Nacional > propuesta de plebiscito

Lacalle Pou confía en que campaña de firmas de Larrañaga no altere la interna

Para el senador nacionalista, la recolección de firmas y la adhesión a un sector van por carriles diferentes y mostrará el equipo que tiene sin caer en la confrontación

Tiempo de lectura: -'

11 de junio de 2018 a las 05:00

Hace ya un buen tiempo que para el senador nacionalista y líder del sector Todos, Luis Lacalle Pou, "tender puentes" es el camino. Así lo transmite en cada discurso o recorrida, en donde agrega que no solo se trata de tenderlos, sino también que hay que estar dispuesto a cruzarlos.

Pero hay un puente que Lacalle Pou dice con convencimiento que no cruzará, aunque tampoco proyecta destruirlo porque sabe que esa acción política le jugaría en contra. En abril, el senador nacionalista y líder de Alianza Nacional, Jorge Larrañaga, anunció que hará un plebiscito constitucional para hacer reformas en materia de seguridad. Quienes decidan acompañarlo deberán estampar su firma para que en octubre de 2019 se voten los cambios propuestos.

Cuando Larrañaga hizo el anuncio, Lacalle Pou dejó claro que apoyaba la medida pero no estaba dispuesto a firmar porque no cree que la mejora de la seguridad del país venga de la mano de un plebiscito.

"El tema puntual es que si hoy se está incendiando una casa, nosotros no podemos llamar a los bomberos para dentro de dos años. Hay que cambiar el gobierno y decir que a la delincuencia se le está acabando el recreo", ejemplificó hace unos días en una recorrida por Artigas.


Si bien es verdad que la campaña de Larrañaga no es motivo de insomnio para Lacalle Pou, también es cierto que en las últimas semanas le ha dado una mayor exposición al líder de Alianza. Basta con recorrer Montevideo y ver las casillas de "Vivir sin miedo" para comprobar que quien se perfila como el principal competidor de Lacalle en las internas de junio de 2019 está teniendo un mayor protagonismo. Y más si a eso se le suma que algunos dirigentes lacallistas, como el intendente de Florida, Carlos Enciso, firmaron para que haya un plebiscito.

En el sector de Lacalle Pou reconocen que la campaña para juntar firmas movió las aguas blancas un poco más de lo habitual y que Larrañaga puso un tema sobre la mesa que marca agenda. Pero el líder está confiado de que una cosa es juntar firmas y otra, que va por un carril distinto, es sumar adhesiones a un sector dentro del partido.

"Veo gente de todos los sectores aportando por la positiva, llevando instrumentos. Todos en caminos que pueden parecer paralelos, terminan empujando hacia el mismo lugar" Luis Lacalle Pou, senador y líder del sector Todos (Partido Nacional)

El cronograma de actividades de su sector no se modificó pero cuando llegue el momento, saldrán con fuerza "a mostrar el equipo" con el que Todos cuenta, indicaron a El Observador allegados al senador. El sector lacallista tiene la convicción de que cuenta con un "horizonte claro y firme" para pelearle las elecciones al Frente Amplio y por eso la estrategia ante una campaña que le da mayor visibilidad a uno de sus contrincantes en las internas nacionalistas es reforzar esa idea.

A su vez, lejos está en la intención de Lacalle Pou confrontar con Larrañaga y, estratégicamente, tampoco le convendría según los cálculos que comparten sus allegados. ¿De qué le serviría "tender puentes" si luego muestra que hay uno que le gustaría dinamitar? Tal vez por eso, durante el plenario de la lista 404 del lunes 4 destacó el rol de todos los dirigentes y líderes nacionalistas. Mencionó a los intendentes, al "compañero" Larrañaga y a Verónica Alonso para demostrar que son "gente de unidad, no gente de división". Ese mismo día, sin decirlo mencionó por qué está de acuerdo con que Larrañaga salga a la busca de firmas, aunque no apoya la medida. "Se entiende la molestia, el enojo la rabia de miles de uruguayos que se manifiestan de diferentes maneras. Todas válidas. Cómo no los vamos a entender, si la gente está enojada y desahuciada", dijo.

En la cancha

Mostrar al equipo de Todos ya venía siendo una estrategia y un ejemplo fue el 2 de marzo, cuando Lacalle se paró frente a un auditorio lleno en la torre de las Telecomunicaciones y presentó propuestas al gobierno, por tercera vez desde el segundo mandato de Tabaré Vázquez. Más allá de las propuestas –que le fueron remitidas al presidente a los dos días- el objetivo era también demostrar que hay técnicos trabajando para poder ser gobierno.


En esa oportunidad reiteró la necesidad de que exista una ley sobre legítima defensa policial, que le permita a la Policía defenderse en caso de que vea su vida en peligro. El lunes pasado, en el plenario de su lista, lo recordó al igual que el proyecto de ley presentado sobre un registro de abusadores sexuales, que se está estudiando en la Comisión de Constitución y Legislación de Diputados.

Sus ideas seguirán siendo repetidas en giras, recorridas y un congreso planificado para octubre. Con los ojos de los uruguayos en Rusia, anticipar algún movimiento no está en los planes de Lacalle. Pero una vez que la pelota termine de rodar saldrá con más fuerza aunque fiel a su idea de mostrar que en el Partido Nacional la competencia puede cruzar algunos puentes.





Comentarios