Opinión > EDITORIAL

La mano en la nota

El error sobre los concursos en Cancillería no se pueden dejar pasar 

Tiempo de lectura: -'

30 de mayo de 2019 a las 05:04

La modificación arbitraria de las notas de una prueba realizada en el ministerio de Relaciones Exteriores para beneficiar a personas que no habían logrado el promedio necesario para acceder a la cartera es un síntoma de la omnipotencia que genera el poder.

Con razón los profesores externos al ministerio que integraron el tribunal del concurso de ingreso, cuyos resultados finales fueron alterados por la administración con una maniobra irregular, pidieron explicaciones sobre lo sucedido, que se identifique al o los responsables y exigieron “garantías” para futuros concursos. 

Una vez más fue el tan criticado periodismo libre el que informó de las irregularidades que se habían cometido al otorgar dos créditos “extras” de forma arbitraria a los concursantes que presentaron el título universitario, lo cual constituye un requisito para participar. 

Esos dos puntos agregados permitían a los aspirantes a entrar en cancillería alcanzar el puntaje requerido para hacerlo. El tema es que las modificaciones de las reglas del juego se realizaron a posteriori de las pruebas realizadas por profesores externos. Algo así como que una vez finalizado un partido de fútbol los jueces modifiquen el resultado final argumentando una nimiedad, como por ejemplo haber llegado vistiendo el uniforme del club completo.

Ante la noticia de las irregularidades que beneficiaban directamente a tres participantes, entre los que se encontraba el hijo de una embajadora política del Frente Amplio, quien también es funcionaria de la casa, el canciller Rodolfo Nin Novoa debió calificar el hecho como un “error voluntario” y decidió dar marcha atrás.

Por su parte el director de la Secretaría General, embajador Carlos Amorín, responsable del asunto debió recibir a los profesores agraviados por el cambio del puntaje y asegurarles que pensaba estudiar el tema.

No solo debe estudiarlo sino ir hasta el hueso del problema. No es que peligre la estabilidad de nuestra cancillería ni nada que se le parezca, pero es una señal demasiado oscura el simple hecho de saber que estas cosas pueden pasar.  

La representación diplomática de un país es una de las tareas más nobles para un ciudadano que quiere a su patria. Por eso allí deben estar los mejores, los más capacitados y educados en toda su dimensión ya que son la cara visible del país fuera de fronteras.

La cancillería es un asunto de Estado, más siendo Uruguay un país chico en el concierto mundial donde las reglas de juego son complejas y donde hay que estar muy preparado para poder jugar la partida de defender los intereses del país. 

Por eso el ministerio debe ir hasta las últimas consecuencias ante este atropello hacia aquellos que obtuvieron por derecha la honrosa posibilidad de integrar el cuerpo diplomático nacional. Mirar para el costado y dejar pasar el incidente como un mero error administrativo es una mancha más a una gestión que ha dejado mucho que desear en la última década.

De nada sirve barrer para debajo de la alfombra ni relativizar el “involuntario error” con que Nin Novoa justifica un yerro con demasiado feo olor. La adopción de medidas ejemplarizantes ante este escándalo que salió a la luz podrían significar un excelente punto de partida para que el concurso para ingresar a la cancillería quede limpio de sospecha y quienes lo pasan se sientan orgullosos por el logro alcanzado. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...