Cargando...

Economía y Empresas > CUIDADO DEL MEDIOAMBIENTE

Inversores lamentan que Uruguay demore emisión de bonos ambientales

Informe sostiene que la lentitud de los factores de la oferta es la razón por la que los países de América Latina van a la zaga de otros mercados en cuanto a la financiación de sus compromisos de descarbonización

Tiempo de lectura: -'

24 de febrero de 2022 a las 05:02

Los inversores internacionales están dispuestos a financiar la inversión en descarbonización que deben realizar el gobierno uruguayo y las empresas del sector privado para que el país alcance la meta de ser neutral en sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) para 2030. Sin embargo, estas entidades están siendo lentas en desarrollar los planes de inversión necesarios.

Esta es una de las principales conclusiones de un informe de Janus Henderson, que analiza el tamaño total del mercado mundial de 1 billón de dólares en emisiones climáticas, incluidos los bonos verdes y los instrumentos sostenibles.

Las conclusiones sugieren que la lentitud de los factores de la oferta es la razón por la que los países de América Latina van a la zaga de otros mercados en cuanto a la financiación de sus compromisos de descarbonización de la COP26. Solo US$ 45.000 millones del billón de dólares de emisiones de los mercados internacionales de capital de deuda han procedido de América Latina, y concretamente se componen de US$ 26.000 millones en bonos verdes, US$ 17.000 millones en financiación de las energías renovables y el clima y US$ 2.800 millones en bonos de sostenibilidad.

"Las limitadas ambiciones políticas y la falta de financiación del sector privado han frenado un progreso más rápido de la descarbonización en América Latina", afirmó Jennifer James, gestora de la cartera de deuda de mercados emergentes de Janus Henderson.

"La cuestión no es la demanda, sino la oferta: hay pocos países latinoamericanos que hayan emitido cantidades significativas de deuda sostenible en moneda fuerte. Quizás sea sorprendente que Uruguay, que tiene una reputación bien ganada por su sofisticada estrategia de deuda pública, todavía no haya emitido un bono verde o SLB en los mercados internacionales".

El informe indica que mientras que Uruguay aún no ha lanzado un bono climático inaugural en los mercados internacionales, otros países han comenzado a dar pasos tentativos: Chile es el mayor emisor de bonos climáticos de la región —con una emisión total de US$ 9.000 millones—, que sigue siendo una cantidad baja dada la magnitud de sus necesidades de financiación verde. Brasil es el segundo mayor emisor de bonos climáticos de la región, con US$ 8.700 millones en circulación.

Sin embargo, el informe también muestra que la región es un valor atípico positivo en otras cuestiones relacionadas con el clima cero. La región cuenta con un importante porcentaje de energía renovable en el consumo total de energía final en varios países grandes y muy poblados, impulsado principalmente por la generación de electricidad mediante energía hidráulica.

La red energética uruguaya está compuesta por una gran cantidad de energía hidroeléctrica y tiene una de las proporciones más altas de energía limpia del mundo, con un 60,7%, y se están llevando a cabo proyectos de energía solar y eólica para complementar la fuerte base hidroeléctrica del país.

Paul LaCoursiere, director global de inversiones ESG de Janus Henderson, afirmó que los inversores internacionales están dispuestos a invertir en este tipo de proyectos de nuevas energías para aumentar aún más esa proporción:  "La ‘bancabilidad’ de los proyectos es una cuestión que debe abordarse y, aunque hay varios proyectos a gran escala en marcha en países como Chile y Colombia, el conjunto de proyectos invertibles sigue siendo limitado por ahora en relación con otras regiones del mundo, especialmente en Asia."

LaCoursiere añadió que los gobiernos nacionales tienen la responsabilidad de emitir nuevos bonos verdes y de sostenibilidad, crear nuevos índices de referencia y permitir que las emisiones de las empresas vengan detrás y aprovechen las nuevas bolsas de liquidez de los inversores que ahora están disponibles para los productos de renta fija relacionados con ESG.

"Cuando se trata de financiar las iniciativas de descarbonización, creemos que los soberanos tienen un gran papel que desempeñar; los países pueden obtener deuda a niveles más bajos y ayudar a establecer un tipo de referencia para otras entidades", afirma LaCoursiere.

Agrega también que el aumento de los costos que puede conllevar la innovación en la renta fija -como la prima de transacción (o "greenium") y los costos adicionales de cumplimiento al informar sobre el progreso respecto a cualquier objetivo incluido en los convenios de un bono- puede hacer que los potenciales emisores del sector privado se muestren reticentes a ser los primeros en emitir dichos bonos. Por lo tanto, las entidades soberanas o cuasi-soberanas deben desempeñar el papel vital de crear plantillas de mercado y educar a los inversores y emisores por igual.

"En algunos casos, los líderes de pérdidas pueden necesitar ser introducidos primero para ayudar a 'abrir el camino' en iniciativas clave que son verdaderamente innovadoras", dice LaCoursiere. "En esta fase inicial, creemos que la renta fija puede tener un papel limitado en la financiación de la innovación, pero cuando las tecnologías y los esfuerzos locales estén más avanzados, la renta fija puede ciertamente salvar la brecha de financiación”, suma. 

LaCoursiere sostiene que una mejor coordinación de las políticas reguladoras y fiscales nacionales a nivel regional facilita la capacidad de los inversores internacionales para entrar en las obligaciones del mercado local y, por tanto, aumentaría la liquidez de estas transacciones.

En qué está Uruguay

El ministro de Ambiente, Adrián Peña, informó que Uruguay está próximo a emitir un “bono sostenible” de deuda pública por aproximadamente US$ 1.000 millones, que tendrá una tasa de interés acorde al cumplimiento de metas ambientales que tenga el país para 2025.

En declaraciones al programa Quién es Quién de Canal 5 y Diamante FM, Peña indicó que Uruguay está “tratando de posicionarse como líder en temas ambientales” y, en ese sentido, se hará la emisión de deuda “con la tasa de interés atada al cumplimientos de metas ambientales o climáticas que Uruguay ha asumido”. Y agregó: “El cumplimiento de esa meta por parte del país le va a permitir beneficiarse en una mejora en la tasa de interés”. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) ya anunció que tiene en agenda para este año la emisión de una bono sostenible. 

El jerarca remarcó que a Uruguay “si no es el primer país que emite un bono sostenible, va a ser de los primeros en hacerlo”.

Liderar el cambio ambiental y ponerse a la cabeza supone que Uruguay tiene que cumplir. Esto es lo mismo que cumplir con la deuda. Cuando asumimos estos compromisos, el Uruguay tiene que ser el primero de la clase, entonces, estamos yendo por ese camino a demostrar que Uruguay es un país sostenible en cuanto a su producción —base de su economía— y que hay determinados objetivos que se comprometen”, expresó Peña.

Además, puntualizó que las mejoras en la tasa de interés serán beneficiosas para los inversores. “Hay inversiones que están buscando esto y lo van a presionar al gobierno para cumplir”, consideró. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...