Cargando...

Opinión > COLUMNA

La balada de Bolt y Tao

Había que usar un vehículo para frenar a Usain Bolt; el chino Song Tao lo sabía y le añadió sigilo y sorpresa para hacerle morder el polvo al jamaiquino en Pekín

Tiempo de lectura: -'

30 de agosto de 2015 a las 05:00

La escena es breve, intensa y muy sorpresiva. Usain Bolt festeja despreocupado después de ganar la carrera, hasta que es embestido por detrás por un camarógrafo montado en un biciclo.

Song Tao logró sus quince minutos de fama gracias a una dosis enorme de premeditación y alevosía. Lo hizo en el mundial de atletismo de Pekín, justo después de que Bolt hubiera ganado su segunda medalla de oro, esta vez en la prueba de los 200 metros.

Lo primero que el camarógrafo aprovechó fue que estaba todo el mundo distraído. Bolt estaba pensando en Río de Janeiro y en la posteridad. El resto de la audiencia, también.

Entonces se acercó en su ridículo artefacto de dos ruedas, perfectamente caracterizado como profesional de la imagen, calculó la curva y la aceleración perfectas y embistió al atleta más prestigioso del mundo, al más rápido de todos los tiempos, a la leyenda viva del atletismo universal.
Song Tao cantó su canción en Pekín y nadie le quitará lo bailado ni la originalidad de la coreografía. La imagen de Bolt con la cabeza en el suelo y las piernas hacia el cielo no la tomó él, pero es todo obra suya.

Para comprender el logro de Tao hay que tener en cuenta la dificultad que entraña bajar al jamaiquino de su pedestal. Bolt es un tipo que fue capaz de festejar su primera medalla de oro olímpica, en la prueba reina del atletismo, los cien metros, ¡durante la propia carrera!

Eso también sucedió en Pekín, en 2008, ante la mirada del mundo y del propio lente de Song Tao, aunque en esa oportunidad todavía no disponía del vehículo adecuado para sus oscuros propósitos.

La marca, 9:69, fue récord olímpico y mundial, y los expertos se han devanado los sesos para calcular cuántas centésimas perdió el jamaiquino por bajar los brazos en el último tramo de la carrera. El corredor superó su propio récord mundial un año después, con 9:58, una marca que permanece.

Bolt siguió de largo y ganó el oro también en los 200, en Pekín. Cuatro años después repitió la doble hazaña en Londres.

Fue en la capital británica donde comenzó, de alguna manera, una competencia distinta. Luego de ganar los 200 metros, Bolt le arrebató la cámara a un fotógrafo y empezó a hacer sus propias tomas. Estuvo durante un buen rato sacando fotos de los fotógrafos y de los medallistas amigos suyos (Jamaica también ganó plata y bronce en la carrera).

Nada cuesta imaginar a Song Tao, siguiendo las imágenes de Londres y preparando la revancha para el Mundial de Pekín. Sabía que para lograr el tacle debía poner en juego todo, incluso su cámara, pero no vaciló.

Desconozco el resultado de la carrera de 4x100, que se disputaba el sábado, en la que Jamaica tenía a un durísimo rival en Estados Unidos, pero todo indicaba que la nación caribeña volvería a triunfar, con Bolt en sus filas, tal como lo hizo en los últimos tres mundiales y los dos últimos juegos olímpicos.
Tao, por lo demás, ya no tiene a su favor el factor sorpresa. Yo creo que habría que organizar –antes de los juegos de Río, el año que viene– una carrera entre Bolt y Tao, en su biciclo ahora famoso. Pero esta vez Bolt debería cargar con la cámara.

Me puedo imaginar a Bolt concentrado, registrando la llegada de Tao a la meta, con los brazos en alto.
Cabe esperar que el jamaiquino se retire después de ganar los 100 y los 200 en Río y se consagre definitivamente como el más veloz de la historia, con un solo tacle recibido en su carrera.

Bolt le ha devuelto la gracia a la prueba reina del atletismo y es el héroe olímpico por excelencia, pero Tao lo superó en osadía y su récord será mucho más difícil de superar que los del jamaiquino.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...