Cargando...
La aprobación de Lacalle cayó por primera vez por debajo del 50%

Nacional > Caída

La foto y la película: las dos lecturas a la aprobación de Lacalle Pou, según Porzecanski

La última encuesta de Opción muestra una caída de 9 puntos respecto al trimestre anterior y, por primera vez, está por debajo del 50%

Tiempo de lectura: -'

21 de agosto de 2021 a las 05:01

La llegada del coronavirus cambió muchas de las dinámicas de la vida cotidiana. Y también la evaluación de la gestión del gobierno. Eso generó que la administración de Luis Lacalle Pou gozara de una alta aprobación inusual durante todo 2020 pero con la “normalización” de la situación sanitaria la evolución de la curva empieza a parecerse a la que siguen todos los ciclos de gobierno, conocido como “efecto parabólico”. Un inicio con un fuerte capital político que cae a medida que pasa la gestión y que vuelve a repuntar sobre el final. 

La gestión del presidente Luis Lacalle Pou es respaldada por el 46% de los uruguayos y desaprobada por el 26%, según la última encuesta de Opción Consultores presentada en Telenoche este viernes. Se trata de una caída de 9 puntos porcentuales respecto al trimestre anterior y es la primera vez que la aprobación queda por debajo del 50%. 

“Había habido una situación excepcional en el año 2020. No es habitual que la aprobación del gobierno se sostenga en altos niveles y no sufra variaciones cuando hay un compartamiento tan recesivo de la economía. Ese factor externo fue la pandemia”, explicó a El Observador el director de Opinión Pública de Opción Consultores, Rafael Porzecanski.

Pero más allá de la caída en el respaldo a la gestión del presidente, los números tienen dos lecturas que arrojan noticias diferentes para el gobierno. En una mirada sincrónica, hay un resultado neto (aprobación menos desaprobación) de 20 puntos a favor y un 46% de aprobación que ubican al gobierno de Luis Lacalle en niveles similares a los de los dos primeros gobiernos frenteamplistas, por encima de la última administración de Tabaré Vázquez (2015-2020) y muy por arriba del resto de los gobiernos colorados y blancos postdictadura. 

El mandatario todavía tiene un capital político alto

En la lectura de la “foto”, el Poder Ejecutivo tiene motivos para estar tranquilo con números que lo ubican al mismo nivel que las administraciones que tenían los mejores números a 18 meses de gestión.  

“Si uno lo piensa en abstracto para el gobierno y uno le dice al presidente inmediatamente antes de asumir y sin pandemia, va a tener una brecha positiva de 20 puntos de aprobación, no solo este gobierno sino que cualquier gobierno lo firmaría”, resumió Porzecanski.

Pero al mirar la película y la tendencia, estamos frente a un “segundo escalón” de caída en la aprobación del gobierno. Por lo tanto, hay que hablar de un “proceso” que no empieza en este trimestre. Pero, ¿por qué sucede esa caída? Los motivos exactos son difíciles de determinar pero en Opción Consultores entienden que se comienza a consolidar el “escenario postpandémico” donde los aspectos socioeconómicos empiezan a tener un rol preponderante. 

Es decir, con la pandemia controlada el bolsillo pasa a tener un rol más protagónico en la evaluación del gobierno. Y eso le genera “un problema” al Poder Ejecutivo en el corto plazo. 

“En el muy corto plazo supone un problema porque obviamente 2020 fue un año recesivo, el arrastre de los años anteriores tampoco es positivo y por lo tanto el humor ciudadano en términos del bolsillo no es el mejor”, agregó el sociólogo. La recesión económica causada por la emergencia sanitaria era atribuida a un factor externo pero, una vez controlada la pandemia, en el escenario de recuperación la ciudadanía “empieza a exigir y a poner en el tope” las preocupaciones socioeconómicas. 

Ante este escenario, la pregunta que queda planteada es ¿Cuál es el piso de aprobación del presidente? Una posibilidad es que Lacalle esté frente a su piso que sería muy alto y que lo dejaría muy bien posicionado. O también puede suceder que su imagen siga deteriorándose y allí, explicó Porzecanski, se podrían ver dos escenarios: uno similar al de la última administración de Vázquez, que tuvo una caída más pronunciada que en la primera y que “seguramente tuvo que ver con la derrota electoral”, y otro que fue lo que le sucedió a Jorge Batlle, “que también había arrancado muy alto pero llegó a un piso mínimo de aprobación y en la siguiente elección su partido recolectó el peor resultado de su historia”.

“Qué va a pasar ahora con la aprobación es la pregunta clave”, resumió el sociólogo.

Este estudio de Opción Consultores va en la misma línea de lo publicado por Equipos Consultores el 11 de agosto que presentaba una aprobación del 47%. De todos modos, a pesar de esa caída mostrada por la consultora, el informe resaltaba que aun así el presidente se mantiene dentro del “selecto club” –integrado también por los primeros dos gobiernos frenteamplistas– de administraciones que llegaron a su 18º mes con un balance “favorable” de la opinión pública.

La pregunta clave es ver qué pasa con la aprobación a partir de ahora

Los números

La última encuesta de Opción muestra tanto un aumento de la desaprobación como una caída del respaldo a la gestión de Luis Lacalle. Sin embargo, estos cambios se explican de distinta forma. 

Dentro de los votantes de la coalición multicolor, casi 8 de cada 10 respaldan la gestión del presidente y apenas un 3% la desaprueba. Sin embargo, la aprobación tuvo una caída de siete puntos pero de opiniones que no pasaron a evaluar la gestión de forma negativa sino que ahora tienen una visión neutra.

Es la caída más importante de las que se dio en este ciclo, no es un tema menor, pero lo hace subiendo la aprobación neutra, no incrementándose la desaprobación. El verde se transforma en amarillo, no en rojo”, explicó Porzecanski.

Dentro del Frente Amplio, sin embargo, hay un aumento de 14 puntos en la desaprobación (41% a 55%) respecto al trimestre anterior y de 32 puntos al compararlo con el mismo trimestre del 2020. Los votantes de la oposición, entre los que la aprobación cayó del 20% al 10%, muestran “mucho más los efectos del pasaje del tiempo”. Estos números permiten concluir, según el análisis de Porzecanski, que la caída de la aprobación de este trimestre se explica en forma pareja por un cambio de ánimo en ambos electorados pero la desaprobación aumenta exclusivamente por las modificaciones de las opiniones de los que votaron al Frente Amplio.  

¿Qué papel juega la recolección y entregas de firmas para derogar 135 artículos de la LUC? Es uno de los hechos políticos relevantes del trimestre y si bien es muy difícil determinar exactamente el impacto que tuvo, Porzecanski entiende que a la hora de elaborar una hipótesis hay que tomarlo “como un elemento de contexto relevante para la lectura de este trimestre”. 

“Es probable que el efecto de un Frente Amplio fortalecido por este campaña, más movilizado y con una movilización muy activa, haya activado el gen desaprobatorio de parte del electorado frenteamplista que, por lo menos, venía en amarillo y no en rojo”, explicó el director de Opinión Pública de la consultora. 

Los motivos 

La mala gestión económica, que incluye temas como salario, empleo y tarifas, es el motivo más mencionado por aquellos que desaprueban la gestión de Lacalle mientras que todavía el manejo de la pandemia sigue siendo el principal atributo positivo de la evaluación del presidente. 

Aquellos que lo respaldan también mencionan una conformidad con una gestión en contexto adverso y conformidad en general mientras que lo que cuestionan la gestión también hablan de “políticas perjudiciales para la mayoría”. 

En este último informe de Opción aparece por primera vez mencionada la campaña de vacunación como un aspecto positivo. “Es novedoso pero lógico. Es una campaña que ha cumplido con las expectativas y que obtuvo resultados”, explicó el sociólogo. 

A futuro

Los próximos meses de la agenda política estarán marcados por la campaña para el referéndum sobre la posible derogación de 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC). Los políticos recién empieza a calentar motores, con los primeros debates y algunos dirigentes que ya realizan recorridas por todo el país, y la campaña irá intensificando a medida que pasen los meses y hasta que la Corte Electoral proclame, tal como esperan todos los actores políticos, la validación de las firmas cuando se instalará totalmente. 

¿Cómo están parados los dos bloques de cara a esa instancia? El Frente Amplio viene con un envión de la campaña de recolección de firmas, sobre todo en los últimos días, y se enfrenta a un gobierno que en el último trimestre perdió parte de un capital político “inusualmente alto”. Las últimas encuestas de intención de voto muestran que el Frente Amplio mantiene su piso electoral de 40% frente a una gestión que, a pesar de la caída, tiene un alto respaldo popular. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...