Opinión > OPINIÓN

Las políticas de Estado en Uruguay y sus desafíos

Tiempo de lectura: -'

13 de febrero de 2020 a las 05:04

Por Nicolás Delgado Rey*

La historia, el presente y el futuro de Uruguay está marcada por la existencia de políticas de Estado y eso es algo que tenemos que valorar y promover. Para ello cada administración que asume el gobierno tiene la oportunidad y la responsabilidad de seguir adelante profundizando, mejorando y cambiando lo que sea necesario, de acuerdo a las circunstancias y la visión de futuro.

Nuestro país tiene una larga lista de políticas de Estado, construidas a lo largo del tiempo, lo cual nos ha servido para competir en el mundo, atraer inversiones y tener una mayor cohesión social. El simple ejercicio de la reflexión nos puede llevar a valorar aspectos tales como la libre transferencia de capitales y utilidades, inversores nacionales y extranjeros en pie de igualdad, la ley de puertos, la ley de zonas francas, la ley forestal, el Sistema Nacional Integrado de Salud, el Plan Ceibal, la política de gobierno digital y el acceso gratuito a la educación, entre otros tantos temas que hacen que Uruguay no pase desapercibido.

En primer lugar, es importante entender que, para ser una política de Estado, no se requiere que sea una solución insuperable, inamovible o intocable sino simplemente que represente un legado positivo que admita cambios incrementales utilizando como base lo generado por las políticas anteriores. En tanto, definimos como una “política de gobierno” aquellas que no trascienden un cambio de signo político o que su permanencia reside en su insignificancia o incumplimiento sistemático.

Considerando lo antes mencionado, la pregunta que surge naturalmente es: ¿Qué políticas de Estado creará y mantendrá el próximo gobierno?  Ante la interrogante planteada es importante comprender algunos de los principales desafíos relacionados a la continuidad y creación de políticas de Estado en las siguientes áreas:

1. Educación: tema fundamental para alcanzar la plena capacidad física, intelectual y social del país. En consecuencia, es una obligación de todo gobierno preocuparse y procurar establecer los mejores mecanismos, procedimientos y recursos para alcanzar niveles de excelencia y de acceso para todos.

2. Beneficios sociales: profundizar y hacer sostenible, en el tiempo, los niveles de bienestar alcanzados en la sociedad uruguaya no es tarea sencilla. Existen retos significativos en temas de salud, tales como los medicamentos de alto precio, el sistema de seguridad social, la forma y el impacto de las políticas sociales desplegadas y sobre todo cómo brindar más y mejores oportunidades a los habitantes del país.

3. Seguridad y convivencia ciudadana: es una de las preocupaciones más relevantes de los últimos años para los uruguayos. El próximo gobierno asume el desafío de alcanzar un equilibrio y resultados tangibles ante las demandas de la sociedad en esta materia. Asimismo, una mirada integral obliga a considerar y dar respuesta a la situación de las cárceles y la tan importante reinserción social.

4.Economía y finanzas: mantener y alcanzar los balances macroeconómicos y financieros necesarios para cuidar y fortalecer los puntos anteriores y mejorar la calidad de vida de los uruguayos será la principal cuestión a resolver. La realidad actual impone que la generación y utilización de los recursos económicos requiere de esfuerzos racionales y focalizados para supervisar y manejar los desafíos fiscales, monetarios y cambiarios, en particular, para un Estado que busca el desarrollo y la estabilidad de largo plazo.

Ante la compleja situación mencionada, el Poder Ejecutivo es el responsable de convocar y guiar la construcción de nuevas políticas de estado que marcarán el Uruguay del futuro. No obstante, la permanencia en el tiempo de las mismas, dependerá de si se alcanzan soluciones efectivas y compartidas, junto con la existencia de fortalezas institucionales. En tanto, el Parlamento y las organizaciones civiles son responsables de apuntalar y aportar durante el proceso de elaboración y discusión de las políticas.

Finalmente, podemos confiar que ante las dificultades, somos capaces como sociedad y a través de la política como herramienta, de construir los consensos necesarios para seguir avanzando, resolver los problemas existentes y continuar con nuestra tradición, manteniendo los pilares que nos caracterizan como el cuidado de la democracia, la fuerte institucionalidad, baja corrupción y el respeto a los compromisos asumidos. 

Bibliografía

1.       El Primer Paso Hacia las Políticas de Estado – Análisis de las Propuestas de los Partidos Políticos en Uruguay. Nicolás Delgado Rey. Academia Nacional de Economía (2014).

2.       Acuerdos Sociales en el Uruguay, Claves para lograr mejores acuerdos. Álvaro Cristiani, María Fernanda Boidi, Gabriel Pastor, Fernando Salas, Lucila Arboleya. (2010).

*Primer Premio Academia Nacional de Economía 2014.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...