Economía y Empresas > DERES

La gestión ambiental, ¿es cuestión solo de las grandes empresas?

Las exigencias sociales para con el desempeño ambiental de las empresas, aumenta la presión y necesidad de dar un tratamiento ordenado al mismo

Tiempo de lectura: -'

09 de noviembre de 2018 a las 12:11

 

Por Luis Emilio BroggiSelios

Jefe Medio Ambiente y RSE de Cementos Artigas

 

¿Cómo pueden hacer las empresas para comenzar a trazar un camino hacia la sostenibilidad ambiental? No es tema sencillo dar una respuesta a esta interrogante, pero tampoco imposible si se encara desde una perspectiva de integración de la planificación ambiental como un componente más de la gestión estratégica de cada empresa, y no como un elemento aislado derivado de las actividades de la misma.

El área ambiental, ha estado tradicionalmente asociada a aquellos rubros en los que su producción tiene fuertemente ligados el consumo intensivo de recursos naturales o bien la generación directa de desechos. Sin embargo, la evolución que ha experimentado la normativa en los últimos años, hace que hoy en día el factor “Medio Ambiente” no sea un tema tan exclusivo de las grandes empresas industriales.

Existen varios decretos a nivel nacional que, mediante diversas estrategias, logran alcanzar una gran cantidad de actividades comerciales, de transporte y otras que involucran por ejemplo la cadena de valor de una organización, que tiempo atrás eran ajenas a la regulación y el control ambiental. Asimismo, la creciente conciencia -o más marcadamente- exigencias de la sociedad para con el desempeño ambiental de las empresas, aumenta la presión y necesidad de dar un tratamiento ordenado al mismo.

Complementando este escenario, existen desde las organizaciones internacionales más destacadas, fuertes tendencias a generar programas ambientales globales que los gobiernos locales adoptan como compromisos propios. Hoy en día en materia de sustentabilidad, y no sólo ambiental, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), marcan una clara agenda en muchos temas de los cuales las empresas tienen un rol fundamental en cuanto a posibilidades de lograr resultados claros y tangibles. Todos estos factores hacen que disponer de una gestión ambiental ordenada sea cada vez más necesario en una cantidad de empresas también cada vez mayor.

¿Cuál es el punto de inicio hacia la sostenibilidad ambiental? No puede pensarse en sostenibilidad sin pensar como base en el cumplimiento normativo, ese es el punto cero de cualquier gestión. Un análisis de materialidad complementa muy bien esta etapa, es decir, definir cuáles son los principales aspectos que están presentes en mi empresa y a los cuales voy dedicar los esfuerzos. Este es un punto clave en donde tener presentes los diversos ODS y metas específicas, a fin de alinear “mis temas” a los “grandes temas” que han sido establecidos.

A partir de aquí, el modelo, nivel y herramientas de gestión que se puedan adoptar dependerán, claro está, de los recursos disponibles, siendo esperable un grado de desarrollo que sea acorde al porte de cada organización y a su complejidad ambiental. Cumplido esto, serán más fácilmente abordables la ejecución de proyectos o programas que impliquen una mejora ambiental de los procesos, otorguen un valor agregado en el producto o servicio que se brinda, y por qué no, tengan impacto en la rentabilidad o competitividad de la empresa.

Estaremos así en el camino de la sostenibilidad, para el cual luego podremos reportar en forma estandarizada los logros alcanzados si nos hemos plegado a alguno de los lineamientos definidos existentes y emplear estos reportes también como herramienta de gestión y mejora; típicamente las Memorias o Reportes de Sustentabilidad. 

En conclusión, si bien no hay recetas en lo que refiere a la implementación de una gestión enfocada hacia la sostenibilidad, sí existen muchas herramientas y guías a seguir, siendo de especial importancia la alineación a los ODS. Un cambio de perspectiva y de modelo juega también un rol fundamental al poder encontrar en la gestión ambiental una oportunidad de mejora de los procesos, de aumentar la rentabilidad, dar valor agregado a los productos o servicios y lograr una diferenciación y reconocimiento por adoptar prácticas ambientales sostenibles.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...