Nacional > PROYECTO

La Intendencia alargará la vida de la usina de Felipe Cardoso hasta 2030

El proyecto consta en unificar la planta original con una nueva extensión

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2018 a las 05:01

En una carrera contra el tiempo, la Intendencia de Montevideo estuvo año buscando una solución que alargara la vida útil de la usina Felipe Cardoso y ahora parece haberle encontrado una solución al problema que asegura que la planta seguirá funcionando, aunque sea, una década más. Ese parche consiste en ampliar la usina.

El proyecto de la ampliación de Felipe Cardoso consta en utilizar la calle que separa la planta original de la extensión más nueva para unificar la usina. “La idea es cerrar la calle, llenar el valle y elevar el sitio para unificar ambas partes”, dijo el director del departamento de Desarrollo Ambiental de la comuna, Fernando Puntigliano. Esa ampliación del espacio permitirá que el sitio siga funcionando hasta el año 2030.

La propuesta se encuentra en fase de desarrollo ya que el pliego aún no está definido y por ende no se dio paso a la etapa de licitación. Se espera que las remodelaciones,que se realizarán en ocho meses aproximadamente, se desarrollen el año que viene.

A Felipe Cardoso llegan 2600 toneladas por día de las cuales más de la mitad son residuos no comerciales y pueden clasificarse. Pero el espacio para arrojar basura no es el único inconveniente que tiene la usina. La presencia de clasificadores y problemas en caminería hacen que muchas veces las condiciones de trabajo no sean aceptables.

A pesar de los problemas que existen, desde la comuna capitalina entienden que las dificultades a las que se enfrentan no hacen peligrar el sistema de residuos de Montevideo.

Por ejemplo, en junio del año pasado, la Asociación de Empleados y Obreros Municipales de Montevideo (Adeom) ocupó el lugar en reclamo de mejores condiciones laborales para los funcionarios del sector de disposición final de residuos. En ese momento, más de 100 clasificadores trabajaban en el recinto mientras el personal de la planta operaba en el lugar lo que, según el director de Desarrollo Ambiental, implicaba muchos riesgos para ambos sectores. Además, al ocupar la planta, los camiones no podían descargar la basura y esto amenazaba la recolección de basura.

La Intendencia negoció con el gremio pero al no llegar a un acuerdo, la comuna decidió tomar una “medida rápida” y quitó los residuos para llevarlos a un lugar transitorio. Esta decisión le costó a la comuna más de $2 millones por el alquiler de un terreno en camino Osvaldo Rodríguez y camino La Renga para depositar temporalmente los residuos no domiciliarios, que se usó por cinco días y generó malestar en los vecinos. “Fue una medida rápida pero el objetivo era proteger la salud sobre otra cosa”, dijo Puntigliano.

De todas formas, desde la Intendencia observan el episodio de la ocupación y el alquiler del terreno como hechos aislados. Incluso hubo incidentes similares en Felipe Cardoso en otras ocasiones pero siempre se resolvieron. Esto se debe a que la cadena crítica de residuos cuenta eslabones secundarios en cada una de sus etapas (arrojo de basura en hogares, en contenedores, el transporte que lleva los residuos y la disposición final) para que la cadena logística no se frene.

“La gente no se da cuenta porque el circuito sigue funcionando. Tuvimos esta clase de situaciones en Felipe Cardoso en otras ocasiones donde se presentaba un problema climático, de incendio o problemas sociales deteniendo la cadena y esto hacía que explotara Montevideo, pero eso ya no sucede”, sostuvo el director.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...