23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
5 de noviembre 2021 - 12:00hs

Durante la primera década del siglo XXI la agricultura uruguaya creció en base a la expansión de los cultivos de verano. La soja principalmente y el maíz más recientemente.  Pero a medida que los veranos se han vuelto más riesgosos y  las lluvias se han movido algo por debajo de lo normal, son los cultivos de invierno los que han impulsado el crecimiento agrícola y han rescatado las cuentas del productor.  
Por segundo año consecutivo, el trío de trigo, cebada y colza dan generalmente mejores  resultados por hectárea que soja y maíz (de secano) que enfrentan la incertidumbre de un verano de altos costos y riesgos.

Motor del crecimiento agrícola

La irrupción de una oleaginosa de invierno como la colza con un precio mucho mayor al de la soja lleva a pensar que en esta segunda década el crecimiento agrícola tendrá como motor principal a los cultivos de invierno cuya cosecha está comenzando.

En el mundo, el mercado para la colza, el trigo y la cebada está en ebullición. Por distintas razones. La oferta de trigo ha sumado problemas. Es un cultivo que precisa frío, algo que en estos tiempos de calentamiento ha faltado. La sumatoria de crisis por olas de calor y sequías de los cultivos en Estados Unidos (EEUU), Canadá y Rusia ha sido determinante.  

Hay poco trigo en el mundo y una demanda nerviosa. Además, la siembra de EEUU se viene complicando. Las lluvias excesivas en algunas zonas y la sequía en otras vuelven a causar alarma entre los farmers. Y los consumidores reaccionan.

El mercado para la colza, el trigo y la cebada está en ebullición

Una sacudida en el mercado

El martes el gobierno chino sorprendió al mundo invitando a la población a acopiar alimentos previo al invierno, un día después de que Arabia Saudí sacudiera al mercado comprando 1,5 millones de toneladas de una sola vez, una vez y media toda la producción de Uruguay. 
Cuando en la década pasada el trigo llegó a un precio internacional de US$ 300 por tonelada estalló la primavera árabe luego de que un vendedor de alimentos de Túnez se prendiera fuego a sí mismo. 

Para los países de Medio Oriente volverá a ser un desafío garantizar alimentos accesibles en el invierno del hemisferio Norte. Para los exportadores del hemisferio Sur es una gran oportunidad que  llega justo al momento de la cosecha, que en Uruguay, por segundo año consecutivo tendrá un  buen rendimiento.

Se prevé un buen rendimiento para los cultivos de invierno.

Las cifras del trigo

En poco más de un año, el precio del trigo se ha ido en Chicago de los US$ 200 a US$ 300. En Uruguay, partiendo de precios del orden de US$ 200 ya se puede pactar para la próxima cosecha un valor muy interesante de US$ 270 por tonelada. La demanda ha estado activa, el stock remanente de la cosecha anterior es muy bajo, la industria molinera local deberá estar activa para captar el grano. 

Cuando el precio del trigo empieza a levantar desde su valor normal, cercano a US$ 200, las exportaciones empiezan  a levantar. Así sucedió durante la  década pasada cuando las cotizaciones tuvieron su primera ola de subas. Y asi sucederá con esta segunda ola, que viene acompañada de un más alto rendimiento. 

Este año no será tan bueno  como el pasado, que tuvo récord de rendimiento y superó por primera vez los 4.000 kilos/ha tanto en trigo como en cebada. El área de trigo viene en ascenso y el precio de US$ 290 por tonelada se sostiene a diciembre de 2022.

Perspectiva alentadora

El área de trigo viene en ascenso desde menos de 200 mil hectáreas a unas 250 mil en la siembra pasada que pueden llegar a ser cerca de 300 mil en el próximo cultivo, porque el precio de US$ 290 por tonelada se sostiene a diciembre de 2022. Esta pareciera ser una perspectiva muy alentadora.

La cebada rompió récords

Un panorama similar tiene el cultivo de cebada, cuyo precio en Uruguay va muy ligado al del trigo y  que además tiene una salida segura como grano, a un precio que ahora parece relativamente modesto en US$ 220 por tonelada, pero que cuando fue ofrecido era muy atractivo. Eso le quita límites al crecimiento de área de cebada. 

Se abastece a la cadena cervecera y se exporta como forraje ya que no solo el precio del trigo, también el del maíz, está muy alto. De modo que los productores uruguayos han podido cerrar precios por encima de US$ 270 en estos días, nuevamente en un año normal US$ 200 suele ser el precio aceptable. 

En este momento el alto precio de los insumos pone una exigencia algo mayor en el precio, pero si no hay problemas de calidad por la ola de calor de octubre, también aportará márgenes positivos. También en el caso de la cebada el área ha crecido tanto por la ampliación de la capacidad industrial como por la expansión de la cebada de uso forrajero

La cebada rompió los récords tanto de área como de rendimiento. Cruzó por primera vez las 200 mil hectáreas sembradas y va por estabilizar rendimientos promedio por encima de los 4.000 kilos por hectárea. 

El año pasado el rendimiento de este cultivo tuvo un récord apabullante que se situó por encima de 4.700 kilos por ha, primera vez que cruzaba los 4.000 kilos. Este año el rendimiento será menor pero por el aumento de área la producción será récord, muy cerca de 900 mil toneladas. Una producción similar a la de trigo, que tiene algo más de área pero suele tener algo menos de productividad por hectárea. 
Mejores variedades, mejores suelos asignados y un manejo más preciso fueron los factores que identificó en octubre Esteban Hoffman en Tiempo de cambio como factores que explican este salto productivo.

La cebada rompió los récords tanto de área como de rendimiento.

El cultivo estrella

Finalmente la estrella: la colza, primer cultivo extensivo que recibe un precio superior a US$ 700 la tonelada, mucho más que cualquier pico de precios de la soja. 

Viene en una expansión fuerte y este año además de área récord tendrá rendimiento récord y precio récord. Lo que podría llevar a un crecimiento fuerte de área una vez más en la próxima siembra. Con unas 140 mil hectáreas sembradas y un rendimiento que puede proyectarse en 1.800 kilos por ha podrían cosecharse unas 250 mil toneladas de la oleaginosa.

Perspectiva de una agricultura expandida

En suma la producción de cultivos de invierno puede sobrepasar los dos millones de toneladas, 500 mil más que el año pasado, y sostener el crecimiento exportador de Uruguay en el primer trimestre de 2022, cuando salga buena parte del saldo exportable antes de que en abril se coseche la soja.

Esto abre una perspectiva de área récord en cultivos de invierno para el año próximo, que puede superar las 700 mil hectáreas y puede generar una agricultura expandida, más pareja entre las áreas de invierno y verano con una generación de mano de obra más pareja en fletes y puertos y un riesgo agrícola más distribuido, con ventaja para la producción de miel que tiene en la colza una aliada bien interesante. 

Cultivos de invierno.

Temas:

Blasina y Asociados cosecha de invierno Agricultura Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar