios afectados por la ampliación del lago.

El funcionario se mostró optimista con llegar a un acuerdo en la compensación económica que recibirán los propietarios afectados, en virtud de la experiencia que tuvo la empresa con este tipo de arreglos en el pasado y la respuesta positiva que han obtenido hasta el momento de unos 200 padrones. Más del 90% de los dueños de los campos aceptaron que ingresen los agrimensores a sus predios para cuantificar exactamente al porcentaje de su explotación que será inundada con la ampliación del lago.

En caso que no existe un acuerdo mutuo, UTE lleva el caso a un juez que se encarga de dirimir el valor de la compensación que deberá pagar el ente energético, como ocurre con cualquier expropiación.

La justificación

Los técnicos del ente energético se encargaron de explicar que el cambio de la matriz energética de los últimos años con la irrupción masiva de las renovables (eólica en su mayoría) le permitieron al país dejar atrás la época de restricciones o cortes organizados por la fuerte dependencia del petróleo o el clima cuando se producen sequías severas.

“Acá hubo un terremoto y el sistema es totalmente diferente”, dijo Gabrera, en referencia el boom de los 1.500 MW de eólica que se instalaron en el país en un lapso de tres años.

Cabrera explicó que elevar la cota de Bonete en 1 metro permitirá reducir los costos de generación de energía eléctrica y generar una creciente complementariedad entre las distintas fuentes de generación. “Es una especie de matrimonio entre las energías renovables no tradicionales (eólica, biomasa y solar) con la las tradicionales (la hidráulica)”, apuntó. Esto porque la ampliación de la cota de Bonete permitirá una menor utilización de ese embalse durante los meses de invierno y primavera y un mayor uso durante el verano, que es cuando se reduce la participación de la eólica en el sistema. El hecho de que UTE puede acumular más agua en el lago de Bonete equivale a contar con un depósito menos de petróleo para generar energía con su parque térmico, ejemplificó Alem. 

La playa de Polanco y UPM

Durante la conferencia hubo preguntas de productores y ambientalistas. Algunos dejaron entrever que este proyecto estaba atado a los requerimientos del caudal mínimo (de 65 metros cúbicos por segundo) del Río Negro que demandará la posible segunda pastera de UPM en Paso de los Tores. Sin embargo, Alem descartó ese condicionamiento y recordó que el ente energético tomó esta decisión en 2016, antes que se hiciera oficial el proyecto de UPM.

También hubo algunos que alertaron por el impacto turístico en la zona de San Gregorio de Polanco porque iba a perder sus playas con la inundación del lago. Los técnicos de UTE admitieron que durante la primavera seguramente la zona de playa no esté disponible, pero sí en verano que es cuando está previsto que el lago baje su caudal.

También se le consultó a los técnicos de UTE cuando ese beneficio de más de US$ 200 millones se iba a ver reflejado en las tarifas de los consumidores, pero respondieron que su tarea es la de optimizar los costos de generación y asegurar el suministro y que las tarifas las fija el Poder Ejecutivo de turno.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...