Espectáculos y Cultura > Se estrenó Cementerio maldito

Las cinco mejores adaptaciones al cine de los libros de Stephen King

Con la excusa del estreno de "Cementerio maldito", un repaso por las algunas de las mejores películas basadas en la obra del escritor de Maine

Tiempo de lectura: -'

05 de abril de 2019 a las 05:01

Son más de 70 y cada año se suman dos o tres más. Antes de que el propio Stephen King se dé cuenta, el número de adaptaciones al cine de sus obras va a llegar a la centena. Así, crecerá sin parar, casi a la par de su ya extensísima bibliografía. Pero eso al viejo Steve le gusta; son recurrentes sus apariciones en la prensa comentando acerca de estas realizaciones, ya sea para darles su sello y aval –algo que pasa mucho– o para pegarles con dureza –algo que reserva para El resplandor–.

Los últimos dos años fueron especialmente prolíficos, con varias películas y series que se basaron en la obra del escritor de Maine. Y si bien el envión se frenó un poco, esta semana vuelve a aparecer un título suyo en la cartelera local: Cementerio de animales es el nombre original del libro; Cementerio maldito, la película que se puede ver desde ayer en salas uruguayas.

A la cabeza como una de las novelas más perturbadoras de su cosecha, Cementerio de animales surgió cuando a King le asaltó uno de los peores temores de la vida: la pérdida de un hijo. Así nació esta fábula de animales que regresan de la muerte, muertos que vuelven a vengarse de los vivos y una criatura demoníaca, el Wendigo, acechando desde los oscuros y fríos bosques de Maine.

La historia ya había aparecido en el cine antes, en 1989, a cargo de Mary Lambert y con banda sonora de los Ramones, que crearon una canción especial para la película, Pet Sematary. Esa película tiene algunos momentos destacables, pero en general es un ejercicio bastante barato e irregular que termina siendo involuntariamente gracioso. Y tal vez, por eso, entrañable. Ahora Hollywood vuelve a rescatar la historia con algunos cambios y un aire decididamente siniestro, tratando de hacer algunos cuantos pesos más. Para variar, Stephen King dijo que le había gustado mucho.

Si bien el grueso de las adaptaciones de King son esencialmente malas, hay un puñado de películas que van de lo muy bueno a lo realmente memorable. Varias de ellas son clásicos del cine. Así, con la excusa de esta nueva película, este es pequeño ranking subjetivo de sus adaptaciones, que le hacen justicia a la obra original o que, incluso, la mejoran.

5 – Misery (1990)

Un escritor –uno de los tantos que tiene la obra de King– tiene un accidente automovilístico en medio de las montañas y queda tirado, medio muerto, en la nieve. Una enfermera lo rescata, pero resulta ser una de sus fanáticas más acérrimas. Y, también, una loca del demonio que lo va a tener secuestrado por semanas.

Una de las novelas clásicas de King se convirtió en esta película de 1990 a cargo de Rob Reiner y con los protagónicos de Kathy Bates –que se llevó el Oscar por este papel– y James Caan. Claustrofóbica, cruel y cargada de una tensión que va in crescendo, Misery tiene en Bates la gran clave de su éxito. Como la loca Annie Wilkes, la actriz se despacha con una actuación demencial y perturbadora.

4 – Carrie (1976)

Brian de Palma se mete con la obra de King casi en su amanecer, dado que Carrie se estrenó en 1976 y el libro homónimo –el primero del autor– se había publicado dos años antes. Con Sissy Spacek en el papel de la sufrida adolescente con poderes telequinéticos, Carrie es una explosión de hormonas, fuego, cambios corporales, terror psicológico y una clase increíble de narrativa. Logró, también, convertirse en una de las grandes obras de uno de los directores que cambió Hollywood en la década de 1970. 

3- Sueños de libertad (1994)

En la web IMDB –un lugar frecuente para cinéfilos y afines– hay un lugar donde están las 250 mejores películas rankeadas según los usuarios. En el primer lugar aparece Sueños de libertad, de Frank Darabont. Es bastante aberrante ver esta película en ese puesto –no es ni cerca una de las mejores 200 de la historia, para empezar–, pero es comprensible que haya generado esos sentimientos en más de un espectador: es una gran historia de redención, está actuada de manera impecable, tiene escenas para ver una y otra vez y el trabajo de Darabont es atinado.

Sueños de libertad recorre los años de cadena perpetua de un banquero (Tim Robbins) en la cárcel de Shawshank, a la que cae por matar a su mujer. En medio de la violencia del lugar, el hombre cruza caminos con un presidiario prestigioso (Morgan Freeman) con el que entabla una amistad enorme y que lo ayuda a sobrellevar sus años allí. Da para verla unas cuantas veces y emocionarse.

2- El Resplandor (1980)

¿Qué decir de este enorme clásico del terror y del cine que no se haya dicho? La película que encumbró a Jack Nicholson, que asustó y sigue asustando a generaciones enteras, que no pierde vigencia y que probó que Stanley Kubrick podía hacer cualquier cosa, y que lo podía hacer de manera excelente. Una genialidad imperecedera.

Quizás, como diferencial, se puede decir que Stephen King la odia. Pero la odia de verdad, con cada una de sus células. Su enemistad con Kubrick a raíz de las diferencias con la novela es legendaria, casi tanto como los misterios que envuelven su rodaje y el hacha con la Jack Torrance parte la puerta del baño al grito de “¡Here is Jonnhy!”.

1 – Cuenta conmigo (1986)

Cuatro amigos salen de excursión por los bosques de Maine. Es verano. Quieren ver el cuerpo de un compañero de clases que, dicen, se murió por ahí y quedó tirado. Caminan, corren, se pelean, cuentan cuentos, hacen bromas, escapan de trenes y sanguijuelas y vuelven a casa. Y no mucho más, pero con eso basta. Porque con eso, nada más que con eso, Cuenta conmigo construye una oda a la amistad. Es enternecedora, dolorosa e inolvidable.

Basada en una novela corta que King tituló El cuerpo, esta película está dirigida por Rob Reiner, pero tiene en sus cuatro protagonistas infantiles –especialmente River Phoenix– los grandes responsables de que sea un clásico imborrable del llamado género coming-of-age. Cuenta conmigo podría verse más de 20 veces en un año y siempre mantendría su maravillosa esencia. De seguro eso tiene que ver con la nostalgia que surge al verla, de esos veranos eternos que evoca y que todos alguna vez vivimos, que todos alguna vez quisimos vivir. Para terminar, la mejor línea de la película. Y también la más dolorosa: “Nunca volví a tener amigos como los que tuve a los 12. Diablos, ¿alguien sí?”. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...