Economía y Empresas > BALANCE BURSÁTIL

Las apuestas de mercado que ganaron en 2019 según Financial Times

Desde los bonos griegos hasta los giros de la libra esterlina, el año entregó oportunidades para brillar

Tiempo de lectura: -'

26 de diciembre de 2019 a las 15:54

Las acciones estadounidenses tuvieron un año estelar en 2019, nuevamente, mientras que otros mercados desarrollados tuvieron buenos resultados. Pero aquellos que buscaban ganadores menos convencionales también tuvieron la oportunidad de brillar. Esta es nuestra selección de algunas de las estrategias más llamativas. 

Libra a lo grande

La libra esterlina parece una historia de éxito poco probable. A principios de año, el contexto político era lo suficientemente nefasto como para obligar a muchos inversionistas a evitar la moneda tanto como pudieran.

En otoño (boreal), la moneda del Reino Unido se movió en un rango estrecho, mientras los políticos tropezaban de un foco de tensión del Brexit a otro. En un momento, la libra fue más volátil -y era vista como una apuesta más arriesgada- que el peso mexicano. 

Y, sin embargo, la libra terminó 2019 como la segunda moneda de mejor desempeño del mundo frente al dólar, ganando un 1,7% en el transcurso del año. Desde principios de septiembre ha subido 7,4%, una gran apuesta para cualquiera que sea lo suficientemente valiente para actuar en momentos en que el primer ministro Boris Johnson y el irlandés Leo Varadkar encontraron una estrategia algo más unida respecto al Brexit.

Mucho depende ahora de lo que Johnson haga después con el Brexit, con su nuevo y mejorado mandato después de las elecciones generales de diciembre. Será un viaje de prueba en 2020, pero Goldman Sachs, por ejemplo, dice que la libra esterlina sigue siendo una de sus apuestas favoritas para el próximo trimestre. 

El deber del siglo

Si un activo ejemplificó la montaña rusa del mercado de bonos del año, fue el bono del "siglo" de Austria. Cuando la nación alpina vendió deuda a 100 años en 2017 con un rendimiento de sólo 2,1%, fue visto en algunos trimestres como una prueba de que los mercados se habían vuelto volátiles.

Pero los compradores se reían camino al banco en 2019. Cuando el rally de los bonos mundiales alcanzó su peak a fines de agosto, la deuda se tranzaba a 210 centavos frente al euro -con inversionistas recibiendo un retorno de 87% en lo que va del año- mientras que el rendimiento bajó a 0,9%. 

El desempeño estelar refleja el hambre casi insaciable de los inversionistas como fondos de pensiones y las aseguradoras, que necesitan activos de larga maduración para igualar sus obligaciones de largo plazo. También fue una demostración de la aguda sensibilidad de los bonos a más largo plazo a los movimientos en las tasas de interés: el bono del siglo de Viena fue sólo un ejemplo extremo de una racha alcista poderosa que barrió con todos los bonos soberanos de largo plazo y alta calificación.

Esas propiedades significaron que los bonos ultra-largos fueron los más golpeados cuando los mercados mundiales de bonos se enfriaron en otoño (boreal). Pero incluso después de una fuerte liquidación, los tenedores de bonos del siglo mantienen un alza de casi 50% en 2019. Los inversionistas de largo plazo esperarán que los próximos 97 años sean un poco más tranquilos.

Arriba Grecia

En 2012 los mercados se negaban a dar préstamos a Grecia a cualquier precio. Este año, los inversionistas no se cansaban de la deuda del país, que ha destacado en un año extraordinario para los bonos de la eurozona. 

El entusiasmo de los inversionistas se explica en buena parte a la cura gradual de la economía griega después de la brutal crisis de esta década, junto con la calma de la política a menudo volátil del país. Pero Grecia también se benefició de una búsqueda desesperada de rendimiento, que llevó a los inversionistas a los rincones del mercado de bonos que generalmente son vistos como de un riesgo relativamente alto, haciendo caer los rendimientos ahí también.

Atenas ahora paga sólo 1,16% para endeudarse por una década, y los rendimientos han caído incluso por debajo de los de Italia. Parte de la deuda de corto plazo vendida en octubre atrajo un rendimiento negativo. 

A los grandes inversionistas en deuda griega, que incluyen administradores de activos como Capital Group, Carmignac y Prudential Financial, les ha ido bien, con los tenedores del bono de referencia de 10 años obteniendo un rendimiento total para el año de 23%. Ese desempeño corona una carrera notable: cualquiera que haya comprado bonos en el peak de la crisis política de 2015 ha más que triplicado su dinero.

Límites de Mo

El año 2019 marcó el regreso de la inversión de impulso, la estrategia de comprar activos que han subido de precio, con la esperanza de que sigan aumentando.

Entre los mayores beneficiarios estuvieron los llamados fondos de cobertura de futuros administrados, que usan algoritmos para detectar y acoplarse a las tendencias. Esos fondos han entregado durante años rendimientos mediocres, ya que los mercados han experimentado vaivenes y han dado a los inversionistas pocos patrones claros a seguir. Pero este año, las acciones y bonos en gran parte alcistas han ofrecido terrenos de caza mucho más felices. 

El fondo CCP Quantitive de GAM Systematic ha ganado un 35%, mientras que su fondo Core Macro ha subido 20%, según cifras enviadas a inversionistas. Aspect Diversified ganó un 21%, un fondo administrado por Graham Capital tuvo retornos por casi 27%, mientras que el fondo Trend Plus de QMA Wadhwani Asset Management de Sushil Wadhwani subió 22%. 

Pero no todos pudieron sacar provecho. Winton Capital obtuvo un modesto 2,2% en su fondo insignia después de reducir el uso de estrategias de seguimiento de tendencias, aunque algunos de sus fondos más pequeños tuvieron un mejor desempeño. Y el fondo Trend de GSA ha bajado cerca de 1% este año, no pudiendo recuperar totalmente del rally accionario de enero. 

Disruptor del mercado

MarketAxess ha sido durante mucho tiempo un pilar de los mercados de bonos corporativos, pero el lugar de operaciones se convirtió en una propiedad apetecida por sí misma este año. 

Los inversionistas hambrientos de crecimiento se compraron la historia de que el negocio de transacción de bonos ya no era dominio de los Maestros del Universo.

En cambio, los bonos se transan cada vez más electrónicamente en lugares como MarketAxess, a veces sin ninguna intervención humana. La acción subió casi continuamente hasta septiembre, cuando su precio de US$ 419 le dio a la compañía una capitalización de mercado de casi US$ 16 mil millones. Mirando hacia atrás en los últimos cinco años, tuvo mejores retornos que otros "disruptores" de alto perfil como Amazon y Netflix.

Su ascenso se detuvo cuando las ganancias no cumplieron las expectativas. Aún así, la compañía con sede en Nueva York sigue en camino a subir cerca de 75% este año, cerca de tres veces el retorno del mercado en general.

Furor por el paladio

Los conductores de Uber en Londres han tenido dificultades para ganarse la vida últimamente, ya que los delincuentes están apuntando a los convertidores catalíticos de sus autos híbridos. Los ladrones han estado vendiendo por piezas estos dispositivos de reducción de emisiones, que contienen paladio, el metal con mejor desempeño del año. 

Los compradores también han cosechado los beneficios de los precios récord del paladio este año. El metal se ha disparado a más de US$ 1.900 la onza, más caro que el oro. La demanda ha superado la oferta consistentemente en los últimos siete años, dejando las reservas en niveles muy bajos. Los analistas creen que la reserva estratégica de paladio de Rusia -una fuente clave de suministro- está a punto de agotarse. Al mismo tiempo, los cortes de energía en Sudáfrica, de donde se extrae el 40% del metal precioso, amenazan el suministro. La crisis energética muestra pocas señales de una solución rápida. 

La sustitución sigue siendo una amenaza para el metal, ya que los fabricantes de autos pueden cambiar del paladio al platino, que es mucho más barato. Pero la industria automotriz está avanzando con cautela con la tecnología de catalizadores después del escándalo de las emisiones. 

El cambio más amplio a vehículos eléctricos sugiere que el rally del paladio podría ser un último adiós. Mientras tanto, los precios podrían subir aún más, y podrían faltar más convertidores catalíticos.

Diario Financiero-RIPE

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...