Cargando...
La inversión en vivienda viene mostrando un fuerte dinamismo este año y está previsto continué en 2022.

Economía y Empresas > motor de la economía

La construcción roza los 52.000 empleos y toca un máximo en seis años

La Cámara de la Construcción tiene la “esperanza” de que el gobierno le imprima más dinamismo a la obra pública para sostener esos niveles de empleo desde 2023

Tiempo de lectura: -'

20 de diciembre de 2021 a las 05:00

La industria de la construcción ha sido uno de los sectores más pujantes de la economía uruguaya este año y ello se ha traducido en mayores niveles de empleo. De acuerdo a los datos del BPS, en setiembre había 51.812 trabajadores dependientes ocupados en forma directa en la construcción, casi 6 mil puestos más que los poco más de 46 mil que había en abril, y un máximo desde noviembre de 2015. 

Una parte importante de ese mayor dinamismo de la ocupación está directamente vinculado al megaproyecto industrial de UPM en Paso de los Toros —en pleno pico de ocupación— y también del Ferrocarril Central. 

El presidente de la Cámara de la Construcción, Diego O’Neill, explicó a El Observador que esos dos proyectos se están llevando hoy el 20% de la ocupación de la industria. La obra de la pastera tiene actualmente unos 6 mil trabajadores en actividad, aunque se prevé que esa cifra comience a disminuir paulatinamente desde el primer semestre de 2022, ya que está previsto que la planta comience a funcionar en la segunda parte de ese año. En tanto, el Ferrocarril Central mantendría el próximo año un nivel de ocupación similar (unos 3 mil trabajadores), ya que esa obra está proyectada culmine en el primer semestre de 2023.

En líneas generales, el empresario considera que seguramente el sector pueda sostener los niveles de ocupación para 2022 producto de el dinamismo que está mostrando la inversión de Vivienda Promovida y también a través de iniciativas inmobiliarias que se elevaron ante la Comisión de la Ley de Inversiones (Comap). A su vez, hay un volumen importante de proyectos de inversión de otros sectores de actividad —que también se elevaron ante la Comap— que incluyen obras civiles que se ejecutarán en 2022. 

La Asociación de Promotores Privados de la Construcción estima que la inversión en vivienda superará los US$ 4.000 millones el próximo año. El sector tiene actualmente más de 2 millones de metros cuadrados en construcción en los departamentos de Maldonado y Montevideo, los principales departamentos para el sector. 

La última encuesta de expectativas del Centro de Estudios Económicos de la Construcción (Ceeic) de diciembre mostró una mejora tanto de la situación actual como de las expectativas de los empresarios. En esta línea, aumentó el número de respuestas de empresas que prevén aumentar su capacidad de producción. Casi 60% de las firmas prevé expandir tanto maquinaria como personal.

En el trimestre abril-junio, la construcción se expandió 14% respecto a igual período del año pasado, según el Informe de Cuentas Nacionales del Banco Central. Los datos del tercer trimestre de la economía uruguaya se conocerán el próximo miércoles 22. 

“Al día de hoy, ya tenemos más de US$ 3.000 millones en proyectos de inversión presentados ante la Comap. Eso es otra UPM. De concretarse todos esos proyectos de inversión, tendríamos un monto de inversión equivalente a una UPM adicional. Una vez que empiece a menguar el efecto inversión de UPM, tenemos toda esta inversión privada, que esperemos se empiece a concretar probablemente en 2022”, había declarado a El Observador la directora de la Asesoría Macroeconómica del MEF, Nicole Perelmuter.

La espera por el sector público para 2023

El presidente de la Cámara de la Construcción considera que hoy “la principal incertidumbre” es qué proyectos de envergadura habrá en 2023 para absorber los 10 mil empleos directos que hoy giran en torno al proyecto de UPM. “Es un número que no es fácil de sustituir”, advirtió. ONeil dijo que la pata que está fallando hoy es el “dinamismo de la inversión pública”, ya que este sector ha explicado un tercio de la actividad que históricamente mostró el sector.

“Tenemos la esperanza de que aparezcan instrumentos para darle un empuje a la obra pública. Hasta ahora no hemos tenido éxito”, admitió. El ejecutivo indicó que hay instrumentos como las PPP, los contratos Crema o las concesiones, que no computan necesariamente sobre los niveles de deuda pública actual, dado el especial interés que las autoridades del MEF y la OPP tienen para reducir el déficit fiscal. 

En ese sentido, a la cámara le preocupa el lento avance que han mostrado iniciativas como la construcción de una nueva planta potabilizadora para OSE en Arazatí (San José), así como otro proyecto que prevé la inversión de unos US$ 1.000 millones para llevar el asentamiento a 124 localidades de todo el país. 
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...