Cargando...
La migración del campo a la ciudad se incrementó en los últimos años

Mundo > CHINA

La política del hijo único en China llegó a su fin

El control de la natalidad provocó desequilibrio demográfico y envejecimiento de la población

Tiempo de lectura: -'

27 de diciembre de 2015 a las 09:17

China promulgó el domingo la ley que autoriza a las parejas a tener dos hijos, después de más de tres décadas de control de la natalidad que contuvo el crecimiento demográfico pero creó el problema del rápido envejecimiento de la población.

La nueva legislación entrará oficialmente en vigor el 1 de enero, indicó la agencia oficial Xinhua.

El Partido Comunista Chino (PCC) había anunciado en octubre el fin de la política del hijo único, impuesta a fines de los años 70 para contener la enorme natalidad estimulada por el fundador del régimen, Mao Zedong (1949-1976). Las autoridades consideran que esa política evitó 400 millones de nacimientos.

El control de la natalidad fue menos estricto entre las minorías étnicas y se fue flexibilizando en zonas rurales, donde las parejas podían tener un segundo hijo si el primero era mujer. Los funcionarios a cargo del control de la natalidad autorizaban los nacimientos e imponían multas a quienes ignoraran las normas, recurriendo en muchos a casos a medidas controversiales como la esterilización forzada y los abortos en meses avanzados de la gestación.

Los abortos selectivos y los infanticidios en una cultura tradicional con fuerte predilección por los varones provocaron además un grave desequilibrio demográfico: en 2014, se registraron 116 nacimientos de varones por cada 100 mujeres (la relación en el conjunto de la población es de 105 hombres por cada 100 mujeres).

La política del hijo único también provocó un desequilibrio de franjas etarias, con un proceso de envejecimiento de la población que plantea enormes desafíos futuros.

En 2013, el gobierno autorizó a tener dos hijos a las parejas si uno de sus miembros era hijo único. Pero la medida no hizo aumentar la natalidad como se esperaba. La nueva legislación permitirá además legalizar la situación de millones de ciudadanos sin documentos oficiales, cobertura médica ni derecho a la educación pública por ser hijos de padres que no respetaron la política del hijo único.

Se calcula que unos 13 millones de chinos, cerca del 1% de la población, no tiene un permiso de residencia en regla (el llamado "hukou"), indispensable para el pleno reconocimiento de la ciudadanía, el acceso a la escuela o la búsqueda de empleo.

La nueva ley pareció insuficiente a defensores de los derechos humanos. Chen Guangcheng, uno de más célebres activistas chinos en el exilio, pidió a las autoridades "abolir completamente" el control gubernamental sobre los nacimientos.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...