Economía y Empresas > Nuevos repartidores

¿Qué porcentaje se llevan las apps por la comida que pedís por delivery?

Los restaurantes aceptan destinar entre el 15% y 30% de cada venta a las aplicaciones: ¿por qué lo hacen?

Tiempo de lectura: -'

02 de octubre de 2018 a las 05:00

No todo son mochilas de colores en las espaldas de repartidores en bicicleta o moto. Las internacionales Glovo, Rappi y Uber Eats llegaron prácticamente juntas -en un lapso de menos de tres meses- a jugar en la cancha de PedidosYa; rompieron así con su monopolio en el rubro de delivery de comida online y terminaron de movilizar a los negocios gastronómicos. 

Estar en las aplicaciones implica un costo más para los restaurantes, ya que todas se llevan comisiones de entre un 15% y 30% por cada una de las ventas. El porcentaje no es fijo, sino que se acuerda entre las aplicaciones y cada restaurante en función de varios parámetros. En Rappi, está entre el 20% y el 25%, informó su country manager, Agustín Sartorio. El ejecutivo contó que la comisión suele ser más baja si el restaurante tiene exclusividad con Rappi. Uber Eats, por su parte, se lleva entre el 25% y el 30% de cada pedido, mientras que las otras dos plataformas no dieron estas cifras. El managing director de PedidosYa, Felipe Álvarez, indicó que se establece según el nivel de ventas. 

Pese a esos costos, empresarios del sector de restaurantes consultados aseguraron que actualmente es inevitable ofrecer el envío a domicilio sin trabajar con al menos una de ellas. En ese punto, el gerente general de dos locales de La Pasiva fue contundente: "Hace cinco años podías elegir entre estar o no estar. Me parece que ahora si no estás, es porque no querés vender", aseguró Wilson Martínez, quien gestiona los locales de 18 de julio y Yi y el de la Plaza del Entrevero. Las ventas a través de PedidosYa de estos locales pasaron de representar un 5% de lo vendido por delivery hace cinco años, a un 50% en la actualidad. En ese tiempo la aplicación uruguaya pasó de ofrecer solo la venta por internet a agregar como servicio opcional su propia flota de repartidores, que hoy son 400. 

Hay que estar, pero se puede elegir en cuál. En ese contexto, se fortaleció otro aspecto que a diferencia de las mochilas de colores, no se ve: la negociación entre restaurantes y aplicaciones. Según un empresario del sector, la llegada de estos jugadores generó mayor flexibilidad a la hora de negociar una comisión conveniente para ambas partes. Además, dijo que la competencia mejoró el servicio de las aplicaciones para los restaurantes en general. 

Costo y beneficio

Como parte del contrato entre las aplicaciones y los restaurantes se acuerda que los precios que figuran allí deben ser los mismos que los que se cobran por fuera. Al no poder inflar los precios para compensar, los restaurantes asumen el costo. No obstante, son varias las razones que los llevan a destinar el 30% de un pedido a las empresas. 

En el caso del restaurante Sinestesia, ubicado en Ciudad Vieja, el 50 % de los pedidos provienen de estas cuatro empresas. "Vinieron todos con su propuesta y como ninguno nos exigía exclusividad, abrimos la cancha con todos. Nos sirve para más visibilidad", comentó su propietaria, Valentina Fornio. 

Según la empresaria, la tendencia de los nuevos deliveries le cambió el negocio "rotundamente". "Se nos amplió mucho el rango de reparto. Nosotros repartíamos solo en bici en Ciudad Vieja y hoy nos conoce gente que capaz hace mucho no pisa este barrio", comentó.

Rudy Burgers, por su parte, suplantó los deliveries propios por los de las aplicaciones. Hoy trabajan con PedidosYa, Rappi y Uber Eats, aunque también se los puede encontrar en Glovo pese a que no están asociados con la plataforma. Según contó su dueño, Alejandro Mazzoli, en ese caso los usuarios piden por esa aplicación, el repartidor acude al local, hace el pedido como cualquier otro cliente y se lo lleva, como un mandadero. Sobre esto, Glovo explicó que "siempre se mantiene actualizada sumando los mejores restaurantes" que ven como una oportunidad. "De esta forma aumenta la demanda de los comercios y esto nos da una oportunidad para cerrar estas nuevas alianzas", señalaron desde la empresa española.

Un delivery de PedidosYa cobra $ 85 por hora. Un delivery de un restaurante cobra entre $ 120 y $ 130 por hora, mientras que si es de una empresa de cadetería gana aproximadamente $ 180 por hora, señaló el presidente del sindicato de deliveries, Andrés Palermo. 

Mazzoli dijo que se desligaron de la cadetería propia por temas operativos y de volumen. "El beneficio de la cadetería de apps es que ellos te facilitan la operativa, no tenés que andar esperando que venga tu cadete para sacar el pedido porque se te enfría. La logística es bastante más sencilla", dijo. 

Agregó que trabajar con ellas tiene un costo mayor, pero que permite aumentar el volumen de pedidos, por lo que termina compensando: "Si tu capacidad de producción es infinita, podés vender todo lo que quieras porque te van a llegar todos los cadetes que precises. Si tenés tus propios cadetes, tenés que esperar que vuelvan".

Coincidió Martínez de La Pasiva: "Depende de la empresa. Si pasás determinadas ventas te conviene trabajar con ellos para no tener las motos paradas. Funcionan como un Uber, llega el pedido de la casa al local e inmediatamente va la moto. Tiene un costo alto pero es mucho más simple y un buen servicio", subrayó. 

En La Pasiva de 18 y Yi trabajan con Uber Eats y PedidosYa pero además con delivery de una empresa tercerizada. "No tenemos empleados directos. Es más sencillo porque es un rubro complicado por el control que requiere. Tenés que tener seguro de la moto y las motos. Todo eso lo derivamos a una empresa y te lo olvidás", dijo su gerente general. 

Captar por fuera 

Trabajar con los nuevos deliveries y con repartidores propios es una tendencia que se ve en la mayoría de estos negocios, lo que da la posibilidad de generar ventas por fuera de aplicaciones y por lo tanto evitar los costos de las comisiones. 

A eso también apunta Sinestesia. "La realidad es que nosotros cocinamos para la persona que pide. No está bueno cuando se pierde la comunicación entre el cliente y restaurante. A veces el cliente se queja de algo por la aplicación en lugar de levantar el teléfono y se pierde un contacto que es básico", contó Fornio. El restaurante tiene una lista de difusión de Whatsapp por donde envía menúes diarios que no cargan en las aplicaciones. "Ese es el diferencial que hacemos entre las aplicaciones y el cliente que nos contacta directamente". 

Desde Rudy Burgers, por otro lado, apuntaron que el principal foco está puesto en el servicio en el local, por lo que optaron por cerrar en las aplicaciones a las 21 entre semana, al mediodía los viernes y a las 20.30 los viernes, sábados y domingos. "Los viernes al mediodía abrimos el local pero no tenemos delivery. Es justo cuando la gente de las oficinas sale a comer y es una hora bastante intensa. No queremos que el delivery perjudique el servicio en el local", dijo Mazzoli. 

Pelea por el restaurante

Teniendo en cuenta los costos que los restaurantes deben asumir, las empresas de delivery online tienen diversas estrategias para atraerlos, aunque también para generar el mayor beneficio para su negocio. 

PedidosYa es la única que da la opción al restaurante de asociarse y hacer la venta sin el delivery de la aplicación. La empresa comercializa las tres primeras posiciones de búsqueda por barrio. "A partir de la cuarta hacia abajo hay una serie de parámetros combinados que hace que el restaurante aparezca más arriba o abajo", apuntó el managing director de PedidosYa, Felipe Álvarez. 

Hay en total unos 1200 repartidores de aplicaciones circulando por Montevideo

Uber Eats, en tanto, usa un algoritmo que posiciona según popularidad, puntuación y velocidad de entrega, contó el business development manager, Alejandro Umerez, mientras que Rappi los ubica según patrones de consumo en diferentes momentos del día.

También ofrecen descuentos, la mayoría asumidos por la propias plataformas. "Según el objetivo, podemos manejar descuentos en restaurantes o en los costos de los envíos. Normalmente Glovo se hace cargo de los descuentos. En ocasiones hay comercios que quieren promocionar algún producto en particular, y siempre estamos dispuestos a llegar a acuerdos que sean beneficiosos para ambas partes", informaron desde Glovo. 

En tanto, Sartorio de Rappi comentó que trabajan con campañas de descuentos que pueden ser asumidos por ellos o por el negocio gastronómico. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...