Cargando...

Polideportivo > HISTORIAS

La receta para caminar sobre el agua

La historia de la nadadora de 79 años que recorre el mundo compitiendo, su último destino: el mundial de Master en Budapest

Tiempo de lectura: -'

15 de septiembre de 2017 a las 05:00

Margarita Kemayd tiene un sueño recurrente en el que camina sobre el agua. Piensa que no es casualidad: "Es como que el agua y yo somos uno, nunca me hice la pregunta pero debe querer decir que estoy superando el elemento".

Durante una semana fría y húmeda de invierno, esta mujer de 79 años se remanga el traje de neopreno, se acomoda la gorra y se pone los lentes. Mientras la gente pasea abrigada por la playa de Pocitos, la mujer se mete en el agua sin titubear y empieza a nadar. Lo hace por un rato y se detiene porque, reconoce, el agua está muy fría, pero haber entrado ya es toda una hazaña.

Una vez dentro de la piscina cerrada empieza la rutina. Suele hacer unos 45 minutos por día de fondo y si está entrenando para alguna competencia en particular –este año estuvo en el Mundial de Máster de Budapest y en los Juegos Máster de Auckland– agrega una hora y media, un día por medio, con el grupo de máster del Club Remeros de Salto, el lugar donde vive. Cuando viaja a la capital tampoco se pierde la chance de entrenar y siempre tiene varias opciones entre los clubes dispuestos a dejarla entrenar por un rato.

A Kemayd los elogios vinculados a su edad la incomodan. Ni por cruzar el río Uruguay a nado cada año ni por haber ganado cinco oros en el Panamericano de Natación Máster en México o competir a nivel internacional. Tampoco le gusta pensar que haber empezado a "entrenar en serio" a los 60 es, de alguna manera, un acto de rebeldía contra la edad.

Para ella, el agua es una cuestión de piel y disfrute. Cree que si se destaca es porque hay pocas personas que a los 80 años tienen los recursos económicos para entrenar en piscinas y representar a Uruguay en el exterior. Para que hubiera igualdad de condiciones, el país debería tener al menos una piscina con acceso gratuito para los jubilados, dice.

 


 

Nadar a los 70

Lo más cerca que había estado Kemayd de la natación en su vida había sido por instinto. Para sus familiares era todo un problema llevarla a la playa de niña porque al poco tiempo desaparecía y terminaba en una isla o en algún árbol alejado.

No fue hasta cerca de los 60 años que el ahora vicepresidente de la Federación Uruguaya de Natación, Felipe Vidal, la invitó a sumarse a la Liga de Natación Máster. Para empezar a competir no le alcanzó con saber nadar. Tuvo que aprender a tirarse del cubo, a dar la vuelta americana y a agilizar la patada. A pesar de que entrena con personas que son 20 años más jóvenes logra mantener el ritmo y quiere más: "Seguiré aprendiendo hasta morir", dice.

La liga organiza a sus nadadores por grupos y Kemayd está ahora en el de entre 74 y 79 años: "No estoy en el mejor momento de mi categoría porque a mi edad un año ya pesa", lamenta. Sin embargo, en su "peor año" ganó la medalla de oro en los 1.500 metros de las aguas abiertas en Auckland y llegó a competir a Budapest.
 

Cuestión de audacia

En una ocasión, el agua estaba demasiado fría y podía sentir los pinchazos en la frente, pero mientras varios dejaban la carrera, ella no dejó de bracear. Fue en Piriápolis y no fue la primera vez en que se enfrentó al riesgo. En los Panamericanos de México quedó atrapada en medio de una tormenta sin referencia geográfica de hacia dónde ir pero se las ingenió para salir primera. "Yo cuando me tiro, me tiro a terminar".

La cuestión de los límites puede volverse un problema. Dice que no le tiene miedo al agua y que incluso podría dormir mientras flota pero al poco tiempo se rezonga a sí misma: "Está bien que me guste tanto nadar y que me ponga las pilas, pero tampoco se debe jugar contra una hipotermia".

Al preguntarle a Felipe Vidal, sanducero que la conoce desde sus inicios, el hombre la describe como una luchadora. "La familia le dice que no participe, que se cuide porque puede correr riesgos, pero es muy audaz". Margarita Kemayd y Daniel Durán, nadador de 87 años, son los referentes para el resto por su constancia en los eventos deportivos. Vidal supera la rivalidad histórica entre los nadadores de Mercedes, Paysandú y Salto para reconocer una característica que los une: fueron los tres departamentos pioneros en la natación para adultos.

"No todo es ganar medallas y superar récords. Lo principal del deporte es lo humano. Somos competidores, pero en el agua somos amigos. Cada viaje implica nervios, esfuerzo y tensiones, pero también es reencuentro, solidaridad y colaboración", dice. La nadadora encontró en la natación una excusa para viajar y se recorrió el mundo para participar en competencias. Sin embargo, va por más, y quiere que su historia anime a otros a intentar caminar sobre el agua.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...