Nacional > Blancos

La cuenta regresiva de Lacalle Pou

Tiene una aplicación que le dice los días que faltan para las elecciones

Tiempo de lectura: -'

09 de septiembre de 2017 a las 05:00

El senador Luis Lacalle Pou dice que falta mucho para las elecciones, aunque las siente cerca y las tiene en un radar que mira todos los días. La pista del tiempo que falta la dio cuando este viernes le comentó a un paisano con total seguridad que al gobierno le quedan "905 días". Y a tal punto planifica su estrategia que en su celular tiene una aplicación que le muestra exactamente cuántos días faltan para las elecciones.

Las primeras que aparecen en su teléfono son las primarias, para las que deberán transcurrir 660 días. Ese es el primer escollo, donde deberá enfrentar al senador Jorge Larrañaga y seguramente a algún otro blanco que se postule. Algunos intendentes del interior del lado de Alianza están tentados a largarse. La aplicación le muestra también los 779 días que quedan para las elecciones nacionales de octubre del año 2019, los 807 días que restan para la segunda vuelta, y los 905 días hasta el 1° de marzo de 2020, fecha en que deberá asumir quien resulte electo. Lacalle Pou trabaja pensando en ello y recorre el país, a veces solo y otras con técnicos, para explicar sus propuestas.

Esta vez, el líder del sector Todos llegó a la exposición del Prado para reunirse con la directiva de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), una de las gremiales más tradicionales del país.

Lo hizo acompañado de los senadores Álvaro Delgado, Luis Alberto Heber y Javier García, los intendentes Fernando Echeverría (Flores), Carlos Enciso (Florida) y José Luis Falero (San José), además de dirigentes como Sebastián Da Silva, Rodrigo Herrero del Instituto de Colonización y la economista Azucena Arbeleche, su principal asesora en materia económica.

El desayuno se extendió dos horas y allí hablaron de la carga tributaria, de la necesidad de trabajar para que la producción pague menos aranceles y de la inseguridad en el ámbito Rural, donde el abigeato hizo que productores dejaran el rubro ovino, dijo Lacalle Pou a la salida del encuentro.

"¡Qué no va a haber atraso cambiario! Solo Astori increíblemente lo niega. Pregúntenle a Azucena y pregúntenle a los productores", comentó el líder blanco a los periodistas. Con la ARU también habló de infraestructura y del estado de las rutas. El intendente Enciso informó a El Observador que plantearon la necesidad de hacer "un rediseño vial" para mejorar rutas, y que haya un plan logístico carretero pensado desde lo nacional. En su caso, dijo que la intendencia financia con recursos propios 50 kilómetros de la ruta 14 por donde pasan camiones con madera en tránsito hacia otras zonas.

Recorrida

En la Rural del Prado, tierra amiga para el senador, su caminata en el predio era interrumpida a cada paso. Estudiantes liceales le pedían para sacarse fotos y aceptó todas las veces que lo requirieron; vendedores de churros, de bebidas, promotoras, y gente de todas las edades se acercó a saludarlo. "Presidente, es un gusto", le dijo un hombre al estrecharle la mano.

Lacalle Pou sonreía, seguía avanzando y agradecía las muestras de cariño. "El gobierno está congelado", comentó el senador a El Observador. Luego, a periodistas de un programa de campo, les dijo que al Poder Ejecutivo "le falta sentido común y coraje".

"Las grandes reformas las abandonaron y ahora rascan la lata para ver de dónde consiguen un peso para cumplir alguna promesa", dijo. El senador, que es activo en las redes sociales, comentó que "el mano a mano es insustituible" para un político y "mirar a los ojos no se cambia por nada".

Entró a un galpón y los peones lo saludaron sin tutearlo, como se acostumbra en el interior. Se acercó a mirar un toro Angus identificado con el número 271, que es de la cabaña El Yunque de Cerro Largo. Después se fue a ver los ovinos Ile de France e Ideal, de una cabaña de Salto. Se cruzó con Amaro Nadal, cabañero que ha sido premiado en el Prado. Nadal jugó de número 9 en Nacional y en la selección uruguaya.

Al final, hizo una parada en La Peña de Valdez para comer algo con el grupo que lo acompañaba. Volvió a las calles de la Rural y otra vez sonrió para las selfies. Enfiló hacia la salida y antes de irse prometió que volverá.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...