Cargando...
Fitch Ratings es una de las calificadoras internacional más importantes.

Economía y Empresas > Cuentas públicas

La tarjeta amarilla que la ministra Arbeleche festejó como un gol

La ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, destacó el mantenimiento del grado inversor durante la pandemia, y lo comparó con un partido de fútbol en donde la calificadora Fitch Ratings ya le sacó tarjeta roja a otros países

Tiempo de lectura: -'

18 de julio de 2021 a las 05:00

Las metáforas con el fútbol están siempre a la orden del día. En el último año hubo científicos que usaron ese recurso  una y otra vez, para ilustrar cómo estaba parado Uruguay frente a la pandemia. Y el fútbol volvió a decir presente esta semana, pero esta vez en una sesión de la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de la Cámara de Diputados.

Después de insistir en que el gobierno cumplió en 2020 con todas las previsiones fiscales y volcó “todos los recursos necesarios” para hacer frente a la emergencia sanitaria,  la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, se detuvo un instante en su presentación. Y fue para hablar de la confianza de los mercados internacionales y el mantenimiento del grado inversor en un contexto de turbulencia mundial.

La ministra lo ilustró como si fuera un partido de fútbol que empezó en marzo del año pasado a pocos días de asumir la nueva administración, y habló de tarjetas amarillas y de tarjetas rojas. Arbeleche mostró un gráfico con los 18 países que ingresaron a la pandemia global con perspectiva negativa en su calificación de deuda, según el ranking de la agencia Fitch Ratings. Esta calificadora ha sido hasta ahora la más dura en sus evaluaciones y tiene a Uruguay en el escalón más bajo de grado inversor (BBB-) hace casi tres años.

“Son 18 países que entramos a la pandemia con tarjeta amarilla. ¿Qué pasó con esos 18 países? Diecisiete de esos dieciocho países tuvieron una baja, ya sea en la nota o en la perspectiva; para seguir con el ejemplo, tuvieron tarjeta roja. A Uruguay no le pusieron la tarjeta; Uruguay mantiene la nota con la cual ingresó a la pandemia. Mantiene la nota y mantiene la perspectiva, lo cual nos habla de un reconocimiento por parte de las calificadoras de lo que han sido la gestión y los resultados durante el 2020”, afirmó Arbeleche, según la versión taquigráfica de la sesión del martes 12.

.

Vale ver con más detalle qué pasó en algo más de un año. La agencia Fitch califica a 118 países en el mundo. De los 18 soberanos que al 28 de febrero de 2020 tenían perspectiva negativa, solo Uruguay y Macao evitaron rebajas.  En el caso de Uruguay la agencia realizó dos revisiones, que fueron el 8 de octubre del año pasado y el 8 de junio de 2021. En las dos oportunidades la agencia ratificó el grado inversor y la perspectiva negativa de la deuda.

El otro país de la lista que se mantuvo con tarjeta amarilla fue Macao (AA). Este caso es muy peculiar. Su perspectiva “negativa” que tuvo que ver con factores institucionales y su relación con China fue revisada a estable en abril. Y de esa lista de 18 países que mencionó Arbeleche, hay tres a los que la tarjeta roja les costó la pérdida del grado inversor desde el arranque de la pandemia: Colombia, Aruba y San Marino.

Rojas y amarillas de la región

Además, de los 19 países de Latinoamérica y el Caribe que Fitch califica actualmente, hay 17 que sufrieron deterioro de la calificación y/o perspectiva desde el comienzo de la pandemia”, según datos de esa agencia a los que accedió El Observador.  En esa lista, solo Paraguay con calificación BB+ “estable”, y Uruguay con BBB- “negativa” continuaron en el partido con tarjeta amarilla. 

Siguiendo con la comparación futbolera, un país al que le sacaron tarjeta roja hace poco tiempo fue a Colombia. A comienzo de julio la agencia Fitch le quitó el grado de inversión, y así se sumó a lo que ya antes había hecho la agencia S&P Global Ratings. El país cafetero empezó el partido de la pandemia en BBB “negativa”, descendió luego a BBB- (el nivel actual de Uruguay) y cayó este mes un escalón más a BB+ (estable).  El deterioro de las finanzas públicas, deuda pública en aumento, y un deterioro de la confianza en la capacidad del gobierno para colocar de manera creíble la deuda en una trayectoria descendente en los próximos años desencadenaron la decisión.

En el caso de Chile, en octubre de 2020 la agencia bajó la nota de grado inversor un escalón, desde A a A- y revisó su perspectiva de “negativa” a “estable”, como consecuencia del estallido social y la pandemia. Y en marzo de este año fue S&P Global que recortó la nota desde “A+” a “A”.

“La rebaja se basó en la marcada erosión de las finanzas públicas del país trasandino durante los últimos 10 años, que probablemente se estabilizarán a un nivel debilitado una vez que la pandemia retroceda y la economía se recupere a su ritmo tendencial de crecimiento del PIB”, señaló la agencia según publicó el Diario Financiero. De todas maneras, Chile quedó con una clasificación similar que países como España e Islandia, y mantuvo su puesto de líder regional. Hoy está tres escalones por encima de Uruguay, por ejemplo.

El otro grado inversor de la región es Perú. El país incaico entró a la pandemia en BBB+ “estable” y hasta ahora mantuvo la nota, pero empeoró su perspectiva, según la escala de Fitch. Y en el caso de Panamá, su nota crediticia también cayó un escalón, desde BBB a BBB- con perspectiva “negativa”.

Lo último de Fitch

La calificadora internacional reiteró esta semana en un comentario sobre la Rendición de Cuentas que el país tiene deberes pendientes. “Un mayor progreso en los esfuerzos de consolidación y la confianza en su viabilidad en los próximos años serán claves” para mantener el grado inversor, escribió el analista Todd Martínez.

Esta condición es un respaldo importante al momento de buscar financiamiento en los mercados de capitales y permite acceso a crédito con costos de endeudamiento más bajos. Eso volvió a reflejarse en la última colocación de bonos a nivel global cuando Uruguay cosechó un fuerte respaldo de los inversores y consiguió tasas muy beneficiosas.

“Si Uruguay pierde el grado inversor no vamos a tener los recursos necesarios para hacer frente a todas las políticas sociales que queremos llevar adelante. (…) Ponernos la roja, de alguna manera nos deja fuera del partido en muchos sentidos”, recalcó Arbeleche en una entrevista con radio El Espectador el miércoles pasado.

.

La nota

La nota de deuda cuenta con grado inversor por parte de las cinco calificadoras de riesgo internacionales. Standard & Poor´s (BBB), Moodys (Baa2) y R&I (BBB) la colocan un escalón por encima del mínimo con perspectiva estable, y positiva en el último caso. En tanto, DBRS (BBB estable) y Fitch Rating (BBB-) lo ubican en el mínimo, con el agregado que está última mantiene su perspectiva negativa desde octubre de 2018.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...