Agro > Agricultura y Ganadería

Las lluvias llegaron a tiempo para buena parte del campo

Las precipitaciones del fin de semana fueron un alivio para varios rubros, aunque aún se necesita un volumen mayor para otros 

Tiempo de lectura: -'

28 de septiembre de 2020 a las 18:44

Las lluvias anunciadas para el fin de semana llegaron y dejaron desde 20 hasta casos 100 milímetros de agua en algunas partes del país, como Cerro Largo o Tacuarembó. Los resultados del fin de semana todavía se están evaluando, pero los pronósticos son buenos, dado que la lluvia fue como un respiro tras un invierno seco. A la vez, dado que hubo temporales en varias zonas, otro aspecto destacado es que no se han registrado denuncias de roturas por vientos.

En la producción arrocera se evalúa la posibilidad de crear más área de siembra, en el sector ganadero se espera con buena expectativa el desarrollo de las próximas lluvias de primavera, para mejorar lo que vivió el ganado en invierno, y en las granjas se espera la llegada de más lluvia para no depender del acopio de agua que algunos establecimientos duraría hasta enero, dado que el déficit de agua en ese sector hoy es de 400 milímetros.

Si bien el agua fue bienvenida, diferentes productores coinciden en que todavía esperan una precipitación mayor en las próximas semanas, para mejorar los cultivos de invierno en desarrollo y las siembras de verano iniciadas o por activar.

Futuro incierto en la agricultura

Para Roberto Verdera, gerente general de la cooperativa Calmer, las lluvias del fin de semana presentaron "volúmenes interesantes", que le hicieron muy bien a todos los cultivos, que estaban demandando agua.

"La semana pasada los cultivos estaban buenos, pero les estaba faltando agua en un momento clave. La foto de hoy es que llovió y los cultivos se recuperan, y siguen manteniendo un potencial interesante", comentó. Agregó que aunque no sabe cómo seguirá desarrollándose la situación en las próximas semanas, la imagen de hoy en los cultivos es positiva.

Según explicó las precipitaciones llegaron a tiempo y de manera "muy justa y adecuada" para algunos, como el maíz. "De seguro con esta agua, el maíz que se había sembrado va a tener emergencias buenas, y si ya estaban emergidos esta fue una buena recarga de agua", consideró. 

Para el gerente de la cooperativa, "lo que cayó de agua fue mejor que los pronósticos", y eso fue una buena señal, pero de lo que pase en las próximas semanas dependerá el futuro de los cultivos de invierno y la siembra de los de verano.

Evaluación positiva entre arroceros

Los productores arroceros ya iniciaron la siembra con un presupuesto de agua previo en los reservorios, por lo cual la llegada de la lluvia el fin de semana fue una buena noticia: aunque detuvieron el desarrollo de la siembra, ayudaron a aumentar el nivel de agua en los reservorios. "Eso ayuda a generar más área de lo que se podía activar si no se hubieran dado esas lluvias", explicó Alfredo Lago, presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA).

En algunos departamentos como Tacuarembó o Cerro Largo se acumularon 60 milímetros de agua, en Artigas 40 y más al este del país hubo registros de casi 100, pero según Lago "en los lugares donde más se necesitaba agua fue donde se presentaron los menores registros". 

La evaluación que hace el presidente de la ACA, previa a un análisis más profundo que se realizará en unos días, es positivo. "Sin dudas estas lluvias tienen un impacto positivo, la evolución es positiva en cuanto al resultado, teniendo en cuenta que seguramente va a generar unas 7.000 a 8.000 hectáreas más de posibilidad de incremento del área si lo comparamos previo a la llegada de la lluvia", comentó.

El análisis aún es prematuro, porque los productores siguen cuantificando los niveles de agua en los reservorios y los recursos con los que contarán.

En 2019 la producción arrocera tuvo un área de 135 mil hectáreas, comentó Lago, "la menor en los últimos 30 años". Para la zafra que viene los productores tienen intenciones de incrementar esa cantidad de hectáreas, llegando a 150 mil o 160 mil, informó. "No teníamos todavía el agua para las intenciones de siembra que teníamos, con esta lluvia seguramente vamos a poder mejorar y seguramente podamos confirmar un área similar o algo mejor que la del año pasado", anunció.

Las expectativas son buenas, porque los cultivadores de arroz tienen la intención de aumentar sus plantaciones. Lago destacó que el negocio así lo amerita porque hay "una adecuación económica positiva, tenemos una estructura de costo interno mejor con toda la variación que tuvo el dólar en los últimos meses y hay un mercado internacional muy tonificado, en gran parte por la situación sanitaria que vive el mundo y que podemos capitalizar pudiendo plantar todo lo que tenemos en intención".

La lluvia llegó a tiempo, porque la siembra recién comenzó. Lago informó que el sector lleva un 10% aproximadamente de siembra y que toda la lluvia que llegue hasta el 15 de noviembre impactará de forma positiva en los niveles de agua. "Lo fundamental es poder capitalizar un año con una perspectiva mas favorable", concluyó.

Buenas noticias para el ganado

Para Felipe Bove, presidente de la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay y productor ganadero, las lluvias llegaron en un muy buen momento, principalmente para algunas zonas del país que estaban en una situación complicada por la falta de agua desde hace varios meses.

"El agua llegó en muy buen momento, sobre todo por lo que significan las lluvias de primavera para el crecimiento del pasto en el campo natural", comentó el productor y agregó que "fue un alivio, porque es un momento en el que el campo necesita lluvia", principalmente por las vacas que están pariendo o las que tienen a su ternero en pie.

"Tendrán que venir más lluvias por delante, pero esta fue fundamental, fue una ayuda bárbara", enfatizó.

La necesidad de los productores ganaderos ahora es que se presenten lluvias similares, para que el pasto crezca más durante la primavera y los últimos meses del año. Si eso sucede será bueno para el desarrollo del ganado que, según Bove, necesita recuperarse de "la baja condición corporal con la que terminan el invierno".

"Sobre todo las vacas que tienen al ternero al pie, que aparte de necesitar forraje para ellas mismas necesitan amamantar a esos terneros, criarlos bien y entrar en celo cuanto antes", agregó.

Bove consideró que la lluvia no llegó tarde, si bien hubiera preferido que llegara antes. El agua "es bienvenida, porque tenemos toda la primavera por delante y eso nos anima a que sigan apareciendo lluvias como estas".

Tajamares con bajo nivel en la granja

En la zona de Juanicó llovieron 21 milímetros y para Erick Rolando, presidente de la Confederación Granjera del Uruguay, ese acopio fue muy bueno. "Esta lluvia ayudó", aseguró.

Los granjeros sentían la falta de agua y de ahora en más esperan con expectativas otro régimen de lluvias como las del fin de semana pasado, porque si bien ayudó muchos tajamares aún no se han llenado. "La seca que veníamos padeciendo todavía no se ha terminado, nos afectó todo el verano y todavía no se han repuesto ni parte de las aguas superficiales ni las subterráneas", comentó Rolando.

Según dijo, las proyecciones es que en octubre vendrán nuevas lluvias, pero que el fin de la primavera y el verano serán secos, aunque eso aún no se puede confirmar, "porque la gente vinculada a la meteorología nos dice que los pronósticos por encima de tres días no son confiables", explicó el productor.

La producción frutícola está empezando a brotar y dentro de 15 días algunas plantaciones como la manzana o la pera ya empezarán a mostrar sus flores, y algunos durazneros también ya presentan sus primeras flores.

La horticultura por otro lado tiene suficiente agua por los sistemas de riego de los invernáculos, en los que se desarrollan la mayoría de estas producciones, aunque las lluvias siempre ayudan. Algunos cultivos como los de cebolla, a campo, ya se están iniciando.

"Este invierno fue muy seco, si bien permitió preparar mucha tierra no hemos llegado al agua normal, tenemos un déficit de alrededor de 400 milímetros de agua que se necesitarían para un año normal. Si vuelve la lluvia para el verano los cultivos van a andar bien, si no usaremos el agua que tenemos acopiada y vamos a empezar a tener problemas en enero", explicó el presidente de la gremial granjera.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...