Cargando...
Juan Bouza, Elisa Trabal y Eduardo Boido, de bodega Bouza, en la presentación del vino.
Martín Viggiano

Martín Viggiano

Sacacorchos > SACACORCHOS / MARTÍN VIGGIANO

La nueva versión del blanco que se convirtió en clásico

El albariño 2017 de Bouza es más fresco que nunca y refleja otra buena vendimia en Uruguay

Tiempo de lectura: -'

19 de agosto de 2017 a las 05:00

La vendimia 2017 comenzó con mucha lluvia. La acumulación de agua en los suelos del sur del país en la primera semana de febrero hacía temblar de miedo a los productores, que trabajan todo el año para cosechar la fruta en condiciones para elaborar vinos de calidad. Ello obligó a muchos a adelantar la cosecha, dando prioridad a la sanidad por encima de la madurez. Para suerte de viticultores, el 12 de febrero dejó de llover y de allí en adelante las condiciones climáticas fueron excelentes. Es así que los tintos maduraron de manera óptima y el tiempo de crianza nos dará grandes tannat.

Albariño es una variedad blanca originaria de Galicia (España) que soporta lluvias por encima de lo habitual. La fruta tiene una cáscara resistente, y a diferencia de otras blancas no se altera en vendimias adversas.

En Uruguay, la bodega Bouza la plantó desde su fundación a comienzos de los 2000, en un intento por rescatar las raíces gallegas de la familia. Fue así que en 2004 elaboraron por primera vez un albariño varietal, lo cual era raro para Uruguay entonces y sigue siendo hoy, con solo tres bodegas más que lo elaboran.

El albariño Bouza 2017 está a la venta en tiendas desde el 11 de agosto
Ese año 2004 fue fermentado en barricas de roble dado el bajo volumen. El propietario Juan Bouza y el enólogo Eduardo Boido dudaron de cómo continuar, ya que la elaboración inicial los había conformado. Sin embargo, en 2005 y de allí en adelante optaron por hacerlo de manera tradicional, en tanques de acero inoxidable y con el aporte de 10% del vino fermentado en roble.

El entusiasmo por ofrecer un vino de esas características en el mercado local los impulsó a planear un evento para presentarlo en sociedad. Fue así que eligieron el segundo domingo de agosto para lanzar la nueva cosecha, siguiendo la tradición gallega de la fiesta del albariño. El detalle es que en España en agosto están iniciando la vendimia y por eso festejan, mientras que en Uruguay es invierno y se celebra la llegada de un nuevo vino de la vendimia del verano anterior.

Sea como fuere, la excusa se convirtió en tradición para presentar este vino. Días atrás, fue el turno para el albariño 2017, una versión mucho más fresca que otras, que es reflejo de otra buena vendimia en Uruguay.

La elaboración "no tiene misterio", dijo Boido a El Observador. Pero sí, lo tiene. Para empezar, las uvas de los viñedos de Melilla (Montevideo) y Las Violetas (Canelones) se cosechan a mano y se llevan a la bodega a primera hora del día. Una parte de la fruta que está más verde se prensa de manera directa, y otra más madura se macera durante algunas horas. La combinación de esas elaboraciones aporta a la complejidad del mosto que luego se transformará en vino. La maceración prefermentativa se da durante cinco horas a 8 °C y el desfangado a 10 °C. Nótese que la temperatura es algo controlado de forma meticulosa por el equipo enológico en Bouza, porque se trata de una condición fundamental para preservar aromas varietales y evitar oxidaciones.

Luego, 90% del vino se fermenta y conserva en tanques de acero inoxidable, y el restante 10% en barricas de roble francés durante tres meses, en contacto con sus borras. Esto último también es clave, ya que la interacción de las levaduras muertas con el vino, en movimiento de forma más o menos permanente, le transfiere al vino untuosidad y cuerpo en boca. La explicación está en la liberación de manoproteínas que contienen las paredes celulares de las levaduras. Para finalizar, el vino se estabiliza de manera natural sin el uso de clarificantes, más que el tratamiento de frío.

El ingeniero agrónomo y consultor de bodega Bouza Néstor Merino aseguró que la uva albariño ha demostrado estar adaptada a las condiciones de Uruguay.

Un consumidor le preguntó a Boido cómo cree que le quedó el vino este año. "Salió albariño", dijo. La respuesta puede tener gusto a poco, pero lograr que el vino exprese las características de la variedad es un logro en sí mismo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...