BBC

BBC News Mundo

La Gran Helada: el año en que el Támesis se congeló por dos meses y se convirtió en una gran pista de hielo

Tiempo de lectura: -'
03 de febrero de 2024 a las 06:03

Hace casi tres siglos y medio, Reino Unido vivió un invierno tan frío que llegó a ser conocido como “La Gran Helada”. Se considera la peor helada que jamás haya experimentado Inglaterra.

Támesis
Getty Images
El río Támesis con el viejo Puente de Londres en la distancia.

Las temperaturas exactas no se registraban en el siglo XVII, pero los registros del doctor John Downes, médico del Christ's Hospital en Londres, revelan temperaturas diarias en la región de - 4°C en interiores y -12°C en el exterior.

La temperatura más baja reportada fue -30°C.

Muchas familias se congelaron y murieron de hambre, el precio de los alimentos y el combustible se disparó, el ganado y los ciervos murieron allí donde estaban.

El periodista Charles Mackay escribió: "Hacía tanto frío que los troncos de los árboles explotaban con crujidos tan fuertes como disparos de mosquetería".

Feria sobre hielo
Getty Images
Representación de la feria sobre hielo de 1683-4.

El cronista John Evelyn afirmó que "las patas de los gallos estaban congeladas para sus presas".

"Hemos visto sopa que se derramó accidentalmente mientras se revolvía y se congeló por un lado mientras el otro todavía humeaba", escribió un monje.

The World of Wonders” (un libro de 1896 que pretendía ser "un registro de las cosas maravillosas de la naturaleza, la ciencia y el arte") decía que "la helada fue tan severa que casi todos los pájaros perecieron".

La Gran Helada
Getty Images
Deslizarse sobre el hiello conllevaba sus riesgos.

El río Támesis quedó cubierto con 30 centímetros de hielo sólido y permaneció congelado durante dos meses, lo que significaba que las mercancías no podían transportarse por barco.

Quienes que se ganaban la vida con el río se enfrentaron a un final deprimente.

Incluso hubo especulaciones, impresas en una hoja de noticias ahora en el Museo Británico, de que se debía a "la mano azotadora de un Dios ofendido".

El autor decía "Pido en voz alta la humildad (...) para que no caiga sobre nosotros un juicio peor".

Ferias sobre el hielo

La helada del Támesis comenzó lentamente. Desde mediados de noviembre de 1683 se produjeron una serie de heladas suaves y pequeños deshielos. A mediados de diciembre comenzaron las verdaderas heladas.

La corriente central siguió fluyendo, aunque con depósitos de hielo cada vez más grandes, hasta que se congeló la parte del río influida por las mareas.

Támesis congelado
Getty Images
Golf en el Támesis.

Pronto se descubrió que el hielo era lo suficientemente sólido como para soportar peso: en la primera semana de enero, un carruaje y seis caballos lo atravesaron para hacer una apuesta.

A medida que las temperaturas bajaban y el aire crudo intentaba despellejar la carne de los huesos, los londinenses erigieron hileras de puestos y puestos, y crearon una feria sobre el hielo.

Ya antes se habían celebrado ferias sobre el hielo en el Támesis, pero no como esta. Anteriormente, los comerciantes se habían instalado en el hielo y los viajeros lo habían cruzado penosamente.

La feria de 1683 fue la primera en convertirse en una atracción por derecho propio.

Nuevas oportunidades

Se imprimieron folletos y anuncios en hojas de prensa, que prometían mapas ilustrados y "explicaciones alfabéticas de las figuras más notables curiosamente grabadas en una gran hoja de papel".

Feria en el Támesis
Getty Images
Feria en el Támesis.

Por fin había una oportunidad para que los barqueros y marineros congelados sin trabajo ganaran dinero guiando a los turistas hacia el hielo. Otros equiparon sus pequeñas embarcaciones con patines, las convirtieron en trineos y ofrecían paseos por el río helado.

John Evelyn describió en su diario las carreras, los espectáculos de marionetas y los numerosos puestos de comida y bebida (se asó un buey entero en el hielo cerca de Whitehall) como "un triunfo bacanal o un carnaval en el agua".

Rápidamente aparecieron souvenirs, desde cucharas de plata grabadas hasta boletas impresas en prensas que habían sido arrastradas sobre el hielo.

Un colega cronista, llamado Narcissus Luttrell, registró en su diario el 4 de febrero de 1684, "que había tres o cuatro imprentas en el hielo" cuando lo visitó.

Y destacó que los propietarios de las imprentas ganaban mucho dinero, pero los más pobres "eran miserables".

Los barqueros que se dedicaron al transporte sobre hielo ahora tenían que competir con sus contemporáneos terrestres, que podían utilizar el hielo como una extensión de sus negocios.

Unos pocos trabajadores fluviales lograron ganarse la vida empujando un bote sobre patines cuando había coches de alquiler tirados por caballos disponibles.

Los barqueros incluso habían planeado solicitar a un tribunal que prohibiera el paso de los carruajes por el río, pero el día en que se iba a presentar la petición, el 5 de febrero, comenzó el deshielo.

Hubo más ferias en los años siguientes, pero ninguna tan grande ni duradera. La última, en 1814, sólo duró cuatro días. Desde entonces, la corriente de marea del Támesis nunca se ha congelado.

Linea gris
BBC

Has clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

Y recuerda que recibir notificaciones. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

    BBC

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 345 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 345 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...