El comportamiento en la vida cotidiana > COMPORTAMIENTO/ ROBERTO CAVA DE FEO

La música en nuestra vida

Es bueno detenernos para escuchar la música que suena a nuestro alrededor

Tiempo de lectura: -'

12 de enero de 2018 a las 05:00

Han pasado los años y sonrío cuando leo una noticia que hace mención a un "reconocido septuagenario". En nuestro idioma, es toda persona que ha cumplido la edad de los setenta años y no llega a los ochenta. Expresada así es una amable y agradecida connotación.

Contemplo la orla de mi graduación y veo, como imperiosa necesidad, explicar qué es una orla. Es una lámina en que se agrupan los retratos de una promoción cuando terminan sus estudios u obtienen el título correspondiente. La mía, colabora para contemplar el paso de los años en cada uno de los que aparecemos. No todos los graduados en abogacía la ejercieron. Entre ellos hay varios músicos y músicos que han triunfado.

A vuela pluma recuerdo los momentos amables de las tertulias cuando los futuros músicos nos enseñaban a apreciar una obra o a reconocer a un compositor. Aunque hoy se lo repita, "tema" es un pequeño trozo de una composición y con arreglo al cual se desarrolla el resto de ella. Así y tan sencillo, choca con esos pedidos que escuchamos por la radio: "Me gustaría que pasaran "el tema de...". Como en lontanza, vuelven a aparecer los términos "concierto" y "recital". Patricio -que habrá sido de él- nos enseñaba que concierto es una función de música en que se ejecutan composiciones sueltas. En cambio, en un recital un solo artista ejecuta varias obras en un solo instrumento.

La música ha estado y estará siempre presente en nuestra vida. Desgraciadamente sólo conozco a Ortega y no he tenido ocasión de apreciar la obra de Gasset. Ortega me ha ilustrado especialmente para distinguir lo formal de lo informal. Parece muy sencillo. Sin embargo, eso de no guardar las formas y las reglas, no es tema que hoy convenza a los alumnos jóvenes de una carrera universitaria.

Me parece que muchos tenemos claros los detalles de nuestra juventud y sigue sonando la música que nos acompañó. A lo lejos, aparecerán los recuerdos. No serán de los tiempos de las pruebas, el biógrafo y las vistas porque somos mucho más jóvenes. La música ha estado siempre presente.

No hace mucho tiempo leí una noticia muy alentadora. Se trataba de incorporar a los niños al canto coral. La finalidad era clara. Así cada una y cada uno, podría escuchar la música cantada por sus propios compañeros. No son inventos pedagógicos sino realidades puestas en prácticas en nuestro país.

La Fontaine escribió una fábula encantadora denominada "La mona". El colofón es sencillo puesto que no se debe esperar nada de bueno de la gente imitadora. Sin embargo, es bueno detenernos para escuchar la música que suena a nuestro alrededor. Los muy jóvenes eligen lo que está de moda. Los mayores todo aquello de su tiempo. Música clásica, música folklórica, música popular, son quizás algunos adjetivos.

¿Existe la música atemporal? Personalmente afirmo que toda música está vinculada a un tiempo. No recordaré las de antañadas sino de lo que se escucha hoy. Se musicaliza todo uniendo a un texto, a una obra o a una idea. Lo saben bien quienes desarrollan ideas sobre la comercialización de los productos. He visto, no hace mucho, una publicidad con fragmentos de "La habanera", de Bizet. Quizás no se sepa el sentido de cada uno de sus compases y hasta alguna enamorada la elija para ingresar a la fiesta de su boda. Pero un "nada que ver" no dejará de sonar en el ambiente porque la tienen junto a una imagen.

Siempre se ha unido la música a las ceremonias. Lo hemos comprobado en la trasmisión reciente de unos premios cinematográficos. No fue música de fondo, sino música elegida con cuidado para solemnizar, para engrandecer un acto. Jorge Luis Borges, ya cargado de años, expresó con sencillez: "He perdido la mitad de mi vida por haber llegado tarde a esta música". Es evidente que se refería a la música clásica y después de haber asistido a la representación de la ópera "La flauta mágica" de Mozart.

Me contento si con esta nota señalé algunos momentos de nuestras vidas. Los muy jóvenes escucharán o harán su música. Los adultos vibraremos o no, con la de nuestro tiempo. Han pasado muchísimos siglos desde la inclusión de la música en los estudios superiores. ¿Recordamos acaso el llamado "quadrivium"? Allí estaban la Geometría, la Aritmética, la Música y la Astronomía. Comprobamos así que la música viene de muy lejos. En un "adagio" volvemos a descubrir que la voz humana con su color no quiso ser menos que los pájaros.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...