Cargando...
Se cumple medio siglo de algunos de los hechos más sangrientos de la historia reciente.
Fachada de la casa.
Puerta a la casa en la calle Juan Paullier.
Vista a la planta de arriba de la vivienda.
Vista a la planta de arriba de la vivienda.
Claraboya de la casa.
Vista a la planta de arriba de la vivienda.
El patio de la casa.
Acceso al subsuelo de la casa.
Acceso al subsuelo de la casa.
Sala de la guardia.
Sistema de ventilación.
Celda en la que estuvo secuestrado Ulysses Pereira Reverbel, uno de los políticos más cercanos a Jorge Pacheco Areco.
Vista a las celdas.
Vista a una de las celdas.
El baño de las celdas.
Celda en la que estuvo secuestrado Ulysses Pereira Reverbel, uno de los políticos más cercanos a Jorge Pacheco Areco.
Celda en la que estuvo secuestrado el exministro de Ganadería, Carlos Frick Davies.
Un rincón de la celda.
Entrada al túnel.
Entrada al túnel para llegar a la red cloacal.

Nacional > El pasado que vuelve

La Cárcel del Pueblo, la oposición a una “lógica binaria” y el reclamo de una “verdad sin recortes”

La apertura al público de la histórica llega al cumplirse medio siglo de varios de los hechos más sangrientos de la historia reciente

Tiempo de lectura: -'

09 de abril de 2022 a las 05:02

Una casa como hay tantas, en el límite entre Cordón y el Parque Rodó. Tal vez un poco más venida a menos que el resto de la cuadra. Típica de la clase media del Uruguay Batllista, habitada por una familia común y corriente, pero que escondía en secreto la "Cárcel del Pueblo" del Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros (MLN). Al secreto se accedía por el garage, a través de una simulación de una cámara séptica. Luego venía un estrechísimo túnel, en el que una persona adulta no puede permanecer de pie y ni darse vuelta. 

Acceso al subsuelo de la casa.

Desembocaba en una pequeña "sala de guardia", equipada una cama de una plaza y un "retrete". Enseguida, tres "celdas" destinadas a los "presos" del grupo, también con un "retrete" similar. Un espacio sin ninguna ventilación, el que cuesta creer que hayan podido permanecer varios meses captores y secuestrados. La "cárcel" funcionó desde noviembre de 1971 hasta su caída en manos de las Fuerzas Conjuntas, en la madrugada del 27 de mayo de 1972. Otra cámara séptica simulada iba a constituir un túnel de escape, pero no pudo ser concluido. 

Celda en la que estuvo secuestrado Ulysses Pereira Reverbel, uno de los políticos más cercanos a Jorge Pacheco Areco.

Hoy, casi todo permanece incambiado. La vivienda podrá ser visitada los últimos sábados de cada mes, con agenda previa. Así lo decidió el ministro de Defensa, Javier García, previa consulta con el presidente Luis Lacalle Pou. "Estamos hablando de parte de una historia muy trágica para el país, pero es parte de nuestra historia" dijo el jerarca el pasado lunes, cuando informó la decisión al Parlamento de abrirla al público. 

Luego de la caída la casa quedó en poder de las Fuerzas Armadas que, irónicamente, la utilizaron como uno de sus tantos centros de detención y tortura, en particular para las víctimas de la "Operación Morgan", dirigida desde fines de 1975 hacia militantes del Partido Comunista. 

Los propietarios hicieron varios reclamos para recuperar la propiedad pero la Justicia, ya en democracia, confirmó su pertenencia al Ministerio de Defensa. Las actuales autoridades dicen desconocer el uso que tuvo hasta marzo de 2020. 

En noviembre, Defensa había habilitado el ingreso excepcional a los familiares de las dos personas que estuvieron allí secuestradas por el MLN: Ulysses Pereira Reverbel y Carlos Frick Davies. García recordó que fue un acto muy reservado, de "introspección y recogimiento". La decisión de abrir la casa al público, señaló el ministro, responde  a la intención de presentar "la historia sin recortes". 

Celda en la que estuvo secuestrado el exministro de Ganadería, Carlos Frick Davies.

La decisión fue celebrada por Diego Burgueño. Su padre, un civil sin relación con los hechos, murió en el fuego cruzado desatado cuando el MLN intentó tomar la ciudad de Pando en 1969. La intención de Burgueño es que la "Cárcel del Pueblo" sea declarada "museo de la memoria". 

El contexto 

"Ni fu ni fa" respondió por su parte la exsenadora Lucía Topolansky, una de las principales referentes con vida del grupo guerrillero. Consultada por el El Observador, declinó evaluar la decisión del movimiento de mantener retenidas a personas en ese lugar. Además del medio siglo transcurrido, reparó en que hechos como este no pueden analizarse en forma aislada o limitada. Si, en cambio, se lo analiza el contexto histórico, dijo, "tal vez se entienda". 

Topolansky rechazó la "lógica binaria" con la que se se analizan, además, los sucesos relacionados con el pasado reciente. La exsenadora dijo estar dispuesta a una discusión, pero en una esa en que estén sentados todos los actores que participaron en ese proceso. No solo militares y tupamaros. Allí, sostuvo, deberían estar presentes desde los políticos de la época hasta los representantes de los principales grupos económicos. También la Embajada de los Estados Unidos y la CIA. 

En esa línea coincidió el senador Alejandro Sánchez que, pese decir que "no estoy de acuerdo con privar de libertad a las personas", llamó también a analizar las situaciones en su contexto histórico. 

El local se sumará así a otro tristemente célebre centro clandestino de detención, como lo fue el Batallón 13 de Infantería, donde funcionó el "300 Carlos", en el que se permiten las visitas. García señaló por su parte que está a estudio la situación de un apartamento en la zona de Pocitos, que también fue tomado en su momento por las Fuerzas Armadas y que está a la espera de una resolución judicial. 

Una comparación que fue cuestionada por el senador Sánchez. "En el 300 Carlos se torturó sistemática a ciudadanos, hay una enorme diferencia", dijo a El Observador. El legislador criticó que se siga ambientando la lógica de los "dos demonios": que "había unos loquitos tupamaros y otros loquitos militares que se excedieron". Sánchez la considero una "gran mentira histórica". 

Actores externos

La apertura de la "Cárcel del Pueblo" fue celebrada en Cabildo Abierto. El senador Raúl Lozano saludó una decisión que permitirá que los ciudadanos "vean con sus propios ojos" cómo los tupamaros "violaban allí los derechos humanos". Y se produce en un mes en que el se cumplirá medio siglo de una serie de hechos trágicos que definirían el devenir del Uruguay por la siguiente década y media. 

El 15 de abril de 1972  de mayo,  la Asamblea General aprobó con 97 votos en 118 el pedido del gobierno de declarar el Estado de Guerra Interno. El hecho fue recordado esta semana en el Senado por Guido Manini Ríos, en una exposición especial que dio origen a una debate de casi cuatro horas con sus colegas del Frente Amplio.

La intención, dijo, no fue "culpar ni absolver a nadie" sino "contribuir a la pacificación del espíritu de nuestros compatriotas". Allí llamó directamente a tener la "honestidad intelectual" de aceptar los hechos tal como ocurrieron, sin darle un sesgo para favorecer posiciones políticas. "La historia no puede escribirse a pedido, para quienes quieren eternizar la fractura en la sociedad y tener encendido el fuego de lo que ardió hace medio siglo", pidió. Allí se refirió a "actores internos y externos", más allá de los bandos enfrentados, que pretenden seguir "lucrando" con esa división. 

Manini se quejó de que hoy los textos de estudio omitan hablar de todos estos hechos hechos. Insistió en la necesidad de dejar atrás el pasado y en el análisis de la "historia real", desprovista de pasiones, "que no tergiverse los hechos y que no transforme en héroes a los que atentaron contra la democracia". También que honre a "quienes defendieron al país" de esas agresiones. Manini pidió tomar el ejemplo de otro 6 de abril. Ese día de 1872 se firmaba la Paz de Abril, que terminó con una Revolución de las Lanzas que había provocado centenares de muertos y con blancos y colorados acordando la coparticipación. "Los orientales supieron allí dar vuelta la página", destacó. 

Honor y gloria

Los hechos de abril de 1972 también conmueven al Partido Comunista. El sábado 23 ese sector recordará el 50 aniversario del asesinato de ocho militantes a manos de las fuerzas militares. Fue en la entonces Seccional 20. Siete de las víctimas murieron desangradas en el lugar, sin asistencia. El homenaje se realizará en un evento denominado "la vida por el Partido". 

Los ocho militantes asesinados fueron recordados en el Senado este miércoles por Mario Bergara. "Honor y gloria a los mártires de la 20", dijo. 

Mirá la galería de fotografías de la casa y las celdas

https://media.cdnp.elobservador.com.uy/042022/1649432120376/-ine2230-1-jpg..jpg

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...