The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

La estrella policial

Después de pasar nueve años en la cárcel, O. J. Simpson salió en libertad el domingo

Tiempo de lectura: -'

03 de octubre de 2017 a las 05:00

En un pequeño pueblo del sur de Chile, cuatro años atrás, entablé una conversación con uno de los empleados del hotel donde estaba quedándome. Era un fanático de la música de la década de 1960 y su conocimiento en detalles sobre los principales y no tan principales cantantes de la época me sorprendió.

Pensé estar hablando con un participante de Martini pregunta por un millón compitiendo en la categoría "Vida y discografía de Elvis Presley". En determinado momento, el hombre me sorprendió aún más al preguntarme si yo sabía algo sobre la vida "actual" de O. J. Simpson.

No le gustaba el fútbol americano ni sabía nada sobre ese deporte, pero dijo haber leído uno de los varios libros escritos sobre el caso de la ex estrella deportiva y que le parecía un personaje misterioso, que seguramente se llevaría con él a la tumba la oscura verdad de lo sucedido.

Lo único que pude responderle era que Simpson estaba preso. La anécdota destaca la popularidad de un individuo que de ser solo un ex gran deportista no tendría tantos seguidores alrededor del mundo, incluso en los lugares menos pensados, donde a nadie le interesa el fútbol americano pero siguen de cerca los buenos casos policiales.

Desde el domingo, O. J. Simpson es hombre libre, tras pasar nueve años en prisión. En 2007, Simpson en compañía de unos amigos, entró armado a la habitación de un hotel en Las Vegas para llevarse una colección de "recuerdos memorables" (la mayoría de ellos "figuritas"), que según Simpson le pertenecía y quería que se la devolvieran.

Fue encontrado culpable de varios cargos y condenado a 33 años de prisión, con la posibilidad de obtener libertad bajo palabra una vez cumplidos los primeros nueve. Quienes pensaban que era culpable de haber asesinado a su ex esposa en 1995, creían que esta vez era inocente de los cargos que lo hicieron pasar casi una década tras las rejas.

El guardia que antes de ayer le abrió la puerta de la cárcel le dijo: "No vuelvas". Sin gesticular, Simpson respondió: "no tengo la menor intención de hacerlo". Dijo que solo aspira a pasar en paz con su familia lo que le resta de vida. Quiere regresar a su hogar en Florida, pero en ese estado no es considerado persona grata.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...