Nacional > Narcotráfico

Justicia ratificó imputación del empresario acusado de colaborar con envío de droga a Alemania

Martín Mutio es el único señalado por la fiscalía hasta el momento como responsable del envío de 4,5 toneladas de cocaína a mediados de julio

Tiempo de lectura: -'

04 de noviembre de 2019 a las 16:51

El Tribunal de Apelaciones de 3° Turno ratificó la imputación del empresario Martín Mutio, acusado el 30 de agosto por la fiscal de Estupefacientes Mónica Ferrero de incurrir en un delito de asistencia al narcotráfico, según dijeron a El Observador fuentes del caso.

Mutio –de 32 años y procesado en 2015 por un delito de falsificación de documentos– es el único que ha sido imputado hasta el momento luego de que a mediados de julio fueran incautados en el puerto de Hamburgo (Alemania) 4,5 toneladas de cocaína. Esa droga fue encontrada dentro de un contenedor que había salido de Montevideo el 10 de julio, con soja a granel en su interior.

El empresario –propietario del contenedor– fue conducido a la justicia y enviado a prisión preventiva durante dos meses. Su abogado, Florencio Macedo, había apelado la decisión judicial, y el caso había pasado a segunda instancia, hasta que se conoció el nuevo fallo de este viernes que confirmó el delito que se le imputa a Mutio.

En una audiencia que tuvo lugar el 25 de octubre, Ferrero planteó ante la jueza Beatriz Larrieu que fuera cambiada la tipificación del delito, y que Mutio fuera acusado de coautor de exportación de estupefacientes. Pero la magistrada se negó. La jueza argumentó que el relato de Ferrero no había sido contundente ni presentado "nuevos hechos" que justificaran la acusación de un delito más grave.

“Desde el inicio investigación hasta ahora no se ha avanzado en concretar cómo fue su participación o cómo fue el contacto con los dueños de la droga, sino que la investigación refiere a elementos aledaños”, dijo la magistrada.

Larrieu, además, se opuso en esa audiencia a que Mutio continuara recluido en la cárcel, como solicitó la fiscal, y dictó en cambio que continuara esperando el juicio oral en su casa, bajo régimen de prisión domiciliaria.

De este modo, la jueza dio por bueno el argumento presentado por Macedo, quien aseguró que su cliente se mostró dispuesto a colaborar con la investigación desde el primer día en que se conoció la noticia de la incautación. "Al otro día se presentó en la Aduana a decir que se trataba de su empresa, y entregó toda la documentación", sostuvo Macedo, y agregó que desde entonces su cliente permaneció en Montevideo, hasta que fue detenido a fines de agosto. 

El peso y los indicios

Aunque falta que se recojan testimonios "determinantes" que pueden llevar a que haya nuevos imputados, para Ferrero no hay dudas de que Mutio colaboró a cargar la droga en un silo ubicado en el kilómetro 54 de la ruta 1, en San José. Ante las autoridades aduaneras, Mutio había declarado que todos los contenedores con la soja que iba a ser exportada a Europa serían cargados en un silo ubicado cerca de la ciudad de Cerrillos (Canelones), el 7 de junio. 

Pero por razones que el empresario "no pudo explicar", uno de los contenedores se cargó en un silo ubicado en San José, y un día después.

Mutio reconoció que estuvo en ese lugar el 8 de junio al mediodía, y que presenció, junto al propietario del silo, la carga de soja en el camión. Pero sus instrucciones fueron que la chata del vehículo –donde se colocó el cargamento– no fuera retirada hasta que recibiera la inspección del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, el organismo que también haría la fumigación de la mercadería.

Sin embargo, Mutio fue captado por las cámaras de seguridad del peaje de Santiago Vázquez que ese 8 de junio retornó solo al silo, por la noche. El empresario se retiró en la madrugada, y en su descargo sostuvo ante la Justicia que él había decidido fumigar la soja para tener más garantías, aunque cuando fue interrogado por Ferrero no dio esa versión.

"Interrogado por estos movimientos, éste admitió haber retornado al silo (...) en la tarde-noche del mismo sin precisar para qué, quedando de manifiesto que Mutio fue el único que poseía la disponibilidad sobre el contenedor en el cual luego se incautaron las 4,5 toneladas de cocaína", escribió Ferrero en su pedido de cambio de delito que la jueza Larrieu rechazó el 25 de octubre.

Y a continuación, leyó en esa audiencia uno de los indicios más importantes, dentro de la teoría del caso de la fiscalía, y es "la variación de peso que ha sufrido el contenedor desde su salida del puerto de Montevideo hasta el puerto de Amberes (Bélgica)", que era el destino final del contenedor.

En Uruguay el contenedor cargado pesaba 30.410 kilos. Luego de que la droga fuera extraída por las autoridades alemanas, el peso se redujo a 25.580 kilos, una "cifra similar al peso de la cocaína incautada", sostuvo Ferrero. De esa manera, en su consideración se caía el argumento presentado por Macedo de que la cocaína podía haber sido filtrada en el mar o en algunos de los puertos en los que el trasatlántico se detuvo antes de llegar a Hamburgo.

"Si se considera la hipótesis de una eventual contaminación de la carga con la sustancia estupefaciente en la trayectoria del buque desde Montevideo hasta Hamburgo, al momento en que las autoridades alemanas retiran las 4,5 toneladas de cocaína, el peso del contenedor debería ser similar al peso con que fue embarcado en Uruguay", dijo la fiscal.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...